Cargando...

Secciones

Publicidad

El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón. (EFE)

"El Gobierno debería haberse fijado en Pamplona para exhumar a Franco. Sacamos a Mola y Sanjurjo sin montar ningún circo"

Publicidad

Joseba Asiron hace balance de todo lo que ha dado de sí su mandato como primer alcalde de EH BIldu de la capital navarra, especialmente, en materia de Memoria Histórica. Saca pecho de la exhumación de los generales golpistas Sanjurjo y Mola y anuncia que acudirá al Constitucional y al TEDH, si es necesario, para acabar con la impunidad franquista.

Política

Joseba Asiron se convirtió en 2015 en el primer alcalde de Pamplona de EH Bildu. Profesor de ikastola de profesión, se trata de un político peculiar. Raras veces intenta meter el dedo en llagas ajenas y mide cuidadosamente sus palabras. Se muestra cercano en el cara a cara y presume de su Osasuna, que esta semana ha vuelto a ganar.

Publicidad

También saca pecho de su gestión. Recuerda que ha "rehabilitado más de 100 viviendas sociales" y ha creado una "comercializadora de energía" junto a Cádiz y Barcelona para "romper la espalda a las grandes eléctricas". Asimismo, se muestra orgulloso de haber exhumado los restos de los generales golpistas Mola y Sanjurjo sin "haber montado ningún circo".

En esta entrevista con Público hace balance su mandato, especialmente en materia de memoria histórica, y reconoce que "no puede estar satisfecho" cuando todavía "hay casas sin gente y gente sin casas"

En marzo de 2017 su Ayuntamiento interpuso una querella contra los crímenes del franquismo, que fue archivada rápidamente por la Justicia. También el recurso. ¿Continuará con esta batalla o tira la toalla? 

Es la enésima mala sorpresa que nos llevamos en Navarra con este tipo de temas y, en general, con los temas relacionados con la judicatura. La verdad es que el razonamiento de la Justicia española es tan sumamente enclenque, tan sumamente débil, que nos ha sorprendido. Dicen que no consideran los crímenes del franquismo como delito de lesa humanidad porque en el momento en el que se produjeron no estaba definido este tipo penal y, por tanto, han prescrito. Su razonamiento, en nuestra opinión, está cogido por los pelos. Para nosotros está muy claro que constituyen delitos de lesa humanidad y que, por lo tanto, son imprescriptibles.

Publicidad

A partir de ahí, nos parece una auténtica vergüenza que la Justicia española no tenga el músculo suficiente para juzgar a sus propios criminales y sí lo haya tenido para juzgar a la dictadura de Argentina, por ejemplo. Eso nos sorprende. Nosotros, ya te adelanto, vamos a continuar avanzando y tirando para delante. Mientras que nuestros servicios jurídicos nos digan que podemos... así lo haremos. Estamos dispuestos a seguir toda la legislatura y más allá.

Seguir adelante...¿qué significa? ¿Acudir al Constitucional?

Tenemos poca confianza en los tribunales estatales, pero es un paso que tenemos que cumplir sí o sí para poder ir a Europa, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que es donde creemos que hay más posibilidades. Entonces, sí. Acudiremos al Constitucional. 

Publicidad

Cuando dice que es una decepción más con la judicatura... ¿A qué otras decepciones se refiere?

Aquí vamos a decepción por juicio. A veces tenemos la sensación de que ganamos juicios, pero perdemos las sentencias. Un caso es el de Altsasu. En este caso ha habido unas valoraciones en la sentencia que se acercan mucho a la política y que dejan en muy mal lugar a la judicatura española. Hablamos de una pelea de bar un sábado por la noche entre unos muchachos y unos guardias civiles y sus parejas cuando estaban fuera de servicio, Creo que calificar esto como algo más que una pelea de bar está muy cogido por los pelos. En Altsasu una de las convicciones que tiene la gente es que si esto hubiera ocurrido en Don Benito o en cualquier otro pueblo... la sentencia hubiera sido diferente. 

