Cargando...

Secciones

Publicidad

Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. FOTO: JuanJo Martin/EFE

El PSOE evita hablar de pactos, pero dice que ni excluye a Ciudadanos ni a otros partidos

Publicidad

Los votantes del PSOE prefieren pactar con Podemos, pero también hay un amplio respaldo a un acuerdo con Albert Rivera. La propuesta lanzada por Ábalos no genera el rechazo que sí provoca un pacto con independentistas. Sólo habrá veto Vox.

Política

El PSOE no quiere hablar de pactos postelectorales, pero la preferencia de pactar con Ciudadanos antes que con los independentistas, expresada por el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en una entrevista en El Español, ha vuelto a colocar el debate en primera línea.

Publicidad

La consigna oficial, expresada por la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, en reiteradas ocasiones durante la conferencia de prensa del pasado lunes, es que si Pedro Sánchez está en condiciones de afrontar una investidura están dispuestos a llegar a acuerdos con todos los grupos de la Cámara, excepto Vox, en función de su programa político. Y, entra esas posibilidades sí se contempla pactar con Ciudadanos si cambia la actitud que está manteniendo en campaña, "pero eso también incluye al Partido Popular", añaden.

La preferencia de la dirección del PSOE, no obstante, es un acuerdo con Unidas Podemos si suman los escaños suficientes, y si el partido de Pablo Iglesias mantiene una actitud diferente a la del 2015, lo que algunos dirigentes no ven tan claro. Pero, el principal problema está en que, actualmente, ninguna de las encuestas da una mayoría suficiente al PSOE y el partido morado.

Ciudadanos ha arrancado la campaña instalando un cordón sanitario contra el PSOE y poniéndose como objetivo político echar a Pedro Sánchez de La Moncloa. En un principio, era un veto sólo nacional, aunque ahora se ha extendido a posibles pactos en autonomías tras las elecciones del 26 de mayo, como ha ocurrido en Madrid, donde también se rechaza cualquier acuerdo con Ángel Gabilondo.

Publicidad

En el PSOE se entiende el veto de Rivera como una estrategia política para frenar el discurso del PP en el que imputa a Ciudadanos que pueda volver a pactar con el PSOE como lo hizo en 2015. Pero se considera que una vez se conozcan los resultados electorales ya se verá el escenario que queda en el Congreso. "Nuestra propuesta para llegar a acuerdos va a ser nuestro programa electoral"; insiste Lastra.

Además, en el votante del PSOE no hay un rechazo a Ciudadanos y una parte significativa de los votantes socialistas se inclinan a un pacto con la formación de Rivera. Así, en una encuesta publicada esta semana por El Confidencial, el 40,3% de los simpatizantes socialistas preferirían tras las elecciones un acuerdo con Unidas Podemos, pero un 27,8% está más a favor de un pacto con el partido naranja. En esta encuesta se dice que el porcentaje de quienes apoyan un acuerdo del PSOE con los independentistas o la “gran coalición” con el PP es mínimo.

Publicidad

No obstante, en el último sondeo de Metroscopia hay una mayoría de votantes del PSOE se inclinan por el acuerdo PSOE y Unidos Podemos, incluyendo a ERC, porque las tres fuerzas sí podrían sumar mayoría absoluta. En total, el 64,5% de los encuestados prefieren esta coalición.Pero, también casi un 62% se muestra favorable a un acuerdo del PSOE con Ciudadanos.

La diferencia tampoco es demasiada entre ambas preferencias en la encuesta postelectoral realizada por el CIS tras las elecciones andaluzas y referida a la situación política de esta comunidad, donde un 15,% de los encuestados apoyaría un pacto PSOE-Adelante Andalucía; pero un 10,6% era más partidario de un acuerdo con Ciudadanos.

Publicidad

Lo que parece descartado es la posibilidad de un acuerdo PSOE-Unidas Podemos-Ciudadanos como intentó Sánchez en 2015. No obstante, hay que recordar que en aquella ocasión era el acuerdo preferido por el 42% de los votantes socialistas, frente al 28% que quería solo pactar con el partido de Pablo Iglesias, según una encuesta de la Cadena Ser de 2016. El veto mutuo que hay entre ambas formaciones hace imposible el tripartito.

No obstante, desde la dirección del PSOE, a modo de hipótesis, dicen que cualquier acuerdo con Ciudadanos sólo sería posible si las "tres derechas" no suman mayoría absoluta en la Cámara Baja, porque existe el pleno convencimiento en Ferraz de que el partido de Rivera prefiere pactar con el Partido Popular si se repite un escenario político similar al de Andalucía, y tuvieran mayoría absoluta con el apoyo de la formación de Santiago Abascal. "Si las tres derechas suman, gobernarán. Eso está muy claro", afirmó Lastra. 

Publicidad

Publicidad