Cargando...

Recopilamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar el rendimiento, la navegación y ofrecer publicidad acorde a sus intereses. Consiente la recopilación de cookies y el tratamiento de las mismas en caso de continuar navegando por nuestra página Web. Puede acceder a nuestra política de cookies para obtener mas información.

Secciones

Publicidad

Prisioneros españoles tirando de un vagón de tierra en Wiener Graben, la cantera de piedra de Mauthausen (1942). Equipo Nizkor

Alemania busca a los descendientes de 68 españoles que estuvieron presos en los campos nazis

El organismo Servicio Internacional de Rastreo (ITS), dedicado a documentar la persecución nazi, quiere entregar los objetos personales que guarda de algunos de los miles de españoles que estuvieron en los campos de concentración nazis.

Publicidad

Política

El Servicio Internacional de Rastreo (ITS), organismo alemán dedicado a documentar la persecución del nazismo, busca a los descendientes de 68 españoles que estuvieron presos en los campos de concentración de Hitler. El objetivo es entregarle los objetos personales que dejaron en los campos, tales como relojes, fotos, documentos, anillos, etc. 

Una de las personas que ha conseguido recuperar los objetos de su familia gracias a este organismo es Jean Pierre López, quien este verano recibió un paquete procedente de Alemania que contenía un reloj, un par de fotos y una llave vieja, tal y como ha recuperado El Confidencial. Eran los objetos de valor que tenía su padre, José, un catalán que en 1944 había sido arrestado por la Gestapo.

El organismo  recopiló a lo largo de los 60 cerca de 5.000 objetos personales de los presos. Sin embargo, aún no ha podido entregar todas las pertenencias a las víctimas y ahora, según señala El Confidencial, han pedido ayuda a historiadores españoles para conseguir localizar a los descendientes de las víctimas. 

Publicidad

En el caso de las víctimas españolas, los problemas para su entrega han tenido que ver, primero, con la dictadura franquista y, después, por el poco interés de la democracia en recuperar la memoria de los republicanos que acabaron en los campos nazis.

Publicidad

Publicidad

Publicidad