Cargando...

Secciones

Publicidad

La presidenta analuza, Susana Díaz, en el Parlamento autonómico

Barómetro del CIS para Andalucía Susana Díaz ganaría con holgura las autonómicas del 2-D, según el CIS, pero queda a expensas de los pactos

Publicidad

El PSOE sacaría el 37% de los votos y entre 45 y 47 escaños, mientras Adelante Andalucía, PP y Ciudadanos mantienen una dura pugna por la segunda posición, en el entorno del 19% de los votos y los 20 escaños. Vox entraría por primera vez en el sistema con una diputada por Almería

Política

El PSOE andaluz, dirigido por Susana Díaz, ganaría con holgura las elecciones del próximo 2 diciembre en Andalucía, pero quedaría a expensas de posibles pactos para poder formar un nuevo gobierno, según el CIS.

El sondeo dibuja un escenario en que los socialistas se irían por encima del 37% de los votos, y obtendrían entre 45 y 47 escaños -parten del 35% y 47- y se produciría una dura pugna por la segunda posición, en la que el CIS ubica, por número de votos, a Adelante Andalucía, la apuesta con la que Teresa Rodríguez (Podemos) y Antonio Maíllo (IU) concurren a estos comicios, aunque les pisan los talones muy de cerca el PP y Ciudadanos.

Publicidad

Los tres partidos están enfrascados en una dura pugna, técnicamente empatados en el entorno del 19% de los sufragios y de los 20 escaños, a 18 puntos de distancia del PSOE. El sondeo arroja un 26% de indecisos e indecisas.

La encuesta, elaborada entre el 15 y el 31 de octubre, con las elecciones ya convocadas, a partir de casi 4.900 entrevistas, una cifra muy considerable, ofrece dos novedades importantes respecto a otros sondeos ya publicados. Por un lado, le da, en número de votos, aunque no en escaños, la segunda plaza a Adelante Andalucía, la coalición con la que Podemos, Izquierda Unida y otras fuerzas andalucistas concurren a estos comicios, y, por otro, pronostica que por primera vez Vox, con nada menos que el 7,5% de los votos, obtendrá una diputada en la provincia de Almería, un lugar dominado por la agricultura de los plásticos, lo que ha generado en el pasado fuertes tensiones entre empresarios, población autóctona e inmigración, fundamentalmente compuesta por mano de obra barata y muy barata que trabaja, en duras condiciones, en los invernaderos. En la provincia, ya se han producido algunos brotes xenófobos y racistas. Todo el mundo recuerda los hechos de El Ejido. En toda Andalucía, Vox sacaría un 3,1% de los votos. Como referencia, el PACMA obtendría el 2,2%.

Vox entraría por primera vez en el sistema con un diputado por Almería, donde obtendría el 7,5% de los sufragios

Adelante Andalucía obtendrían el 19,6% de los sufragios y 20 escaños, los mismos que tienen hoy en día. El PP aguantaría el sorpasso de Ciudadanos, pero por tan solo una décima, aunque el CIS pronostica un empate a escaños entre las dos fuerzas de derechas. El 18,6% y entre 20 y 22 escaños para el PP por 18,5% y entre 20 y 22 diputados para Ciudadanos. Entre ambos sumarían, en el mejor de los casos, 44 escaños, lo que unido al diputado de Vox, colocaría a las derechas en una situación de empate con el PSOE. El PP se dejaría así por el camino de los últimos años 8 puntos y entre 13 y 11 escaños, mientras que Ciudadanos, ganaría nueve puntos y entre 11 y 13 escaños.

El CIS explica que el modelo utilizado para sus estimaciones “corresponde con una a) situación preelectoral en Andalucía, elecciones ya convocadas para el día 2 de diciembre, donde b) se observan dos dinámicas electorales complementarias: 1) estacionariedad para un partido y una coalición electoral [PSOE y Adelante Andalucía], 2) volatilidad basada en transferencias entre otros dos [PP y Ciudadanos] y c) aparece un nuevo partido con posibilidades electorales [Vox], que se suma a la volatilidad ya señalada”. Es decir, que, para el CIS, mientras los votos en la izquierda parecen adjudicados, la pelea en la derecha está abierta.