Otra gran decepción fue el caso de La Manada. Para unas cosas los tribunales son sumamente garantistas y para otras... parece que priman otros criterios. Hay una brecha abierta entre la sociedad y algunos ámbitos de la judicatura.

Publicidad

La Justicia, durante su mandato como alcalde, sí que le ha dado una buena noticia. Ustedes exhumaron a los generales Mola y Sanjurjo del Monumento a los Caídos y la Justicia, finalmente, avaló su decisión y señaló que todo se hizo conforme a derecho.

Sí, efectivamente. Solo faltaría que en pleno 2019 la Justicia nos quisiera obligar a volver a enterrar con honores militares en un espacio público del centro de Pamplona al general Sanjurjo. El hecho mismo de que sintamos alegría por este tipo de decisiones muestra muy bien en qué situación nos encontramos.

El tema de las exhumaciones de Mola y Sanjurjo se llevó aquí de una manera de ejemplar. Con los niveles adecuados de discreción. Cuando hubo que negociar, negociamos. Nos sentamos a hablar con las familiares y también con el Arzobispado, que también tenía muchas pegas. La familia de Mola aceptó nuestros planteamientos y la de Sanjurjo decidió judicializar el caso. La familia de Mola pidió que se hiciera de forma privada y así lo hicimos. Fue un actuación ejemplar y Madrid, en este caso, debería haberse fijado y aprender un poco. Entregamos sus restos con normalidad, discreción y no montamos ningún circo. 

Supongo que cuando dice Madrid se refiere al Gobierno, que ha anunciado en varias ocasiones la exhumación del dictador del Valle de los Caídos, pero todavía no ha conseguido materializarlo. 

Sí. 

¿Le sorprende no haber recibido una llamada de algún asesor de Moncloa para conocer cómo lo hicieron ustedes?

Me sorprenden muchas cosas. Lo que pasa es que hay una diferencia de estilo. Nosotros comenzamos a trabajar el tema de una manera privada y discreta y cuando pudimos hacerlo pues echamos las campanas al vuelo. En este caso, me da la impresión, que primero tiraron las campanas al vuelo y después salieron los problemas. De cualquier manera, nosotros invitamos al presidente del Gobierno y a los encargados de gestionar este tema a que actúen con valentía y coraje. 

"Solo faltaría que en pleno 2019 la Justicia nos quisiera obligar a volver a enterrar con honores militares en un espacio público del centro de Pamplona al general Sanjurjo"

También creo que si las exhumaciones de Mola o Sanjurjo de un lugar tan señalado como es el Monumento a los Caídos se hubiera llevado a cabo en Madrid o Barcelona pues hubiese tenido mucho más eco en los medios de comunicación. Pero te voy a decir más, si el Gobierno municipal que exhumó a Mola y Sanjurjo hubiera tenido otro color político y no el de EH BIldu también hubiésemos conseguido mucha más repercusión. Pero bueno, estamos contentos de haberlo llevado a cabo. Era una deuda que tenía Pamplona y Navarra con su pasado y nos gratifica el hecho de que la gente por la calle nos diga que está contenta con ello.

¿Se siente ninguneado por ser de EH Bildu?

En este caso concreto creo que es evidente que hay un interés muy claro en no darle la relevancia que tiene. Sobre todo, cuando en Madrid estáis viendo como esto, lo de exhumar a generales fascistas, no es tan fácil. El hecho de que una ciudad pequeña como es Pamplona lo consiguiera ejecutar de una manera discreta y eficaz entiendo que puede ser duro para algunos.

Nosotros lo hicimos y creo que cualquier otro gobierno, con voluntad política y energía, puede hacerlo. Aquí hubo gente que pensaba que la plaza se iba a llenar de boinas rojas si tocábamos a los dos generales y eso no se produjo. La sociedad, en esto, también va muy por delante de la política. 

