Cargando...

Secciones

Publicidad

El presidente del PP-A, Juanma Moreno, estrecha la mano con el líder andaluz de Vox, Francisco Serrano. - EFE

Consecuencias del cambio de gobierno en Andalucía PP y Cs entregan a Vox la comisión del Parlamento de Andalucía que se ocupa de la Memoria Histórica

Publicidad

A la hora de la verdad, más allá de discusiones dialécticas, los tres partidos forman en Andalucía un solo bloque que toma decisiones

Política

Vox, PP y Ciudadanos funcionan como un solo partido por el momento en Andalucía. Este lunes quedó de nuevo claro que los tres, más allá de discusiones dialécticas, a la hora de la verdad forman un bloque férreo que toma decisiones. En este caso, la de controlar el Parlamento de Andalucía, no solo con la mayoría de la mesa y del pleno, sino también las comisiones parlamentarias, encargadas de los debates  sectoriales. La oferta del PSOE para cambiar la presidencia de la comisión parlamentaria de Cultura, la que se ocupa de los temas de Memoria Histórica, por la de Fomento, no fue escuchada por el triunvirato de fuerzas que gobierna la Comunidad y, finalmente, como tenían previsto, será Vox, quien presidirá la comisión.   

Publicidad

Tanto PSOE como Adelante Andalucía se negaron a votar a los candidatos de Vox en las comisiones, que fueron constituyéndose a lo largo de la jornada. Cada comisión está formada por 18 miembros: 10 de PP, Ciudadanos y Vox, 5 de PSOE y tres de Adelante Andalucía. Cada vez que había que votar a alguien de Vox, PSOE y Adelante Andalucía lo hicieron en blanco. Y en la de Cultura, Adelante presentó un candidato alternativo, al que votaron los socialistas. Con lo que, de hecho, la presidencia de Vox salió elegida con los apoyos de PP y Ciudadanos. 

Tanto el presidente de la Junta, Juanma Moreno (PP) como el vicepresidente, Juan Marín (Ciudadanos), defendieron, de manera más o menos directa, que Vox, un partido que se ha autoerigido como “la voz de quienes tuvieron padres en el bando nacional”, presidiera esa comisión, en la que además de los asuntos de memoria histórica se estudian y debaten también los relacionados con las tradiciones, uno de los temas favoritos del partido de ultraderecha. Según las fuentes consultadas, esta era la comisión de la que quería ocuparse el partido de ultraderecha y PP y Cs han transigido con ello en aras de tener la fiesta en paz, en la antesala de las municipales y europeas y con un presupuesto en elaboración.

El presidente Moreno defendió que una parte de la sociedad cuestiona la Ley de Memoria y apostó por una Ley de Concordia

En el pacto que Vox firmó con el PP, que le ha permitido gobernar a Juanma Moreno, se recogen tres medidas sobre estos asuntos: En el punto 33 ambos partidos se comprometen a “promover una Ley de Concordia que sustituya a la ley de memoria histórica”; en el punto 34 a “apoyar por ley la tauromaquia, fuente de riqueza y empleo, en su triple vertiente: dehesa, patrimonio histórico y patrimonio artístico, y en el punto 35 a “apoyar y promover las expresiones culturales y populares andaluzas como el flamenco o la Semana Santa”.

Publicidad

Moreno dijo el pasado viernes que entraba dentro de la normalidad democrática que Vox presida esa comisión, agregó que "una parte de la sociedad cuestiona parte de la Ley de Memoria Histórica" y recordó, también, que su partido va a trabajar "una ley de concordia". "Es lo que quieren los españoles. Recuperar el espíritu de la Transición”, consideró el presidente, informa Europa Press. Mientras, Marín no quiso entrar en el fondo del asunto, y optó por arremeter contra el PSOE. "Tiene que entender que en el Parlamento hay democracia y que las comisiones, vota la mayoría que es la que decide". "Esto no lo decide el PSOE, la etapa en la que el PSOE viene, ordena, manda y los demás obedecen pasó”, manifestó esta mañana en Cádiz, según recoge Europa Press.

