Cargando...

Secciones

Publicidad

Juanma Moreno, hoy en el Parlamento de Andalucía. Europa press

Sesión de control al presidente de la Junta de Andalucía Moreno defiende con uñas y dientes su gobierno y acusa al PSOE de insultar a Vox

Publicidad

El PP se alinea con la izquierda para defender la financiación de Andalucía frente a sus socios Cs y Vox

Política

Fue la sesión de control más tensa desde que Juanma Moreno accedió a la presidencia de la Junta de Andalucía. PSOE y Adelante Andalucía subieron el tono de la crítica y Moreno acabó por ponerse serio. Habitualmente relajado, el presidente se molestó cuando Susana Díaz, secretaria general del PSOE, le dijo que actuaba como un “perdonavidas” y que tuviera el “el decoro que tiene que tener el presidente cuando se dirige a la líder de la oposición” y, en su respuesta, le dijo a Díaz que ella le había dedicado múltiples “insultos e improperios” cuando sus roles eran los contrarios y le reprochó a continuación que se pasaba todo el día “insultando” a Vox.

Publicidad

Moreno, una vez más, defendía así con uñas y dientes a su Gobierno, y le daba a su socio de investidura, el partido de ultraderecha, a quien necesita para aprobar cualquier cosa de importancia, lo que este le reclama: homologación. Moreno dijo que los diputados de Vox son “dignos representantes del pueblo andaluz sentados en el Parlamento”. Díaz le había instado a explicar si iba a seguir dependiendo de Vox y le recordó que no había ganado las elecciones. “Dígame usted el primer presidente autonómico que es presidente no con el voto de los andaluces, sino con el voto de la extrema derecha. Busque en su apellido. Empieza por M”.

Únete a nosotros

Horas después de este encontronazo entre Moreno y Díaz se votaba una proposición no de ley (PNL) del PP sobre financiación autonómica que ha provocado una discrepancia de fondo -que mantienen abierta desde la pasada legislatura- entre los socios que gobiernan la Comunidad. Es la primera votación en la que discrepan. El PP se alineó -de nuevo- con PSOE y Adelante,  frente a sus socios Ciudadanos y Vox a la hora de defender la financiación de Andalucía en los términos pactados la pasada legislatura, cuando la hoy ministra de Hacienda, María Jesús Montero, era consejera de Hacienda en el Gobierno de Andalucía. Ciudadanos y Vox votaron en contra.

La enmienda que aceptó el PP a PSOE y Adelante reza así: “El parlamento de Andalucía se muestra favorable a que se cumpla en todos sus términos el contenido del dictamen […] aprobado por el Pleno de la Cámara […] en aras a la defensa de los intereses de Andalucía por lo que insta al Consejo de Gobierno para que […] en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera asuma como elementos esenciales […] las disposiciones” del dictamen.

Publicidad

La reforma de la financiación autonómica será uno de los temas prioritarios para el Gobierno de Pedro Sánchez a lo largo de la legislatura, según ha manifestado la ministra Montero. Ella fue una de las muñidoras del pacto que hoy defienden el PP, el PSOE y Adelante. Ciudadanos se mostró en contra la pasada legislatura y también ahora. Vox tampoco lo suscribe.

El acuerdo recoge como líneas maestras las siguientes: recoge la infrafinanciación de Andalucía por la “mala” aplicación del actual modelo y considera adecuado un mecanismo de reestructuración de la deuda autonómica en manos del Estado y el acceso en igualdad a los servicios públicos.

Publicidad

La Junta, cuando la gobernaban los socialistas, estimó que el sistema en general requería de 16.000 millones más al año, de los que Andalucía debía recibir unos 4.000 millones anuales, y este cálculo fue finalmente incluido por el PSOE en el acuerdo que ha salido adelante.

El dictamen introduce nuevas variables para el cálculo de la financiación adecuada de los servicios públicos que presta la administración autonómica (sanidad, educación, dependencia) como la población ajustada, el número de universitarios, la tasa de paro, la pobreza o los dependientes. Mantiene la cesión del 50% del IRPF y aboga por elevar los porcentajes de cesión del IVA, así como de los Impuestos Especiales al 70 % para dar suficiencia a las cuentas de la Comunidad.

Publicidad

El debate sobre financiación

Los otros puntos de la PNL del PP se han votado de manera diferente. Así la Cámara rechazó, con los votos en contra de PSOE-A, Adelante Andalucía y Vox y el apoyo de PP-A y Cs pedir que el futuro Gobierno de la Nación tenga finalizado el nuevo sistema de financiación autonómica para su aplicación en el ejercicio 2020.
El parlamento también ha instado a la Junta a defender los intereses de Andalucía liderando y coordinando una “alianza” que agrupe las reivindicaciones de las cámaras legislativas autonómicas, a los titulares de la Presidencia de las comunidades, a las fuerzas políticas y a los agentes sociales.