El Monumento a los Caídos está ahora en un concurso de ideas para su resignificación. También hay una propuesta que pide el derribo. ¿Tiene el alcalde un proyecto favorito?

Recibimos hasta 50 proyectos para el futuro del Monumento a los Caídos de los que dos fueron descartados por defecto de forma. Seleccionamos siete y ahora estos proyectos están en un proceso de participación ciudadana. De estos siete, solo uno plantea la eliminación total del edificio y otros seis plantean la resignificación del Monumento mediante intervenciones bastante enérgicas. Y, por supuesto, la favorita del alcalde será la que decida la ciudadanía.

¿Le parece una buena idea demoler el monumento?

Es una cuestión interesante sobre la que hay un triple debate. Por un lado, uno memorialístico. Otro, arquitectónico. Y un tercer debate urbanístico ya que la plaza se concibió como el final de la ciudad y hoy día ya no es el final. Todo eso hay que resolverlo. Los tres. Yo creo que el edificio sí tiene un valor arquitectónico y que todas las avenidas de Europa terminan en una cúpula: en París, en Roma o en Londres. Por tanto, creo que el edificio tiene un valor que con una resignificación profunda se puede recuperar.

En cuanto al debate de Memoria, que es el otro gran punto, me quedo con una frase que dijo un miembro del jurado que señala que el derribo de este Monumento no supondría más Memoria y sí más amnesia. Yo no estoy por la amnesia y sí por una resignificación profunda del edificio. No obstante, y para mí sí es importante, el debate no es derribo o no derribo. El debate es cómo vamos a solucionar este caso y lo estamos haciendo de una manera democrática. Y si la gente decide que el edificio tiene que desaparecer pues nosotros lo asumiremos y pensaremos cómo llevarlo a cabo.

Su equipo de Gobierno también ha actuado en otro campo de la Memoria, el de las víctimas del terrorismo de ETA. Ha colocado dos placas a víctimas de la ciudad. Este hecho llamó la atención en la prensa estatal por ser usted alcalde de Bildu. De momento, ha colocado dos placas de los 27 pamploneses asesinados por ETA.

El que me conoce sabe cuál ha sido mi trayectoria. Siempre he tenido una posición clara e inequívoca contra todo tipo de violencia. Cuando digo siempre es siempre y cuando digo todo tipo de violencia incluyo la violencia de ETA. A partir de ahí, creo que estamos en un escenario de convivencia pacífica. No hay violencia de ETA aunque sí persisten otro tipo de violencias, entre ellas, la que ejerce el Estado al no cambiar la política penitenciaria.

"No estoy a favor de derribar el Monumento a los Caídos, pero si la gente así lo decide, lo asumiremos"

Afortunadamente, ETA ya no existe y hay que pasar página, pero tenemos que leer esa página y avanzar sin perder la memoria. Por eso, quise impulsar la colocación de placas para las víctimas del terrorismo. Pusimos dos con la conformidad de las familias tras una reunión franca y sentida con las partes. Me dijeron que era la primera vez que se les ofrecía esta posibilidad. Luego, contactamos con una tercera víctima pero nos dijeron que preferían no ver el nombre de su madre en una placa que les recordara continuamente aquello.

A partir de ahí, contacté con María Caballero, concejal en el Ayuntamiento, y con otra exconcejala, cuyo padre también murió en manos de ETA. Ambas me dijeron que no y, a partir de ahí, no conseguí más apoyos. Me hubiese gustado avanzar más. No voy a parar en este empeño y espero que podamos seguir avanzando.

¿Le molesta que se utilicen términos como 'kale borroka' para hablar de la situación en Catalunya?

Pues lo veo con cierta preocupación. Veo, además, que existe una voluntad de criminalizar el intento de ejercer un derecho como es el derecho a la autodeterminación de Catalunya. El Estado ha enseñado sus vergüenzas hasta unos extremos impúdicos en este caso. Ha reaccionado de una manera antidemocrática y ha impedido que la gente vote cuando nunca puede haber nada malo en que la gente vote y decida... La postura del Estado me parece, en pleno siglo XXI, inconcebible y dice mucho de la clase política que nos gobierna.