La portavoz de la Ejecutiva del PSOE de Andalucía, Ángeles Férriz, explicó que el grupo socialista se puso en contacto con el portavoz del grupo popular, José Antonio Nieto, para plantearle el cambio de Fomento por Cultura.  Sin embargo, el PP rechazó hablar del asunto. "Esto no ha sido fruto de ningún acuerdo, sino que ha habido una imposición total del reparto", agregó Férriz.

Publicidad

La secretaria general del PP, Loles López, sin embargo, manifestó que "en ningún momento" ni PSOE ni Adelante Andalucía pusieron objeción a que Vox presidiera la comisión de Cultura y Patrimonio que incluye las competencias de Memoria Histórica. "Tendrían la cabeza en otras cosas", afirmó la número dos del PP andaluz. En su opinión, el PSOE andaluz "no se ha dado aún cuenta de que el ordeno y mando ya no existe", agregó, recoge Europa Press.

Las mesas de las comisiones las componen tres miembros, el presidente, un vicepresidente y el secretario. Quien sume más, al igual que sucede con la mesa del Parlamento, ordena los trabajos de la comisión y fija su orden del día. La presencia del PP en otro puesto de la mesa en esta comisión garantiza que será la derecha la que controlará los temas a debate y los tiempos en los que estos se produzcan.

Publicidad

Un "debate infecto" para Vox

Así, de este modo, Ciudadanos y PP permiten que sea un partido contrario a las políticas de verdad, justicia y reparación que reclama la ONU que aplique España el que presida la comisión en la que estas se tienen que debatir. Este mismo mes de enero pasado, Santiago Abascal, presidente de Vox, tachó de "debate infecto" las iniciativas sobre memoria histórica y se erigió en portavoz de "quienes tuvieron padres en el bando nacional".

Abascal: "Somos la voz  de aquellos que tuvieron padres en el bando nacional y se resisten a hacer una condena de lo que hicieron sus familias"

"A los españoles no se les puede imponer una memoria sobre la Guerra Civil, la República o la Transición", dijo Abascal en un desayuno informativo en el club siglo  XXI. ”Somos la voz de aquellos que tuvieron padres en el bando nacional y se resisten a tener que hacer una condena de lo que hicieron sus familias. De aquellos que no quieren que se cambie el nombre de su calle por el fanatismo político de quienes quieren una España de memoria hemipléjica". Aquellos que apoyan la ley de memoria histórica "son los mismos que quieren olvidar lo que ha pasado hace solo una década en el País Vasco", remachó Abascal.

Además de colocar a Vox en la presidencia de la comisión de Cultura, el triunvirato de derechas ha impuesto a PSOE y a Adelante Andalucía un reparto de comisiones que no se corresponde con el resultado electoral. El partido más votado, el PSOE, que tiene 33 escaños, presidirá menos comisiones que el segundo, el PP, que tiene 26 diputados, y las mismas que el tercero, Ciudadanos, con 21. Cinco irán para el PP, cuatro para el PSOE y otras cuatro para Ciudadanos. Dos para Adelante Andalucía, que tiene 17 parlamentarios, y una para Vox, que irrumpió en la Cámara con 12.

Los presidentes de cada comisión, así como los portavoces de los grupos en las mismas, cobrarán un complemento de 508,46 euros; los vicepresidentes, 345,27 euros; y los secretarios, 182,08 euros, lo que se suma al sueldo que perciben como diputados autonómicos, tal y como consta en el régimen económico que regula los salarios de los parlamentarios andaluces, informa Europa Press.

Está previsto que, una vez que han quedado constituidas las comisiones legislativas, se formalicen las convocatorias para que los respectivos consejeros de la Junta, Patricia del Pozo (PP) en el caso de la de Cultura, comparezcan a lo largo de esta semana a fin de informar sobre las líneas de trabajo de sus departamentos.

Publicidad

Publicidad