Cargando...

Secciones

Publicidad

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, durante las excavaciones realizadas en Boadilla (Salamanca). / ARMH

Memoria pública El PP tiende la mano a Vox para cambiar la Ley de Memoria después de que los ultras desprecien a las víctimas del franquismo

Publicidad

El diputado de ultraderecha Benito Morillo llama “buscadores de huesos” a las familias de las víctimas en el Parlamento de Andalucía

Política

El diputado del PP Adolfo Molina lanzó desde la tribuna del Parlamento de Andalucía, durante el debate de una moción del PSOE que instaba al Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos a aplicar de inmediato la Ley de Memoria Histórica, un mensaje claro a Vox: “Este gobierno va a traer [al Parlamento] la Ley de Concordia y podemos quedar para hablar de ello. Buscaremos el consenso y si [la ley] se aprueba, será la que hay que cumplir, pero mientras esté esta ley [en vigor], se va a cumplir”.

Publicidad

El PP navega entre dos aguas en este asunto, que es muy delicado en Andalucía, una tierra en la que hay aún más de 40.000 personas represaliadas por el franquismo en más de 700 fosas comunes, según los datos recopilados por la propia Junta de Andalucía.

Por un lado, los conservadores tienen firmado un compromiso para trocar la Ley de Memoria por una de Concordia con el partido de ultraderecha, al que necesitan para seguir en el Gobierno. Y, por otro, tienen la obligación, como Gobierno, de cumplir con una norma a la que no votaron en contra, sino que se abstuvieron (el PP en Andalucía entiende que las familias, todas, tienen derecho a saber dónde están sus parientes) y que, además, su socio de Gobierno, Ciudadanos, no tiene escesivo interés en tocar.

La oferta del diputado del PP a Vox llegó minutos después de una intervención revisionista, que bordeó la justificación del franquismo y de la dictadura, del parlamentario de ultraderecha Benito Morillo. "El sectarismo de la izquierda, cuyo germen fecundó en la sociedad de los años 30 pariendo aquella monstruosa guerra, vuelve a intentar casi un siglo después una nueva inseminación en una sociedad que vive afortunadamente de espaldas a aquella trágica experiencia de nuestro pasado reciente”, dijo el parlamentario de ultraderecha.

Publicidad

En su intervención, despreció a las familias de las víctimas y las llamó “buscadores de huesos”. “Les recomendaría a aquellos buscadores de huesos, que cavaran también en los alrededores del cementerio de Mancha Real (Jaén), en el desierto de Tabernas (Almería), en los terrenos de la antigua prisión provincial de Málaga, en Antequera, en Cañete de las Torres y en muchos otros sitios, donde fueron asesinados cientos de españoles a manos de las milicias del frente popular”.

También alabó el olvido: "La esencia de la Transición fue un pacto para el olvido, y de ahí su eficacia política, social y moral", el diputado de Vox ha advertido de que la Ley de la Memoria Democrática supone "la supresión del olvido en un ejercicio morboso y sin beneficio para nadie”.

Publicidad

Solo la izquierda, PSOE y Adelante Andalucía, afeó al diputado de Vox su intervención, que causó una interrupción seria, en la que el portavoz parlamentario del PSOE, Mario Jiménez, que estaba indignado, fue amonestado por la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet (Ciudadanos). “Le ruego calma y respeto, señor Jiménez. Respetemos a quien está hablando. Señor Jiménez, le llamo al orden por una primera vez”, le decía Bosquet. En ese momento, se escuchó la voz del portavoz de Adelante Andalucía, Antonio Maíllo. “Están insultando, señora presidenta. Insultando”.

“Cuando todos se calmen podemos continuar. Esta es la casa de la palabra. Usemos la palabra, no la confrontación. Aquí cada uno dice lo que quiere. Les pido respeto. Que no se hagan alusiones personales a nadie. Respetemos las posturas de todos a cada uno. No me haga que le llame al orden una segunda vez, señor Jiménez”, cerró Bosquet.

Publicidad

Ciudadanos, a favor de dotar de fondos la ley

La portavoz de Ciudadanos, Maria del Carmen Rodríguez Granado, manifestó el compromiso de su partido, que comparte el Gobierno de Andalucía con el PP, con el “cumplimiento de la legalidad vigente” y manifestó estar de acuerdo con el “espíritu de la moción” presentada por el PSOE. “Estamos a favor de que se aplique la ley. Debe dotarse de fondos independientemente de quién esté en el gobierno. Las grandes naciones dignifican a sus fallecidos. Es una medida de gran nación”, agregó Rodríguez.