En cualquier caso, veo que se intenta criminalizar aplicando conceptos y criterios que no tienen nada que ver con lo que ocurre en Catalunya. Si alguien ejerció la violencia el pasado 1 de octubre fue, precisamente, quien ahora intenta criminalizar a los demócratas. Lo veo con preocupación. No con sorpresa. Aquí, en Euskal Herria estamos curados de espanto.

Hace ya casi cuatro años le hice una entrevista en la que usted decía que los ayuntamientos del cambio tenían que intentar romper la cintura al Estado cambiándolo desde abajo. ¿Qué balance hace de esta legislatura y de los ayuntamientos del cambio? 

En un balance de legislatura, la autocrítica no puede faltar. Podríamos haber hecho más. Eso es evidente. También te digo que ahora, que estamos casi al final, veo con claridad y también con ilusión la necesidad de trabajar en red. Y así lo hemos hecho, por ejemplo, en el caso de los refugiados, aunque ahí nos encontramos con la falta de voluntad del Estado. Pero hay que destacar que en este caso lo más decente que se ha hecho ha partido de los ayuntamientos del cambio.

También hemos trabajado en temas tan importantes como la energía. Cádiz, Barcelona y Pamplona son las tres primeras ciudades que han puesto en marcha comercializadoras energéticas para quebrar la espalda de las grandes compañías energéticas que, en muchas ocasiones, controlan las decisiones del Estado. Para mí, esto es un orgullo.

También hemos trabajado en red en temas de Memoria y justicia para las víctimas de la dictadura. Lo que espero es que después de las elecciones las ciudades del cambio podamos revalidar nuestros mandatos y seguir profundizando este trabajo.

Usted repite como cabeza de lista. Le pide una respuesta breve. ¿Qué le lleva a repetir? 

Tenemos muchos retos abiertos en la ciudad. Movilidad, sostenibilidad, políticas sociales... Todos son retos importantes, pero sí que destacaría una cosa. En Pamplona prácticamente siempre ha gobernado la derecha y nuestro mayor reto ha sido demostrar que hay otra manera de hacer las cosas y que es una manera justa y honrada. Y necesitamos más tiempo para profundizar. Quizá una segunda y hasta una tercera legislatura. Siempre digo que hemos venido para quedarnos y no queremos ser una anécdota en la historia de nuestras ciudades.

Las circunstancias, en cambio, son bien diferentes. Hace cuatro años estábamos en un ciclo electoral favorable para las conocidas como "fuerzas del cambio". Ahora ese ciclo parece terminado y es VOX el que se asoma al Congreso con las fuerzas conservadoras escorándose cada día más hacia la derecha. 

Está claro que como fuerzas de izquierdas que somos tenemos que hacer autocrítica. Pero creo que las cosas, en general, se han hecho bien aunque es evidente también que hemos tenido fallos. Las expectativas a nivel estatal eran muy altas y probablemente las dificultades también han sido muy grandes. En cualquier caso, todavía queda mucho voto por decidir y espero que de aquí a mayo se renueve el voto a favor de la izquierda verdadera.

La otra cara de la moneda, como comentas, es el auge de la derecha y la aparición de la extrema derecha. VOX es una fuerza reactiva, que surge cuando la derecha ve peligrar sus privilegios. Es la reacción de unas fuerzas que han estado ahí de manera latente debido a la impunidad y a una transición no tan ejemplar y que ahora vuelven a la carga.

Y todo esto lleva a asociaciones extrañas. Fíjate que en Navarra el partido UPN, que se viste de defensor de las esencias navarras, ha pactado con el PP, el partido más corrupto de Europa, y con Ciudadanos, que ha defendido la eliminación del cupo. Es algo increíble.

Publicidad

Publicidad