Cargando...

Secciones

Publicidad

Manifestantes en Colón. Fernando Villar (EFE)

Manifestación en Colón Las tres mentiras del manifiesto de Colón

Publicidad

El texto leído en la plaza de Colón criticando a Pedro Sánchez contenía lecturas contrarias a los acontecimientos reales.

Política

El manifiesto leído durante la concentración en la plaza de Colón contenía innumerables ataques al Gobierno por, según los redactores, rendirse ante los partidos independentistas. 

Publicidad

Las mentiras del texto giraron en torno a la relación del Gobierno de Pedro Sánchez con Catalunya, a los pactos con los partidos nacionalistas catalanes y Unidos Podemos, a la traición a la ley por parte de su Ejecutivo y a plegarse frente a Quim Torra. 

La figura del relator, que fue la que convulsionó el panorama nacional, no tomó gran relevancia en la jornada, ya que se anunció que finalmente esa figura no tendría cabida en las negociaciones y conversaciones entre el Gobierno central y el autonómico.

Publicidad

Las 21 exigencias del secesionismo

Para los lectores del manifiesto, Pedro Sánchez se plegó ante Quim Torra y su paquete de veintiún exigencias

Únete a nosotros

El texto pactado entre PP y Ciudadanos, que contaba con el apoyo de Vox, rezaba que el Gobierno ha cedido en la mesa de negociaciones. Nada más lejos de la realidad, puesto que ese documento enviado desde el Gobierno catalán fue suficiente para que desde el Ejecutivo central se rompiesen las negociaciones. 

La vicepresidenta Carmen Calvo anunció en la rueda de prensa posterior al último Consejo de ministros que el diálogo con los partidos independentistas se rompía ya que éstos "no aceptan el marco trazado por el Gobierno para Catalunya".

Publicidad

La "puñalada" a la ley

Para los manifestantes conservadores que se dieron cita, el Gobierno ha traicionado a la ley por aceptar los términos de Quim Torra. Incluso se llega a decir que Sánchez recibió con "lazos amarillos" al presidente catalán. 

Un dato que no se sostiene si se quiere tomar literal. En el caso de que tenga carga simbólica, tampoco. El único gesto reciente con el nacionalismo ha llegado desde el propio Torra, que fue a visitar a los presos. Su visita sirvió para visibilizar las "condiciones miserables y de indecencia" que sufrieron los presos durante su traslado. 

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, hace declaraciones a los medios.EFE/Juan Carlos Hidalgo

No defender la Constitución Española

Tal vez uno de los mantras más repetidos de la derecha desde que está en la oposición es que el PSOE no respeta la Constitución, incluso en las horas previas a la concentración, Abascal, Casado y Rivera se autoproclamaban los únicos defensores de la Carta Magna española

Publicidad

Un argumento sin fondo, ya que precisamente lo que ha llevado a romper las negociaciones con Catalunya ha sido la exigencia de Torra sobre el derecho a la autodeterminación. Pedro Sánchez quiso dar la vuelta a este argumento y criticó duramente a la derecha, ya que, según él, cuando fue líder de la oposición siempre fue fiel al Partido Popular, cosa que ahora no pasa. 

Publicidad

Publicidad