Cargando...

Secciones

Publicidad

El diputado del PSOE, Javier Fernández, y el portavoz del PSOE, Mario JIménez, en la fosa de Pico Reja, en Sevilla.

Los pactos del PP con Vox El PP quiere evitar que Vox rompa el pacto en Andalucía por la Ley de Memoria Histórica

Publicidad

El PSOE presenta una moción para que el Gobierno cumpla con la norma y exige a los conservadores que no se entreguen a la ultraderecha

Política

La Ley de Memoria Histórica se ha convertido en uno de los temas capitales de la legislatura en Andalucía. Juanma Moreno, el presidente, para serlo, necesitaba los votos de los ultras de Vox y, con ellos, firmó un acuerdo en el que se incluía -en el punto 33- la promoción de “una Ley de Concordia que sustituya a la ley de memoria histórica”. Así, tal cual, con las mayúsculas para la concordia y las minúsculas para la memoria histórica, según se recoge en el ejemplar enviado a la prensa.

Publicidad

La ley actual, que prevé exhumaciones, un banco de ADN y toneladas de pedagogía para llegar a cumplir con la tríada de verdad, justicia y reparación, se aprobó la legislatura pasada sin votos en contra, porque PP y Ciudadanos se abstuvieron, según argumentan, para no causar más dolor en un asunto que consideran muy delicado. Mañana, en la Cámara se debate y se vota una moción del PSOE que insta al Gobierno a cumplir íntegramente con la ley y, además, fija plazos, algo que no les gusta ni al PP ni a Ciudadanos.

Este miércoles, Vox, un partido cuyo líder, Santiago Abascal, se ha erigido en la voz de todos aquellos que “tuvieron padres en el bando nacional y se resisten a tener que hacer una condena de lo que hicieron sus familias; de aquellos que no quieren que se cambie el nombre de su calle por el fanatismo político de quienes quieren una España de memoria hemipléjica”, le dio un nuevo toque de atención al PP con este asunto.

Si el pasado 16 de febrero fue el propio Abascal quien insinuó que no le iba a aprobar a los conservadores los presupuestos si aplicaban la Ley de Memoria, hoy Alejandro Hernández, el portavoz parlamentario de Vox, dijo que había advertido al PP de su "malestar" por el "incumplimiento" del punto 33 de su acuerdo.

Publicidad

"Lo tendremos en cuenta" y "tomamos nota", manifestó Hernández, según recoge la Agencia Europa Press. Lo que motivó el enfado de Vox es que el PP se abstuviera en la votación de una proposición no de ley (PNL) en la Comisión de Educación y Deporte en la que se instaba al desarrollo de determinados puntos de la Ley de Memoria Democrática, lo que permitió que la iniciativa saliera adelante.

Todo se quedó en un toque de atención. Vox considera que una PNL "tiene un alcance y un recorrido limitado" y que, por tanto, "no es un incumplimiento definitivo” de su pacto. Hernández agregó que si finalmente el Gobierno desarrolla la Ley de Memoria Democrática, "ahí si mostraremos una oposición frontal”. Con ello, le meten presión a los conservadores de cara al debate de la moción de este jueves.

Publicidad

Para Hernández, está "fuera del sentido común y es cuanto menos contradictorio" el desarrollo de una normativa "que se pretende derogar". Este hecho, según ha explicado el dirigente de Vox, influirá en las relaciones globales con el PP y con el actual Gobierno, dado que es una "cuestión de confianza”. La legislatura depende de Vox. Si Moreno pierde su apoyo, el Ejecutivo se quedaría en minoría en la Cámara.

Tanto el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo (PP), como la consejera de Cultura, Patricia del Pozo (PP), han defendido hasta ahora, al igual que lo hizo también este miércoles el portavoz parlamentario José Antonio Nieto, que la ley se iba a aplicar “a rajatabla”. "El PP tiene una larga tradición en el cumplimiento de las leyes, las que nos gustan y las que no”, dijo Nieto.

Publicidad

Nieto, que buscaba pacificar el asunto con Vox, agregó que su formación se da "por advertida”, según recoge Europa Press, y agregó que tanto el presidente Moreno, como otros dirigentes del partido han mostrado su voluntad de cumplir el acuerdo de investidura firmado con Vox, pero dejó claro que "jamás" se van a incumplir las leyes en vigor. "El compromiso es modificarla a través de una ley integradora", apostilló Nieto.

El portavoz del PP manifestó que esperaba que la nueva normativa pudiera concitar el consenso de todos los grupos y reclamó "generosidad" a los partidos de izquierda "para unir lo que durante demasiado tiempo ha dividido”. Nieto señaló que la actual normativa es “mejorable”, destacó que su partido está de acuerdo con parte de la ley y se mostró convencido de que finalmente será posible su “derogación", según recoge Europa Press.

Sobre la moción que ha presentado el PSOE de Andalucía, Nieto afirmó que han presentado enmiendas y reclamó que no se usara este asunto "electoralmente" y que no se produjeran debates "estériles y faltos de contenido”. "Yo tuve un abuelo en un bando y a otro en el otro, me he educado con ellos y los dos han hecho lo posible para que esa situación no se vuelva a repetir", reveló Nieto, quien insistió en que hay que trabajar para la concordia y para superar temas que dividieron a este país "y lo llevaron a una Guerra Civil".

El PP es muy consciente de que, a estas alturas, en una Comunidad en la que hay aún más de 700 fosas comunes de la represión franquista y 40.000 cuerpos dispersos por toda Andalucía, tratar este tema, de piel, que está tan vivo como las familias que aún no saben, más de 40 años después de la aprobación de la Constitución, con desprecio tiene consecuencias electorales.

No entregarse a la ultraderecha

Mientras, el portavoz parlamentario del PSOE, Mario Jiménez, visitó la fosa de Pico Reja, en Sevilla, donde se cree que hay enterrados más de 1.000 cadáveres de la represión franquista desatada tras el golpe del 18 de julio de 1936 que acabó, tras una guerra civil, con la II República. Jiménez exigió al Gobierno de Moreno una respuesta coherente, ética y responsable en relación con las políticas de memoria y que no entregue de manera "absolutamente vergonzosa" la memoria de las víctimas en Andalucía a las reclamaciones de "la extrema derecha de Vox, herederos del franquismo", con tal de mantenerse en el poder, según recoge Europa Press.

Jiménez mostró su preocupación porque, a su juicio, el Ejecutivo de Moreno está dispuesto "a hacer un cambio de orientación" en las políticas de Memoria. Así, insistió en pedir a Moreno que no retroceda en términos democráticos y que no entregue "a los herederos del franquismo la dirección general de la Memoria del Gobierno andaluz con ese engendro del Comisionado de la Concordia, que lo único que busca es dejar de cumplir con las obligaciones que el Ejecutivo tiene en materia de Memoria”.

“PP-A y Cs tienen que aclarar si quieren seguir vinculados a un partido como Vox, que no tiene ningún principio moral ni democrático”. “Si PP-A y Cs siguen manteniendo su acuerdo con Vox en Andalucía, se equiparan moral y políticamente a esos personajes”, apostilló Jiménez. ¿La intención de Moreno es vincular su futuro político "al de personajes que no creen en la democracia?”, se preguntó el portavoz del PSOE de Andalucía.

Adelante Andalucía presentó tres enmiendas a la moción del PSOE para reforzar las políticas de memoria. Reclaman que la Junta forme a profesores en esta materia y que se emita información al respecto en la RTVA

Publicidad

Publicidad