Cargando...

Secciones

Publicidad

05/12/2018.- El líder de Vox, Santiago Abascal, momentos antes de comparecer en rueda de prensa tras el Comité Ejecutivo del partido, celebrado hoy en Madrid para analizar los resultados electorales en Andalucía y marcar las posiciones para futuros acuerdos con otras fuerzas. EFE/ Luca Piergiovanni

Vox Las 10 medidas que exige Vox para negociar su apoyo a PP y Cs en Andalucía

Publicidad

El líder de la formación de extrema derecha recalca que no habrá líneas rojas, pero sí considera como prioritarias las condiciones planteadas para obtener su apoyo para formar gobierno en Andalucía.

Política

El presidente del partido de extrema derecha Vox, Santiago Abascal, ha puesto como condición este miércoles para obtener su apoyo para formar gobierno en Andalucía que se cierre Canal Sur medida que el PP está dispuesto a estudiar–, una reforma del Estatuto andaluz que devuelva las competencias de Sanidad y Educación al Estado, abrir una auditoria "por el fraude del PER" y un estudio detallado de "organismos superfluos", entre otros.

Publicidad

En rueda de prensa, Abascal ha añadido a estas medidas la defensa de la caza y de la tauromaquia, derogar leyes relacionadas con Género y Memoria Histórica, la supresión del impuesto de sucesiones y la rebaja del tramo autonómico del IRPF.

A esto, ha sumado la petición de que desaparezca del Estatuto andaluz la definición de "realidad nacional" y sustituirlo por "región autónoma", porque a su juicio, "los andaluces saben que España es una nación". Abascal ha apuntado que nos e reunirán con Ciudadanos o Partido Popular hasta que no se pongan de acuerdo entre ellos y ha pedido al partido naranja que "estén a la altura".

No obstante, y a pesar de haber explicado las medidas que quieren que se realicen, ha puntualizado que no frustrarán el fin "del régimen socialista en Andalucía". "No queremos hablar de líneas rojas, no frustraremos el cambio, pero otros sabrán si en el acuerdo van a llevarnos al chantaje o aceptaran nuestros planteamientos", ha recordado.

Publicidad

No habrá líneas rojas, pero sí medidas prioritarias

Así, el líder de la formación ultranacionalista, xenófoba, antieuropeísta y antifeminista ha subrayado que en caso de que la alternativa a un gobierno socialista sea posible, ellos no quieren "ni cargas ni cargos", porque lo único que pretenden es "que se defiendan las ideas". Abascal ha sido rotundo al afirmar que no quieren consejerías ni presidir el Parlamento andaluz, porque su objetivo es que Andalucía cambie tras 36 años de gobierno socialista.

A pesar de recalcar que no habrá líneas rojas, sí que ha considerado como prioritarias las medidas propuestas en materia de "libertad, memoria y género" y la eliminación del impuesto de sucesiones porque a su juicio son "urgentes y necesarias". A estas, ha sumado la "simbólica" de la reforma del Estatuto para que la redacción se cambie por "Andalucía es una región de España".

Publicidad

Abascal se ha mostrado tajante al defender la necesidad de eliminar Canal Sur y ha apuntado que esto se encuadra dentro de su oposición crítica con el Estado de las autonomías. Así, ha indicado que se posicionan en contra de las televisiones autonómicas porque "acaban siendo televisiones de partidos". Ha subrayado que se trata de un servicio "prescindible" que se ha convertido en herramienta de "propaganda".

Preguntado sobre si de esa manera no se garantizaría el derecho a la información de la sociedad, Abascal ha indicado que ese derecho "esta garantizado a pesar de ustedes", refiriéndose a los periodistas que han asistido a la rueda de prensa. Además ha añadido que existe "un discurso político y mediático que no coincide con el discurso soterrado de la población" y que hay "unanimidad en los medios al referirse" a Vox. "No garantizan el derecho a la información", ha incidido, para añadir que para garantizar el derecho a la información están las redes sociales.

Publicidad

Acusa a Iglesias como "responsable e instigador"

Sobre la paradoja de querer suprimir el Estado de las autonomías presentándose a elecciones autonómicas, Abascal ha puntualizado que desde Vox "no se utilizará dinamita" sino el sistema "democrático" para propiciar los cambios "hasta llegar al estadio final". "No renunciamos a planteamientos pero entendemos que el mejor modo para corregirlo –el sistema– es estar dentro", ha añadido.

Además, Abascal ha lamentado las palabras del que fuera premier francés Manuel Valls, y candidato a la alcaldía de Barcelona, quien ha señalado que no se debe pactar con Vox, y ha puntualizado que Ciudadanos debe estar a la altura del momento porque de lo contrario frustrará la salida del gobierno de Susana Díaz. "Ciudadanos sabrá cómo presentarse ante españoles y andaluces" y ha añadido que en todo caso, "mientras que no se clarifique, no habrá reuniones con otras fuerzas".

No obstante, el líder de la formación naranja, Albert Rivera, ha afirmado en rueda de prensa tras el Comité Ejecutivo del partido que es una "irresponsabilidad descartar cualquier escenario" en Andalucía y esto incluye a Vox, a quienes ha evitado citar directamente. Rivera ha recordado que hay cinco grupos políticos y un escenario político polarizado, en el que van a ser necesarios los pactos para formar gobierno.

Asimismo, Abascal ha explicado que tampoco hablarán "con los que demonizan" su partido y ha recordado a los candidatos Juan Manuel Moreno Bonilla (PP) y Juan Marín (Cs) que no es un debate de nombres, que "son prescindibles" porque los andaluces "han pedido cambio". Sobre un posible pacto de Ciudadanos con PSOE para llegar a San Telmo, desde Vox han recalcado que si esa es la fórmula, no contarán ni con su apoyo ni con el de sus votantes que acabarán "abandonando" a la formación naranja.

Además, ha negado que sean una formación inconstitucional", y ha reprochado que quienes les acusan de eso son los mismos que han pactado con "los que llevan muchos años justificando el terrorismo", los que "se han apoyado para llegar al Gobierno en los que han dado un golpe de estado separatista" y "los que están apoyados por el comunismo en el Congreso de los Diputados".

Además de desarrollar estas medidas que ponen encima de la mesa para abrir negociaciones, Abascal ha empezado su comparecencia condenando el clima de violencia "políticamente dirigido", y ha acusado como "responsable e instigador" al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que llamó a que los antifascistas salieran a la calle. Además, ha añadido que estas manifestaciones "ilegales" han contado con el "silencio cómplice" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que no ha hecho nada para impedirlas.

Publicidad

Publicidad