Cargando...

Secciones

Publicidad

Los presidentes de la Generalitat valenciana, Ximo Puig,y de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. EFE/Manuel Bruque

Elecciones autonómicas La convocatoria de las andaluzas hace dudar a Ximo Puig de adelantar sus elecciones

Publicidad

El presidente valenciano tenía casi decidido separar los comicios valencianos del último domingo de mayo de 2019, fecha de las elecciones autonómicas.

Política

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, lleva varios meses poniendo sobre la mesa la posibilidad de adelantar las elecciones en su comunidad, separándose de la convocatoria de las elecciones autonómicas previstas para el último domingo de mayo de 2019.

Publicidad

La presencia de Pedro Sánchez en los actos del Día de la Comunidad Valenciana aceleró los rumores del posible anuncio, que se vieron incrementados el pasado lunes cuando, en una entrevista en El País, Puig hablaba otra vez de la posibilidad de adelantar elecciones y vinculaba dicha decisión a la estabilidad parlamentaria y a la aprobación de los próximos Presupuestos.

Sin embargo, según fuentes consultadas, el adelanto de las elecciones en Andalucía hacen dudar ahora al presidente valenciano de la conveniencia de tal adelanto, ya que tiene poco margen de maniobra en el calendario.

De hecho, si quisiera adelantarlas este año sólo tendría una fecha razonable para convocarlas, el domingo 16 de diciembre, lo que supondría hace pública la convocatoria de disolución el próximo 23 de octubre. De ser así, coincidiría el inicio de la campaña de las elecciones valencianas con la recta final de las elecciones andaluzas, ya convocadas para el 2 de diciembre.

Publicidad

Otra posibilidad es que convoque para febrero o marzo, pero algunos dirigentes consultados creen que ya sería poco explicable el adelanto electoral tan cerca del resto de los comicios autonómicos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hojea un libro en presencia del presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig.

Ximo Puig en distintas entrevistas ha defendido que le gustaría unas elecciones marcadamente valencianas, porque la convocatoria conjunta de todas las autonómicas de las comunidades"no históricas", junto con las municipales, siempre deriva en un enfoque más de ámbito estatal que puramente territorial.

El presidente valenciano siempre ha defendido que tiene derecho a marcar su propio calendario electoral para singularizar su propio proceso, algo que ya puede hacer tras la última reforma del Estatuto de la Comunidad Valenciana.

En el fondo, es lo que parece pesar más en el ánimo de Puig, ya que aunque hay evidentes diferencias con Compromís y se están acrecentando a medida que llega el final de la legislatura, nadie duda de que si ambas partes quisieran se podrían aprobar los Presupuestos y las reformas todavía pendientes.

Publicidad

Otra cosa es que también ambos partidos miran las encuestas, y la mayoría de ellas coinciden en que las dos formaciones alcanzarían ahora, sumando sus escaños, la mayoría absoluta, por lo que podrían seguir gobernando en la Comunidad Valenciana.

Publicidad

Publicidad

Publicidad