Publicidad

Posibilidades de Gobierno

Un análisis del dibujo que ofrece la encuesta del CIS presenta los mismos escenarios para la gobernabilidad que las que existieron tras los comicios de 2015 y que, al depender obligatoriamente del acuerdo de fuerzas con objetivos y proyectos diferentes, causaron un bloqueo que duró 80 días. Estos son fundamentalmente dos, uno muy remoto y otro presumible.

Si se confirmaran las estimaciones, los partidos tendrían que elegir entre asumir la victoria electoral de Susana Díaz y hallar una manera para que fuese investida de nuevo presidenta, y entre unirse todos contra el PSOE para poner a un nuevo presidente, o bien Juanma Moreno (PP), o bien Juan Marín (Ciudadanos), o bien una presidenta, Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía). Este paisaje es muy improbable, aunque todos ellos tengan la tentación de acabar con 36 años de gobiernos socialistas, porque requeriría del acuerdo de las tres fuerzas, que hoy son antagónicas y tendría inciertas consecuencias, si acaba por imposibilitar la gobernabilidad efectiva: podría acabar reforzando al PSOE.

Publicidad

Sin embargo, la segunda plaza de Adelante Andalucía, de confirmarse, tanto en votos como en escaños, tendría importantes consecuencias, porque podría estrechar las variantes de acuerdo de Susana Díaz y dejarla sin la posibilidad de su apoyo, porque Teresa Rodríguez podría, en ese caso, con alguna legitimidad, reivindicar que los y las votantes la han colocado en un espacio nítido de oposición. E, incluso, en este caso, podría plantearse un escenario -que Rodríguez fuese presidenta- aritméticamente posible, aunque ciertamente muy dudoso, casi disparatado, porque tanto Marín como Moreno tendrían que votar a Rodríguez, la opción más alejada de sus tesis, y esta aceptar ser presidenta con los votos de las derechas y habiendo quedado a 18 puntos del partido ganador de las elecciones.

El 58% manifiesta que le gustaría que gobernase un partido diferente al PSOE por un 24% que quieren que continúe

El CIS recoge que el 58% de los encuestados (más o menos la suma de votantes de PP, Adelante Andalucía y Ciudadanos) manifiestan que les gustaría que gobernase en Andalucía un partido diferente al PSOE, por un 24% que quiere que continúen los socialistas. Esto cambia, sin embargo, si en lugar de partidos, se pregunta por nombres. El 25,8% quiere que siga gobernando Susana Díaz, por un 9,8% que quiere que lo haga Teresa Rodríguez; un 9% Juanma Moreno; un 7,8% Juan Marín, y un 3% Antonio Maíllo. Todos los líderes suspenden, pero Susana Díaz es la mejor valorada. Obtiene un 4,1, después vienen Antonio Maíllo y Juan Marín con un 3,5. Teresa Rodríguez saca un 3,4 y Juanma Moreno, un 3,1.

Publicidad

De izquierda a derecha, Teresa Rodríguez (Podemos), Juan Marín (Ciudadanos), Antonio Maíllo (IU), y Juan Manuel Moreno Bonilla (PP).

Así las cosas, el escenario más probable, si se cumplen las previsiones del CIS, es que se repita el mismo que ahora, que alguien -Ciudadanos o Adelante Andalucía, porque nadie espera que lo haga el PP- le permita a Susana Díaz, teniendo en cuenta que la victoria socialista es clara y holgada, repetir en el puesto. La presidenta mantiene unas relaciones pésimas con Rodríguez y Marín, aunque ha apoyado a los socialistas durante tres años y medio, ha manifestado en numerosas ocasiones que no va a hacer de nuevo presidenta a Díaz. La presidenta tendrá que bajar, después del 2-D, a la arena negociadora, y fajarse duro para lograr algún acuerdo que permita arrancar la legislatura.

