Cargando...

Secciones

Publicidad

El presidente de Vox, Santiago Abascal (d), y el candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía, Francisco Serrano. EFE/Pepo Herrera

Santiago Abascal La fundación pública madrileña que dirigió Abascal en 2013 no pudo ser fiscalizada

Publicidad

Un informe de la Cámara de Cuentas de Madrid revela que la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social, en la que el expresidente madrileño Ignacio González colocó al líder de Vox, era completamente opaca a los reguladores.

Política

La Cámara de Cuentas de Madrid ha dejado en evidencia, en un informe publicado el pasado mes de octubre, que la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social de la Comunidad de Madrid en la que Ignacio González colocó a Santiago Abascal no rindió cuentas ante el organismo fiscalizador. 

Publicidad

En concreto, este informe desvela textualmente que la fundación que presidió el hoy líder de Vox desde abril de 2013 hasta su extinción en diciembre de ese mismo año "no aportó los datos solicitados, y, en consecuencia, no se pudo fiscalizar la fiabilidad de sus cuentas durante el periodo en que la misma se encontraba en activo".

El informe resalta que para iniciar los trabajos de fiscalización durante los ejercicios de 2011 a 2015 y "dado que no se pudo encontrar a los responsables de la mencionada Fundación para que suministraran la información requerida", en febrero de 2017 solicitaron a la Intervención General de la Comunidad de Madrid (IGCM) que facilitara a la Cámara una serie de datos.

La respuesta recibida fue concisa: "La Fundación se extinguió por acuerdo de su Patronato, adoptado en reunión celebrada el 17 de diciembre de 2013. Los órganos de la Fundación eran el Patronato y el Director-Gerente. El procedimiento de liquidación se llevó a cabo por el Liquidador y Secretario-no Patrono de la Fundación. Los bienes resultantes de su liquidación (229,49 euros), se ingresaron en la Caja General de la Comunidad de Madrid".

Publicidad

Escasa información

La opacidad de esta fundación fue tal que en el informe también constata la escasez de información aportada al organismo. La Cámara de Cuentas no dispuso ni de documentación relativa a la Escritura Pública de constitución de la Fundación, ni información sobre su inscripción, su dotación inicial o la participación de sus socios fundadores. Aquí el informe tan solo señala que estos fundadores son la Comunidad de Madrid, Caja Madrid, “Obra Social”, “Arpegio, Sociedad Anónima” y “Madrid Excelente, Sociedad Anónima”.

La Cámara de Cuentas define el objeto de la Fundación así: "La Fundación tiene por objeto la gestión de operaciones de patrocinio y mecenazgo destinadas a actividades de interés social, el apoyo a instituciones que persigan finalidades de interés general, el asesoramiento a empresas y entidades sobre las potencialidades del patrocinio y el mecenazgo social, así como la sensibilización de la sociedad sobre esta modalidad de actuación social".

Publicidad

Antes de que la Fundación se extinguiera, el entonces diputado de UPyD, Alberto Reyero, forzó a Santiago Abascal a comparecer en la Asamblea de Madrid para dar explicaciones sobre las actividades de esta entidad. 

Actividades y gastos de la fundación

En esa comparecencia del 5 de noviembre de 2013, Abascal reconoció que su sueldo anual bruto como director gerente ascendía a 82.491,80 euros. "Se trata de una retribución excelente, más en estos tiempos", llegó a señalar el líder de Vox en la Comisión. El presupuesto total de la Fundación para el año 2013 fue de 252.000 euros, lo que se traduce en que el sueldo de Abascal ascendía a un tercio del mismo. Pero, ¿en qué se gastó la Fundación el resto del dinero que recibía de las arcas públicas?

Según explicó Reyero, en el año 2012 la Fundación realizó solo ocho actividades. La principal se fundió la mitad del presupuesto, 130.000 euros, y se dedicó en exclusiva a la promoción de la propia Fundación. La segunda gran actividad fue la publicación de un manual de Dependencia que costó 92.000 euros. También consta la creación de una beca de Periodismo y anuncios en dos emisoras de radio.

Publicidad

Visto lo cual, Reyero sentenció que dicha Fundación era "un chiringuito para colocar a personas afines" y criticó su "escasa actividad" y los "gastos superfluos" que generaba. Es más, Abascal siguió cobrando en el año 2014 de la Fundación pese a que ya estaba en proceso de disolución, que no contaba con subvención de los Presupuestos regionales y que él había abandonado el PP para fundar Vox.

El "chiringuito" de Abascal

Abascal, que siempre se ha jactado de no haber vivido nunca de la política, fue recolocado por el Gobierno regional presidido por Ignacio González en la fundación en abril de 2013 después de dirigir durante tres años la extinta Agencia de Protección de Datos regional, que se disolvió en 2012 tras mandar a 22 trabajadores a la calle.

Sustituyó en el cargo a María Jesús Díaz Pérez, ex teniente de alcalde de Boadilla del Monte con Arturo González Panero, exalcalde del municipio imputado en la trama Gürtel. Amigo personal de Aguirre y otros altos cargos del Ejecutivo de González, encontró en la Fundación para el Mezenazgo y el Patrocinio Social un buen acomodo. Un acomodo sin una gran actividad, con un sueldo de más 80.000 euros y opaco a la Cámara de Cuentas. Hasta que la fundación se disolvió, él dejó el PP y fundó junto a Ortega Lara y otros el partido de ultraderecha que hoy negocia codo con codo con su expartido la presidencia de Andalucía.

Publicidad

Publicidad