Sin embargo, rechazó los plazos que recogen los socialistas en la iniciativa. “Se proponen unos plazos imposibles. Ahora vienen con las prisas. ¿Cuál es el fin de esta moción? ¿A qué viene este ataque de prisa? ¿Se acercan las elecciones? Siento vergüenza ajena. Utilizan la Ley de la Memoria Histórica para meter por la puerta de atrás una fecha para sacar los presupuestos del año que viene. Qué feo es usar esta ley para ponerle fecha a los presupuestos”.

“Da vergüenza ajena -prosiguió la portavoz de Ciudadanos- ver que algunos de los puntos solo buscan seguir alimentando la crispación. No queremos eso. Es irresponsable hacer de cada asunto un motivo de confrontación. Lo ideal sería que no se tuviese que hablar de esto, de la necesidad de reparación que tienen las víctimas. Y Se tienen que hablar de ello porque a lo largo de estos años no se ha hecho. Con la mayoría de puntos, no hay problema. Condenamos todo tipo de tiranías. Otros partidos, no. Valoramos positivamente lo expuesto en materia de memoria histórica y democrática”.

Ana Naranjo ejerció como portavoz de Adelante Andalucía en el debate de la moción. También reprochó al PSOE que se hubiera perdido la ocasión, en sus años en el Gobierno de exhumar las fosas. Naranjo, que es profesora de historia, recordó lo obvio: “Aquí no hay bandos. Se trata simplemente de defender valores democráticos. No hablamos de argumentos partidistas, se trata de defender los valores democráticos”.

Luego, describió un escenario en el que la “derecha no ha querido desvincularse del franquismo, a diferencia de las derechas de otros países”. “Tenemos que denunciar que hay una pervivencia del franquismo sociológico que también tiene una explicación histórica. Aquí tuvimos la desgracia de que Franco muriera en la cama. Y 80 años más tarde seguimos perdiendo el tiempo. Esta es una de las leyes más consensuadas de nuestro país”.

Naranjo acusó al PP de asumir los postulados de la ultraderecha. “Asumen también ese pacto con Vox por el cual ustedes están en el gobierno. Esto tendrá consecuencias en el deterioro de la normalidad democrática y minimizará el riesgo de pacto con los ultras. Mientras no se condene la dictadura, es imposible un consenso en torno a la memoria de las víctimas”.

La diputada de Adelante abundó en este razonamiento: “El negacionismo es delito en otros países como Alemania. La equidistancia no contribuye a la memoria de las víctimas, sino que pone al mismo nivel a víctimas y verdugos. Esto es una cuestión de derechos humanos. Así lo relata la ONU. Son delitos de lesa humanidad. Imprescriptibles. Todos los españoles fuimos víctimas de la represión. No es una cuestión de bandos. Todas las mujeres fuimos las víctimas”.

Javier Fernández, por el PSOE, defendió la moción y arremetió contra el discurso revisionista de Vox. “Causa general. No queremos otra. Sino atender a quien necesite verdad, reparación y justicia. No queremos ningún tipo de oportunismo. Estamos en un Estado de derecho, no podemos permitir que se incite al odio. Que se llame buscadores de huesos a quienes quieren reparar los derechos de las víctimas. Asistimos a un nuevo proceso de revisionismo histórico y hacer ver que Franco no era tan mala. Lo era. Dejo a muchos en la cuneta”.

“El compromiso del PSOE está fuera de esta Cámara, está con las víctimas, con la memoria que es necesaria. Ese es el interés. Es un compromiso por hacer una ley efectiva. Eso es lo que buscamos. Si ustedes buscan otro interés. allá ustedes. El problema lo tienen con los andaluces y andaluzas que luchan por la reparación, la justicia y la verdad”, afirmó Fernández.

“Hay un camino por delante. En ese camino estará siempre el PSOE, pero el camino que ha cogido el PP es otro camino. El de disfrazar en las palabras concordia el negacionismo. Quieren echar un manto de tierra sobre la memoria de las víctimas”, remachó Fernández.

El PSOE aceptó las enmiendas de Adelante Andalucía a su moción y rechazó las de Ciudadanos y PP. Esta tarde se vota.

Publicidad

Publicidad