Cargando...

Secciones

Publicidad

El líder del PP-A, Juanma Moreno, durante su comparecencia en el Parlamento de Andalucía en Sevilla tras firmar los acuerdos con Cs y Vox para su investidura como próximo presidente de la Junta de Andalucía. EFE/Jose Manuel Vidal.

El cambio en la Junta El PP 'blanquea' el programa de Vox para hacer presidente de Andalucía a Juanma Moreno

Publicidad

Los conservadores limpian el documento del partido ultra y le conceden una Consejería de Familia y el cambio de la Ley de Memoria por una Ley Concordia

Política

El PP cerró finalmente un acuerdo con el partido ultraderechista Vox que le permitirá a Juanma Moreno, tras sus segundas elecciones, ser el sexto presidente de la Junta de Andalucía, el primero que no será del PSOE. Para lograrlo, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, se fajó durante las últimas 24 horas con el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, para limpiar, podar y blanquear el documento que le había entregado este con sus propuestas para la investidura y que chocaba con la Constitución y el Estatuto de Andalucía.

Publicidad

El acuerdo que ambas formaciones firmaron finalmente y que se puede consultar de forma completa aquí, elimina sobre el papel todos los ataques frontales al Estatuto de Autonomía, incluido el cambio del Día de Andalucía, también todas las medidas que superaban la Constitución, como la supresión de subvenciones a asociaciones por el mero hecho de ser islámicas, y añade varias decisiones ya incluidas en el acuerdo con Ciudadanos, como el grueso de los capítulos sanitario y educativo. Pero al mismo tiempo, incluye el grueso de las medidas de Vox y, aunque modera los puntos más radicales, le hace guiños de todo tipo. 

El blanqueo se produce por la vía de una nueva redacción, que le da al programa una formulación menos agresiva

Así, el blanqueo, la poda, la limpieza se hace por dos vías. Por un lado, por la vía de la exclusión y, por tanto, por la renuncia de Vox a imponer determinadas medidas como la derogación de las leyes autonómicas que protegen los derechos de los gays y de las mujeres. Y, por otro, y, sobre todo, por la vía de las modificaciones en la redacción del documento, que le dan una forma menos agresiva, menos concreta, mas suave a las reivindicaciones de Vox, pero que en el fondo vienen a significar más o menos lo mismo.

Publicidad

Así sucede, por ejemplo, con la “declaración institucional de la presidencia de la Junta a favor de la apertura de un proceso nacional de devolución al Estado de las competencias de Educación, Sanidad, Justicia y Orden Público. Y que promueva la libertad e igualdad de todos los españoles. Propuesta de reforma estatutaria para suprimir el término “realidad nacional”, el PP y Vox”.

Únete a nosotros

Ahora se dice lo mismo, pero de una manera diferente: “El Partido Popular y Vox contribuirán decididamente a guardar y proteger el orden constitucional y la Unidad de España, manteniendo siempre la máxima lealtad hacia la Corona y la Carta Magna. Desde la presidencia de la Junta de Andalucía se trabajará decididamente para garantizar la igualdad efectiva de derechos y obligaciones de todos los españoles independientemente del lugar en el que residan”.

En este ámbito, el PP, además, le hace dos cariños a Vox. No se devolverán las competencias, pero le compra al partido ultra "la integración de los puestos comerciales de la Junta de Andalucía en la red del Estado” y “trabajar para que, en el marco de las ayudas a la cooperación internacional al desarrollo, se den pasos decididos hacia una gestión nacional de estos recursos”.

Publicidad

Este modus operandi es sistemática, es la misma en varios de los puntos, como se puede comprobar con claridad en este trabajo de análisis elaborado por la redacción de Público.

Varias interpretaciones

Este procedimiento permite que algunos de los acuerdos, por su ambigua redacción, estén abiertos a varias interpretaciones, como reconoció el mismo Moreno. Sobre todo el dedicado a inmigración, que le permitió a Ortega Smith afirmar tras el acto de rúbrica que “se ha tomado una firme voluntad de colaborar en la medida de las competencias de la Junta para combatir la inmigración ilegal”. “Un punto fundamental es terminar con el efecto llamada así como colaborar con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en la entrega de toda la documentación que ha retenido la Junta, para identificar la inmigración ilegal y cumplir la ley”, remató.

Publicidad

Este tipo de declaraciones hicieron pensar a algunas analistas en la posibilidad de que el pacto tuviese algunas cláusulas secretas, lo que negó con rotundidad el próximo presidente de la Junta de Andalucía.

Los secretarios generales del PP, Teodoro García Egea (i), y de Vox, Francisco Javier Ortega Smith (d), estrechan las manos en presencia de los líderes andaluces del PP, Juanma Moreno (2i) y de Vox, Francisco Serrano (2d), durante la reunión en el Parlamento de Andalucía donde han cerrado un acuerdo para permitir la investidura del candidato popular como presidente de la Junta de Andalucía.EFE/Jose Manuel Vidal.

Las concesiones a Vox

El programa revela una ideología profundamente conservadora y de derechas. El acuerdo le concede a Vox varios de los puntos importantes que pedía, y que tienen profunda carga antifeminista. Así, el partido de ultraderecha obtiene una Consejería de Familia con el contenido que buscaban a favor de la natalidad y de las familias numerosas y de un plan de adopción y de otro que le estreche el cerco a los abortos.

Moreno dijo al respecto de la Consejería de Familia que es una propuesta "razonable, realista y sensata" y que el PP ha presentado muchas iniciativas parlamentarias en esta materia. Luego, añadió que ahora le tocará negociar su creación con Ciudadanos.

En el acuerdo también está el pago con fondos públicos de la educación diferenciada, la que segrega por sexos. Moreno, al respecto, manifestó que hay una sentencia del Tribunal Constitucional que avala este modelo educativo.

 Moreno afirmó que una Consejería de Familia es una propuesta "razonable, realista y sensata"

Entre las concesiones a Vox, también está la modificación de la Ley de Memoria Histórica, uno de los símbolos democráticos más importantes para la izquierda, y su transformación en una Ley de Concordia para que ésta recoja el espíritu “del gran abrazo entre todos los españoles que supuso la Transición”. Moreno indicó a preguntas de los periodistas que no tiene prisa en hacer esta reforma, que llevará su tiempo.

Vox también puede decir que el PP le ha comprado la lucha de “la Junta de Andalucía con todos los medios a su alcance para prevenir la amenaza del fundamentalismo islámico”; la lucha contra el turismo sanitario; la reducción del gasto en la RTVA, y otros asuntos en los que ambos partidos comparten valores: el apoyo por ley a la tauromaquia; el apoyo a las las expresiones culturales y populares andaluzas como el flamenco o la Semana Santa, y el reconocimiento de la importancia de la actividad cinegética para el mantenimiento del medio rural y la conservación de la fauna y los espacios naturales.

Moreno defendió el acuerdo con Vox: “Los acuerdos son positivos para Andalucía. [Son] en beneficio de las familias andaluzas para los próximos 4 años. Se trata de un cambio positivo. Después de ese monopolio en el poder, de tanta impunidad, millones de andaluces han buscado otro estilo. Hoy se abre una nueva página de la historia de Andalucía. [Es] un hito histórico que supone que en menos de una semana haya una investidura con un nuevo talante. Llega el cambio a Andalucía".

Publicidad

Publicidad