Cargando...

Secciones

Publicidad

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el escenario tras la proclamación de los resultados de las votaciones de la Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre II. JAIRO VARGAS

Iñigo Errejón Podemos evita el "efecto contagio" pero quedan muchas brechas por cerrar

Publicidad

La dirección del partido morado quiere pasar página después de reunirse con los secretarios generales autonómicos. La mayoría de territorios ha guardado silencio ante los medios de comunicación pero optan por el diálogo y el respeto a la autonomía de Madrid para resolver la crisis.

Política

Podemos ha pasado su primera prueba tras la mayor crisis que han vivido en estos cinco años. Ante una reunión que podía haberse convertido en una hecatombe, la dirección del partido morado ha mandado un mensaje de "cierre de filas" y entre los secretarios generales autonómicos ha habido cierta "unanimidad" en que "no se entiende el movimiento de Iñigo Errejón". 

Publicidad

Según ha podido saber Público, aunque hay territorios que consideran que la alianza de Manuela Carmena e Iñigo Errejón será efectiva en el plano electoral, no comparten las formas en las que se ha llegado a este acuerdo. Murcia, Baleares o el País Vasco son algunos de los territorios que tienen dirigentes críticos con estatal o afines al candidato a la Comunidad de Madrid pero que se han distanciado de este movimiento públicamente. 

Mientras que otros territorios han puesto el foco sobre la autonomía del Consejo Ciudadano Autonómico de Madrid para resolver la crisis, como ha sido el caso de Aragón o Valencia. Pero, ante cualquiera de las posturas, la reunión ha tenido un tono "conciliador" y desde el partido respiran más tranquilos después de considerar que — al menos de momento — no se produce el "efecto contagio".

Sin embargo, los problemas de Podemos no acaban aquí. A cuatro meses de las elecciones, no tienen candidato ni confluencia para la región, las crisis territoriales llegan a varias Comunidades Autónomas y la debilidad del partido ha llegado a preocupar hasta al PSOE. 

Publicidad

Los pasos a seguir en la Comunidad de Madrid

El jueves, tras la misiva de Pablo Iglesias a su militancia, un dirigente reconocía: "Esto no ha hecho más que empezar". La ruptura entre los dos fundadores de Podemos parece irreversible y es difícil hacerse una idea sobre lo que ocurrirá en el escenario madrileño. Como reconocían este sábado, la dirección regional todavía se encuentra en "shock" y no han decidido los pasos a seguir. Pero el tiempo juega en su contra ya que sólo quedan cuatro meses para las elecciones.

Por una parte, la dirección estatal asegura que todas las posibilidades de negociación han caído y que Podemos competirá contra Errejón en los comicios. El candidato con el que se presentarán está en el aire. Sin embargo, fuentes regionales no descartan a Publico que todavía se pueda hablar con Errejón sobre la candidatura. Esto es lo mismo que apunta el candidato que considera que todavía hay "margen" para negociar, coincidiendo con IU que apuesta por una "candidatura única" y hablar con todos los actores políticos para resolver la situación. 

Publicidad

Los diputados y candidatos que se sitúan con Errejón

Varios diputados madrileños y del Congreso han aplaudido la alianza de Errejón y Carmena: la portavoz de la Asamblea, Clara Serra, y las diputadas Tania Sánchez o Carolina Bescansa son algunas de las dirigentes más destacadas. Las dos primeras, se prevé que acompañen al diputado en Más Madrid ya que iban con él en las listas de Podemos. Sin embargo, ni la dirección autonómica ni estatal ha hecho referencia al resto de miembros del partido que se presenten por la plataforma. Todo apunta que también les situarán fuera de Podemos, pero esto provocaría la pérdida de varios diputados del Congreso y de la Asamblea de Madrid. 

Los otros problemas territoriales de Podemos

El principal problema se encuentra en Cantabria. El Consejo de Coordinación Estatal de Podemos nombró una gestora después de que el Consejo la dirección del partido en Cantabria decidiera suspender cautelarmente de militancia a los diputados José Ramón Blanco y Verónica Ordóñez, tras la sucesión de acontecimientos ocurridos desde que trascendió la denuncia por acoso laboral que ella y otras dos mujeres del partido interpusieron contra él. Una crisis de la que cada día parece más difícil resolver. Las primarias se encuentran paralizadas.

Publicidad

La Rioja, Galicia y Cantabria tienen las primarias paralizadas en los juzgados

En La Rioja la situación tampoco es fácil y también han llegado a los tribunales. El Juzgado de Primera Instancia número 6 de Logroño decretó la suspensión de las primarias a raíz de la demanda interpuesta por el exportavoz parlamentario, Germán Cantabrana. La dirección regional de la formación morada le acusó de comportamientos no regulares con el personal adscrito al grupo parlamentario. Cantabrana denuncia que se trata de una "purga".

Mientras que en Navarra la fracura es total. El último episodio fue en diciembre cuando fueron expulsados tres diputados oficialistas del grupo parlamentario, una de ellas la propia presidente del Parlamento navarro.  La consecuencia es que la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, de Podemos, tendrá que dejar de desempeñar este puesto institucional por no formar parte de un grupo parlamentario.

Mientras que las primarias para elegir la nueva dirección de En Marea tampoco están siendo sencillas y han acabado en los tribunales después de que el sector que perdió denunció irregularidades en las votaciones. 

La debilidad de la izquierda y la suma con el PSOE

Desde el PSOE observan "expectantes" la crisis en Podemos. Pero no sólo en Madrid. Los socialista habían asumido que en la mayoría de territorios tendrían que pactar con el partido morado para gobernar, pero la división de sus candidaturas en Madrid y la debilidad que puede derivar en todo el Estado amenaza esta idea. Hoy lo ha hecho público el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que ha reconocido que "si a Podemos le va mal, al PSOE se le complica la vida, es evidente".

El ejemplo en la región es claro: en el ayuntamiento, el PSOE ni siquiera tiene candidato, y el cisma ha llegado mientras las alianzas de la derecha - y extrema derecha - avanzan en bloque. Según los sondeos, Begoña Villacís puede hacerse con la alcaldía aún sin vencer a Carmena, con los apoyos del PP y Vox. Una pacto que amenaza con repetirse en la Comunidad.

Pero ocurre lo mismo en todo el Estado. Andalucía ha demostrado que ya no gobierna el partido más votado, sino la formación que consigue los números suficientes para un pacto de investidura o de gobierno. Con el avance de la extrema derecha, las sumas se complican.

Publicidad

Publicidad