Todo ello, “con el fin de reformar de manera urgente el modelo de financiación autonómico y contra la decisión que tomó el presidente del gobierno socialista y su ministra de Hacienda de paralizar la reforma puesta en marcha por el anterior Ejecutivo (pactada en la VI Conferencia de Presidentes Autonómicos del 1 de enero de 2017) y mantener prorrogado el actual sistema hasta la fecha”. Este punto ha salido adelante con el apoyo de PP-A, Cs y Vox, y el rechazo de Adelante y PSOE-A, según recoge Europa Press.

En defensa de la iniciativa, el portavoz del PP-A en el Parlamento, José Antonio Nieto, ha argumentado que el actual modelo ha supuesto para Andalucía "una importante pérdida de recursos financieros, fruto de la infrafinanciación que le ha proporcionado el sistema, puesta de manifiesto por todos los estudios de instituciones y expertos al respecto”.

Según ha explicado, "a la vez que ha generado un sentimiento de agravio y de desigualdad entre las distintas comunidades que ha avivado el enfrentamiento y la división entre gobiernos autonómicos y entre españoles". "Ese perjuicio para Andalucía, que hoy todos reconocen, es una evidencia y contrasta con el apoyo entusiasta que el PSOE y el Gobierno andaluz ofreció en 2009", ha añadido.

El diputado del PSOE-A Antonio Ramírez de Arellano ha manifestado que estamos hablando de dos cuestiones fundamentales para el desarrollo económico y social de Andalucía: la financiación suficiente para la prestación de los servicios públicos fundamentales y de las inversiones que necesita esta comunidad. Ha criticado que el PP-A pretenda hacer responsable al Gobierno de Pedro Sánchez de la actualización del modelo de financiación, como si el anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy no hubiera existido y al que no reclamaron esa reforma.

Ha manifestado que hay una clara "discrepancia" entre los partidos sobre la reforma del modelo de financiación y se ha referido a la "hiperactividad" que le ha entrado al PP-A a la hora de reclamar la modificación del modelo de financiación desde que Pedro Sánchez llegó al Gobierno central. Ha acusado al PP-A de intentar generar "confrontación" entre los partidos sobre este asunto y de querer "romper" los consensos parlamentarios alcanzados. Ha indicado que parece que el PP-A se ha dado cuenta de la importancia que tiene la financiación autonómica una vez que le ha tocado elaborar unos presupuestos de la comunidad.

En nombre de Cs, Pau Cambronero ha hecho hincapié en que su formación siempre va a trabajar por garantizar la igualdad de todos los españoles "aunque en ocasiones nos hayamos quedado solos", de modo que demanda la reforma urgente del sistema "para garantizar los servicios públicos y la igualdad, para que se consiga justicia y equidad, porque no queremos una España a distintas velocidades”.

Con todo, ha defendido que la reforma del sistema "no puede ir en modo alguno ligada a una subida de impuestos como parece que quiere el PSOE-A", así como pide que se prevea un sistema de evaluación "serio y eficaz". "La financiación debe lograr un objetivo que ahora no cumple como es garantizar la igualdad, y Andalucía debe ser motor para lograr ese objetivo equitativo", ha zanjado el diputado de Cs.

Por Adelante Andalucía, José Luis Cano ha avisado de que esta iniciativa demuestra que "si Andalucía en esta década ha vuelto al furgón de cola, en gran parte la responsabilidad también es del PP-A", cuando ha criticado que "su única intención de escenificar un ping pong de irresponsabilidades entre 'populares' y socialistas, con una actitud acomplejada que demuestra que no saben salir de una lógica electoralista y bipartidista”.

A su juicio, "pretenden esconder que están rotos como gobierno porque PP-A y Cs tienen diferencias complejas sobre el fondo del asunto", mientras ha criticado que "invocan la unidad pero no cuestionan que lo que necesita Andalucía y lo que aprobó el Parlamento: que es necesario que la tarta sea más grande". "No vamos a permitir que Andalucía siga siendo campo de batallitas partidistas", ha agregado para señalar que esta iniciativa "no aporta nada salvo un relato incendiario que busca esconder los problemas reales para dividir y separar, que es lo que más gusta a la derecha española”.

Finalmente, el presidente del grupo parlamentario de Vox, Francisco Serrano, ha indicado que comparte con el PP-A que el sistema actual de financiación supone un "fracaso" porque es "injusto, genera desigualdad, división y enfrentamiento y resulta perjudicial para los andaluces y otros españoles". Si bien, considera que esta iniciativa "persiste en el error de una visión parcial de la gestión pública, en la que solo importa obtener más recursos para seguir gastando y no se dedica ni una línea a repensar el gasto público en manos de las comunidades".

Publicidad

Publicidad