En el caso de que no haya ningún pacto -lo que no es en absoluto descartable- entre las fuerzas en liza, asoma en el horizonte la gatera de la repetición de elecciones. 

Andalucía es un territorio de izquierdas. El 58% se ubica entre el 1 y el 5 en la escala ideológica

La elección de la presidenta de la Junta es, según el Estatuto de Andalucía, por mayoría simple tras la primera votación, en la que se requiere mayoría absoluta. Así que dependiendo del resultado final de escaños, podría bastar con una abstención de alguien o no. Por ejemplo, en el caso de un empate a 45 entre el PSOE y la derecha, Díaz necesitaría que Adelante Andalucía le votara que sí para romper el bloqueo y echar a andar la legislatura.

Andalucía es un territorio de izquierdas. En la escala ideológica, donde 1 es extrema izquierda y 10 extrema derecha, el 51% de los andaluces y andaluzas se ubican entre el 3 y el 5, es decir, en un espacio de centro izquierda, y otro 7% entre el 1 y 2. Es decir, el 58% está en la izquierda. Mientras, el 16% define su ideología entre el 6 y el 8, en el centro derecha. Y otro 1,8% entre 9 y 10, en la extrema derecha. Hay un 20% que no se define. Como referencia, los y las votantes ubican al PSOE en el 4; al PP, en el 7,9; a Podemos, en el 2,1, y a Ciudadanos, en el 6,6. Es decir, que, sobre el papel, la oferta ideológica de PSOE y Ciudadanos tienen las mayores posibilidades de ser votadas

Los principales problemas

El CIS revela que el 56% de la gente votará en función de los temas de Andalucía, el 24% de los de España y el 13%, teniendo en cuenta ambos por igual. Y el 63% cree que influye bastante o mucho el líder nacional del partido a la hora de votar. Así, el sondeo también pregunta por qué votarían los encuestados en el caso de que hubiese unas elecciones generales en lugar de andaluzas. En este caso, los expertos del CIS no hacen estimación de voto, la famosa cocina. Aquí se limitan a dar el voto directo, el que directamente manifiestan las personas encuestadas, que se reparte así, 26%, para el PSOE. 14%, para Ciudadanos. 12%, para el PP. Y el 10%, para Unidos Podemos.

Los principales problemas de Andalucía son el paro, la corrupción, la sanidad, la economía y la educación

Como comparación, para las andaluzas, el voto directo queda de esta manera. 22% para el PSOE. 9,8% para el PP. 9,8% para Ciudadanos. Y 9,2% para Adelante Andalucía. Lo cierto es que las últimas generales en la Comunidad, en el año 2016, las ganó el PP. Si se acude a la valoración de líderes, Susana Díaz, con un 4,1, supera a todos los líderes nacionales en la estimación de andaluces y andaluzas. Albert Rivera y Pedro Sánchez empatan con un 4, luego va Alberto Garzón, que obtiene un 3,5. Después, Casado con un 3,2. Mientras que el peor valorado es Iglesias con un 2,7.

Los encuestados y encuestadas consideran que los principales problemas de Andalucía son, por este orden, el paro (el 78% lo cita como dificultad), la corrupción (el 40% lo nombra), la sanidad (el 21%), la economía (el 16%) y la educación (el 9%). Más del 50% considera que la situación económica es mala o muy mala. Y lo mismo consideran para la situación política.

Las reacciones al sondeo

La presidenta Susana Díaz manifestó que su encuesta será "lo que quieran los andaluces" el 2 de diciembre y que en el "día a día" tiene el contacto diario de la gente. Agregó que afronta los comicios con la "ilusión" de obtener una "mayoría amplia" para tener estabilidad "en esta tierra”. "Yo salgo con ganas, con mucha ilusión, con los deberes cumplidos y con un proyecto solvente de cara al futuro", ha agregado, aludiendo a sus propuestas para recuperar derechos y la creación de empleo estable para los andaluces, entre otras, según recoge Europa Press.

