Cargando...

Secciones

Publicidad

Los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán, en la última sesión del juicio que se ha seguido en la Audiencia de Sevilla por la pieza política del caso ERE.EFE/Raúl Caro

Visto para sentencia el juicio de los ERE

Publicidad

Chaves dice en el derecho al uso a una última palabra que "las intervenciones de todos los letrados" en el mismo han sido para él "un cúmulo de conocimiento y una experiencia vital"

Política

El juicio de la pieza política del caso ERE contra 21 ex altos cargos de la Junta (entre ellos los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán) ha quedado este lunes visto para sentencia tras 152 sesiones durante más de un año en el que el tribunal ha oído a más de 120 testigos, 9 peritos y los acusados que afrontan hasta 8 años de cárcel por prevaricación y malversación.

Publicidad

La mayoría de los 21 ex altos cargos de la Junta de Andalucía acusados de prevaricación y malversación en la pieza política del caso ERE, entre ellos los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, han renunciado a su derecho al uso de la última palabra limitándose a dar las "gracias" al tribunal que les juzga y señalar que no tienen "nada que añadir".

Uno a uno han subido al estrado para dejar constancia de su renuncia a este derecho de los enjuiciados a una última palabra y se han limitado a la fórmula "nada que añadir señorías, muchas gracias"

Sólo Chaves ha querido mostrar su "reconocimiento a la labor del tribunal y que las intervenciones de todos los abogados han sido un cúmulo de conocimiento y una experiencia vital". Por su parte, Griñán ha mostrado su "pleno convencimiento y apoyo" a lo manifestado por su letrado José María Mohedano.

Publicidad

Vista general de la sala de la Audiencia de Sevilla donde se ha seguido el juicio de la pieza política del caso ERE contra 21 ex altos cargos de la Junta. EFE/Raúl Caro

Los acusados han hecho caso a sus abogados defensores, que desaconsejan siempre hacer declaraciones durante la última palabra, y aunque algunos de ellos como el exinterventor de la Junta Manuel Gómez han dudado hasta el último momento si decían algo, ya que varios acusados se han defendido alegando que era su responsabilidad alertar de irregularidades.

Únete a nosotros

Los 21 ex altos cargos están acusados por un delito continuado de prevaricación y un delito continuado de malversación. Si bien, algunos de ellos sólo han sido enjuiciados por prevaricación, como Manuel Chaves o los exconsejeros Gaspar Zarrías y Magdalena Álvarez, y se enfrentan a diez años de inhabilitación.

A las 14,14 horas el presidente del tribunal, el magistrado Juan Antonio Calle, de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla,ha dado por concluida la sesión y el juicio visto para sentencia esta pieza separada de la causa de los ERE denominada procedimiento específico, compuesta por 14.276 folios divididos en 38 tomos y siete tomos de anexos, recogidos en ocho discos compactos, y con tres discos con las declaraciones prestadas en la causa.

Publicidad

El presidente del tribunal ha agradecido la colaboración de los fiscales y los abogados defensores reconociendo su "esfuerzo" por compaginar "un juicio tan largo con la llevanza de un despacho y otros asuntos" y haber permitido que no se hayan producido suspensiones acudiendo incluso enfermos, con especial mención al abogado del exinterventor José Rebollo, aquejado de un cáncer diagnosticado durante el proceso. 

De izq. a dcha., Pilar Llorente, Juan Antonio Calle y Encarnación Gómez, los magistrados que han presidido el juicio de la pieza política del caso ERE contra 21 ex altos cargos de la Junta de Andalucía en la audiencia de Sevilla. EFE/Raúl Caro

Desde los últimos días de octubre el juicio ha vivido su fase final, con la exposición de las conclusiones definitivas e informes finales de las partes, Fiscalía, acusaciones del PP-A y Manos Limpias y las 21 defensas, pues cabe recordar que entonces las acusaciones retiraron sus cargos contra el ex secretario general de Hacienda Antonio Estepa.

Publicidad

Las solicitudes de pena van desde los seis a los ocho años de prisión para los acusados de prevaricación y malversación, entre los que se encuentra José Antonio Griñán o los exconsejeros Francisco Vallejo, José Antonio Viera o Antonio Fernández, así como los directores generales de Trabajo Francisco Javier Guerrero y Juan Márquez.

Publicidad

Publicidad