Cargando...

Secciones

Publicidad

GRÁFICO ASTURIAS 26M

Elecciones 2019 Uno de los socialistas del “no” a Rajoy, favorito para gobernar en Asturias

Publicidad

Adrián Barbón, uno de los dirigentes del Principado que se mantuvo fiel a Sánchez, busca convertirse en el sustituto de Javier Fernández al frente del Ejecutivo autonómico. La derecha, por su parte, llega fragmentada en cuatro partidos. Mañana te ofrecemos el balance de la última legislatura y las perspectivas para las elecciones en Castilla-La Mancha y Castilla y León.

Política

Quiso el destino que las elecciones autonómicas de Asturias prácticamente coincidan con un cumpleaños electoral: el pasado 8 de mayo (un día antes del arranque de campaña) hizo 36 años de la primera cita asturiana con las urnas. En aquellos comicios resultó vencedor el PSOE, que llevaba como candidato al escritor Pedro de Silva. Desde entonces ha habido en esta tierra –De Silva incluido- siete presidentes. Cinco de ellos consiguieron el bastón de mando bajo las siglas del socialismo.

Publicidad

Si los pronósticos electorales aciertan, el listado de mandatarios del PSOE sumará el próximo domingo un nuevo nombre. El abogado Adrián Barbón, uno de los socialistas asturianos que defendió el no a Mariano Rajoy en la investidura de 2016, tiene todas las papeletas para convertirse en el sucesor de Javier Fernández, actual presidente asturiano e inconfundible símbolo del sector contrario a Pedro Sánchez en la formación socialista.

Este lunes, Barbón recibió al presidente de España (en funciones) en Oviedo, junto a quien dio un paseo por el centro de la ciudad. Le acompañaban –entre otros dirigentes- Adriana Lastra, también asturiana y también sanchista, y el candidato a la alcaldía de Oviedo, el actual regidor Wenceslao López. Sus rostros distendidos coincidían con lo que aventuran los sondeos: en el Principado, los socialistas podrían obtener entre 15 y 18 parlamentarios, lo que supondría un leve ascenso respecto a los 14 actuales. Así lo dibujó la última encuesta del CIS y lo confirmó una posterior consulta de Invesmark para el diario El Comercio (Grupo Vocento).

Publicidad

Quien aspire a conquistar la mayoría absoluta debe reunir 23 escaños, por lo que el PSOE –que en esta última legislatura ha gobernado en minoría- necesitaría mirar hacia otras fuerzas políticas. Si busca por el lado de Podemos e IU –que acuden por separado-, podría sumar: la formación morada, que lleva como candidata a la filóloga y licenciada en Ciencias Políticas Lorena Gil, obtendría entre siete y nueve escaños, lo que en el mejor de los casos supondría mantener el número actual (dispone de nueve asientos en el Parlamento autonómico).

Únete a nosotros

Mientras tanto, IU, con la eurodiputada Ángela Vallina como número uno, podría obtener cuatro o cinco representantes según el CIS y dos o tres de acuerdo al sondeo publicado por El Comercio. En la última legislatura, la formación de izquierdas tenía cinco escaños.

Foto de archivo del Parlamento asturiano. JUNTA GENERAL DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS

Jacobo Blanco, decano del Colegio Oficial de Ciencias Políticas y Sociología del Principado de Asturias, advierte sobre la “fragmentación y atomización” del mapa político en esta comunidad, “algo que viene de hace diez años aproximadamente” y que, a su criterio, contribuye a que el escenario local se caracterice por la “inestabilidad política” y la ausencia de “gobiernos fuertes”. “Estas elecciones se ven condicionadas porque tenemos 45 diputados a repartirse entre siete partidos que pueden obtener representación”, apuntó a Público.

Publicidad

El PP, favorito de la derecha

Dicha fragmentación se nota en la izquierda y se confirma en la derecha: si por el lado progresista hay tres candidaturas distintas, en el flanco derecho hay otras cuatro opciones con probabilidades de obtener representantes en el Parlamento.

Hay que remontarse hasta 1995 para encontrar un presidente asturiano del Partido Popular

El favorito en las quinielas de la derecha es el PP, aunque eso no significa que tenga grandes posibilidades de gobernar. De hecho, hay que remontarse hasta 1995 para encontrar un presidente asturiano popular. Aquel año, el gijonés Sergio Marqués consiguió entrar al Palacio de Asturias bajo las siglas del PP, aunque cuatro años después salió de allí convertido en líder de la Unión Renovadora Asturiana. El motivo del cambio de partido fueron las desavenencias entre Marqués y otros dirigentes regionales, entre los que se encontraba el ex ministro Francisco Álvarez Cascos.

Publicidad

Las encuestas dicen que el PP podría obtener entre 10 y 11 escaños, lo que en el mejor de los casos supondría revalidar el número actual de asientos. Su candidata, Teresa Mallada –ex presidenta de la empresa pública Hunosa-, lleva en la mochila una grave crisis interna: su designación como candidata fue decretada por Pablo Casado desde Madrid, lo que a su vez supuso descabalgar a la presidenta regional del PP, Mercedes Fernández. Además, Génova ordenó el cese de Luis Venta, número dos del partido en Asturias y miembro del comité ejecutivo nacional, a quien se le acusa de haber enviado una carta amenazante al portavoz popular en el ayuntamiento de Gijón, Pablo González.

A pesar de todo esto, el PP podría liderar el bloque de la derecha. Competirá por la hegemonía con Ciudadanos, formación que lleva como candidato a Juan Vázquez, ex rector de la Universidad de Oviedo. Según el CIS, el partido naranja podría obtener 4 o 5 escaños, mientras que el sondeo de Invesmark para El Comercio indica que alcanzaría los 8 representantes. Actualmente tiene tres.

La caída de FAC

El desastre electoral podría caer en la sede de Foro Asturias, el partido regionalista de derechas con el que Álvarez Cascos consiguió alcanzar la presidencia autonómica en 2011. Ocho años después, los sondeos señalan que no obtendría más de dos o tres escaños. El CIS augura incluso que podría quedarse fuera del Parlamento asturiano, donde hasta ahora cuenta con tres representantes. Su candidata es la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón.

El gran misterio de la jornada electoral será Vox. El partido de Santiago Abascal inició su campaña para las elecciones generales en esta comunidad, honrando a Don Pelayo. En la cita con las urnas del pasado 28 de abril recibió en Asturias 71.454 votos (11,49%), casi un punto y medio más de lo obtenido a nivel estatal (10,26%). Tras obtener un escaño en el Congreso por Asturias, ahora podría irrumpir en el Parlamento regional con uno o dos representantes. Lo hará bajo el liderazgo del abogado Ignacio Blanco.

Publicidad

Publicidad