Juanma Moreno insistió en que "para los que quieran cambio en Andalucía sólo hay una opción, el PP andaluz, que es la única garantía" de ello, pues no van a pactar "con los mismos de 40 años". "A partir del día 2 o hay un gobierno de cambio o un gobierno socialcomunista", dijo. A preguntas de los periodistas minutos antes de que saliera la encuesta del CIS, Moreno dijo que existe una "estrategia" emprendida por los socialistas a quienes acusó de impulsar "fake encuestas" con el objetivo de desmoralizar y desmovilizar. "Nuestras encuestas dicen que estamos muy cerquita de esa opción real de cambio en Andalucía para hacer un Gobierno diferente al de estos 40 años", agregó, recoge Europa Press.

Teresa Rodríguez manifestó que, si bien recibe estos datos "con prudencia", la tendencia que reflejan es que Adelante Andalucía "es la única fuerza con capacidad de crecer" porque "no tiene techo". "Lo advertimos cada vez que nos sitúan en una posición subalterna”. De este modo, a su juicio, la campaña electoral "va a ser crucial para plantear de verdad algo que vemos en los actos multitudinarios en los que estamos participando, que Adelante Andalucía genera ilusión y esperanza en la posibilidad de generar una alternativa al susanismo sin pasar por las derechas", informa Europa Press.

Por su parte, Juan Marín indicó lo siguiente: ”El cambio ya ha comenzado y está más cerca que nunca. Incluso en el CIS de Susana Díaz, Ciudadanos duplica su intención de voto y va camino de triplicar escaños, superando ya en cuatro provincias, Granada, Cádiz, Málaga y Sevilla, al PP”. Marín aseguró que Ciudadanos es el partido que más crece "y lo hace como jamás ningún partido había crecido en Andalucía: multiplicando por dos sus votos y casi triplicando los escaños; por lo que estamos a un paso de hacer historia”. En este sentido, indicó que "en 2015, esta misma encuesta nos dio casi la mitad, cinco escaños, de lo que finalmente tuvimos, nueve”. "El PP sigue cayendo en el que es ya es su peor resultado de la historia, por lo que no es alternativa de cambio”, sentenció.

Sobre el método de estimación

El CIS, después de todas las polémicas por sus estimaciones anteriores desde que tomó el control el socialista José Feliz Tezanos, explica en detalle la metodología utilizada en esta proyección: “No existe un único modelo de estimación aplicable a toda circunstancia electoral. El CIS se encuentra en proceso de desarrollo y testado de diferentes modelos que ajusten de forma óptima a los diferentes climas y configuraciones de la competencia electoral conjugando tres factores: clima electoral (elecciones convocadas o no), dinámicas observadas (estacionariedad o grado de volatilidad) y configuración del sistema (sistema de partidos estable o inestable con la aparición/desaparición de partidos)”.

El CIS detecta un grado significativo de incertidumbre para quien decide su sufragio en fechas previas a la votación

“El modelo ajustado -continúa el CIS su explicación de la cocina aplicada- responde a dicho clima, dinámicas y configuración, estableciendo una estimación media entre dos escenarios definidos: por un lado, por la intención de voto (voto decidido) como expresión libre del electorado y, por otro, el modelo estándar para situaciones estacionarias (voto directo con imputación de simpatía y ponderación de recuerdo en las anteriores elecciones autonómicas). La estimación media busca el equilibrio entre la volatilidad observada localmente y la estacionariedad, mediante un procedimiento aplicable de forma estándar a todos los partidos y coaliciones que concurren en estas elecciones".

“Existe un grado significativo de incertidumbre para aquellos electorados que deciden en fechas previas a la votación. Se encuentra en estudio determinar y validar aquellas variables que permitan asociar probabilidades de comportamiento electoral a efectos de fijar procedimientos segmentados para el establecimiento de escenarios. Todos los modelos existentes en el CIS, así como los que se encuentran en fase de desarrollo, serán testados y diagnosticados a partir del resultado electoral. Otros modelos, lógicamente, podrían producir estimaciones diferentes”, remacha.

Publicidad

Publicidad