Cargando...

Secciones

Publicidad

La obra atacada, Con Flores para María, de la artista Charo Corrales. - EUROPA PRESS

intento de censura en Córdoba "Quiero que se exponga la obra rajada. Ese trabajo ya va a ser así"

Publicidad

La derecha monta un escándalo en Córdoba a cuenta de la exposición 'Maculadas sin remedio', un proyecto colaborativo que reflexiona sobre los estereotipos que pesan sobre la mujer. Una de las obras, de la artista Charo Corrales, fue atacada

Política

¡Merdre! Como si se tratase del estreno de Ubú Rey, en el teatro de L’Óeuvre, en París en 1890, que, según las crónicas, acabó en escándalo y bronca monumental, la exposición colectiva Maculadas sin remedio que se inauguró en la Diputación de Córdoba hace una semana ha agitado, a las puertas de las elecciones municipales, la vida social y política de la ciudad andaluza.

Publicidad

Una de las obras, Con Flores para María, de la artista Charo Corrales, ha sido rajada por autor o autora, que, de momento, no ha sido atrapado por la policía. El portavoz del PP en la Diputación, Andrés Lorite, destapó la caja de los truenos al pedir al principio de la semana el cierre de la exposición y, al no conseguirlo, se fue a la Fiscalía a poner una denuncia penal, nada menos, por una supuesta ofensa contra los sentimientos religiosos del artículo 525 del Código Penal.

Únete a nosotros

Además del PP, Vox y Ciudadanos han exigido también el cierre inmediato de la exposición. Sin embargo, esta se mantendrá en pie hasta el próximo 2 de junio, tal y como estaba previsto, según indicaron a Público fuentes de la Diputación, que gobiernan PSOE e IU.

Esta es, así, otra triste historia, una más, que habla de sobreactuación, de intolerancia y, en el fondo, de la pretensión de algunos de ponerle límites estrechos, vinculados a una interpretación idólatra de la moral y de los símbolos católicos, a la libertad de creación y expresión. Uno, a la vista de la polémica, podría concluir que el arte, en todas sus formas, sigue siendo un remedio válido para epatar y alborotar al respetable. El espíritu del joven Alfred Jarry, gran renovador del teatro con la obra Ubú Rey, una extraordinaria sátira del poder, sigue vivo en Córdoba.

Publicidad

Público mantuvo este jueves con Charo Corrales, la autora de la obra atacada, una conversación telefónica en la que esta explicó que la exposición (enlace al catálogo) “es un proyecto colaborativo de catorce artistas sobre los estereotipos que pesan sobre la mujer y han pesado a lo largo de la historia”.

“Aquí [en Andalucía] tenemos a Murillo [Bartolomé Esteban, pintor barroco] y su exaltación de la Virgen María con todas sus cualidades. Pero la mujer real tiene manchas y vive con esas imperfecciones. Queríamos invitar, a través de un imaginario diferente, a la reflexión. No hay más. La intención no es ofender a nadie”, añadió la artista.

Publicidad

“La exposición estaba en su contexto adecuado. Un contexto artístico. Si no te gusta, no vayas a la exposición. Todo es absurdo. No entiendo lo que está pasando. Nunca ha habido una reacción así”, agregó Corrales.

Corrales reflexionó de este modo sobre el escándalo y la polémica: “Da un poco de miedo todo lo que está pasando. Si el derecho a la libertad de expresión no se respeta, ¿en qué país vivimos?”. “Si no fuera esta obra, sería otra. Es para ver los comentarios en Facebook. Está visto que o eres una virgen o eres una guarra”, añade.

Bronca en la Diputación

Este miércoles, los diputados del PP se levantaron de un Pleno en la Diputación en plena bronca con la delegada de Igualdad, Ana Guijarro (IU), impulsora de la exposición, y el presidente, Antonio Ruiz (PSOE), a cuenta de la exposición. El adjetivo “misógino” utilizado por Guijarro en su relato causó la indignación de Lorite, que pidió amparo a Ruiz. Este le replicó de manera contundente: “¿Y quién nos ampara de usted que dice que ofendemos a la religión, a la fe católica?”.

Publicidad

La exposición, según dijo hace unos días Guijarro y recoge Antena 3, “cuestiona el rol impuesto a la mujer desde el principio de los tiempos hasta la actualidad; entre las cuestiones que se plantean las artistas están cómo somos, quiénes somos, cómo vivimos la sexualidad o cuál es nuestro mundo”. El objetivo es “continuar planteando, destacando, visibilizando y trabajando sobre la feminidad escondida, buscar la mácula de que las mujeres formamos parte, realzar nuestra naturaleza, trabajar para denunciar que no somos ciudadanas de segunda”.

“La exposición estuvo en Huelva y en Sevilla, ciudades de parecidas condiciones socioculturales a las de Córdoba, y no ha suscitado la más mínima polémica. ¿Por qué aquí sí?”, se preguntó el presidente de la Diputación. “Porque estamos en elecciones y porque aquí tenemos al señor Lorite. El otro día le escuchaba en la cadena SER y no sabía si escuchaba al señor Lorite o al espíritu de Torquemada que había vuelto”, se respondió Ruiz.

Corrales quiere que la obra atacada vuelva a colgarse en la exposición. “Lo que quiero es que dejen la obra rajada, pero el presidente de la Diputación ha dicho que no. La han retirado y han puesto un cartel diciendo lo que ha pasado. Queremos que vuelvan a poner el cuadro y al lado que expliquen lo que ha pasado”. La artista explica por qué en una sola, triste y valiente frase: “Esa obra ya va a ser así”.

Corrales señaló a Público que, a pesar de todo, va a seguir trabajando.

Publicidad

Publicidad