Cargando...

Secciones

Publicidad

El lehendakari, Iñigo Urkullu junto al portavoz del Ejecutivo vasco, Josu Erkoreka/EFE

Urkullu inicia el camino de los Presupuestos, que podría acabar en elecciones anticipadas

Publicidad

El Consejo de Gobierno aprobará este martes las directrices del futuro proyecto. Se prevé que las conversaciones oficiales con los partidos empezarán después del verano. El PP tiene la mano tendida, pero pone condiciones.

Política

Antes de mover ficha hace falta colocar el tablero. Este martes, el Gobierno Vasco empezará a trazar el mapa sobre el que previsiblemente transcurrirán los últimos Presupuestos de esta legislatura. Si la cosa sale bien, Iñigo Urkullu se mantendrá al frente del Ejecutivo autonómico hasta algún domingo de octubre de 2020. Si vuelve a fracasar, podría haber elecciones anticipadas a finales del invierno o comienzo de la primavera.

Publicidad

El primer paso se dará en el Consejo de Gobierno semanal. Allí se aprobarán las directrices económicas que marcarán la elaboración de las futuras cuentas por parte del Departamento de Hacienda y Economía que dirige Pedro Azpiazu. “Se trata del espíritu de los Presupuestos”, resumieron a Público fuentes del Ejecutivo autonómico.

Es el inicio del camino. Luego –se estima que después del verano- llegará la hora de iniciar los contactos con los grupos políticos del Parlamento Vasco, con el objetivo de ver quiénes podrían darle a Urkullu ese respaldo que necesita para sacar adelante el proyecto. El PNV gobierna en esta comunidad junto al PSE, aunque lo hace en minoría: nacionalistas y socialistas están a un escaño de la mayoría absoluta.

Ahí está una de las claves de esta legislatura. Más allá de la solidez que el PNV ha demostrado en las últimas elecciones generales, municipales y forales –ha crecido en cada una de esas citas con las urnas-, lo cierto es que la acción del Gobierno de Urkullu sigue condicionada por esa ausencia de mayorías.

Publicidad

El Ejecutivo autonómico consiguió resolver su situación gracias al PP, que le permitió sacar adelante los dos primeros Presupuestos de la legislatura. Sin embargo, las relaciones entre nacionalistas y populares se rompieron en 2018 como consecuencia de un terremoto registrado en Madrid: la decisión del PNV de respaldar la moción de censura contra Mariano Rajoy quebró el vínculo que había entre ambas formaciones a nivel de Euskadi.

Así las cosas, Urkullu no logró aprobar los Presupuestos de este año. Sin embargo, tras el intenso periodo electoral –en el que el PNV se ha visto reforzado y los populares han caído de forma clara-, el escenario podría ser otro. Fuentes del PP vasco señalaron a Público que su grupo parlamentario mantendrá una posición de “exigencia”, sin cerrar la puerta a que puedan aprobar las Cuentas. Eso sí, “en caso de que el Gobierno Vasco quiera el apoyo del PP –apuntaron- tendrá que acercarse a nuestras posiciones en materia presupuestaria, y también en materia política”. Serán precisamente estas últimas las más complicadas.

Publicidad

Ni autogobierno, ni Navarra

A la hora de poner condiciones, los conservadores reclaman a los nacionalistas que no haya ningún acuerdo con EH Bildu en materia de reforma de autogobierno, así como que no se impida el acceso de Navarra Suma –coalición integrada por UPN, PP y Ciudadanos- al Gobierno de Navarra. Este punto es aún más complejo, ya que Geroa Bai –coalición en la que está integrada el PNV- está firmemente comprometida con el impulso de un gobierno de progreso liderado por el PSN, aunque para ello haría falta –además del apoyo de Podemos y de Izquierda-Ezkerra- la abstención de EH Bildu.

"La pelota está en el tejado del Gobierno Vasco", señalan desde el Partido Popular

En ese contexto, el Gobierno Vasco también podría probar suerte con EH Bildu y Elkarrekin Podemos, aunque se estima que será difícil avanzar por alguna de esas vías. El portavoz del Ejecutivo autonómico, Josu Erkoreka, dijo hace algunos días que hablarán con todos los partidos, pero tanto en Ajuria Enea como en los despachos del Departamento de Economía saben que siempre será más fácil con el PP. “La pelota, en cualquier caso, está en el tejado del Gobierno”, señalaron desde ese partido.

Publicidad

Si no encuentra socios para aprobar las cuentas, el lehendakari podría adelantar la convocatoria de elecciones autonómicas. En tal sentido, fuentes gubernamentales subrayaron que ese hipotético adelanto “no será hasta 2020”, de manera que el Ejecutivo prevé llegar hasta el final –léase diciembre- a la hora de buscar los apoyos necesarios que le permitan aprobar el proyecto presupuestario. “Lo que está claro es que en lo que resta de 2019 no habrá elecciones autonómicas”, subrayaron.

El apoyo del PSE

A falta de conocer si habrá o no un partido que le apoye, el lehendakari da ya por descontado que sus socios del PSE le acompañarán hasta el final. No en vano, las respectivas direcciones del PNV y de la formación socialista han alcanzado este lunes un preacuerdo para mantener el control de un buen número de ayuntamientos, así como de las tres diputaciones de Euskadi.

"En líneas generales, el acuerdo se enmarca en términos muy similares al que ambas formaciones suscribieron en 2015 y que deparó un resultado muy satisfactorio en la pasada legislatura", informaron ambos partidos en una breve declaración conjunta. El pacto se encarriló el fin de semana tras la decisión del PNV de impedir que su líder en Irún, Xabier Iridoy, le disputase la alcaldía a José Antonio Santano (PSE), con quien mantiene una pésima relación.

En cualquier caso, las relaciones entre ambos partidos no se limitan únicamente a la Comunidad Autónoma Vasca. El PNV será también un socio a tener en cuenta por Pedro Sánchez para tratar de sacar adelante su investidura. Así lo confirmó este lunes desde Madrid el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, quien este lunes restó trascendencia al ofrecimiento formulado por Javier Esparza, líder de UPN, respecto a canjear la abstención de los dos diputados de Navarra Suma por el Gobierno de la Comunidad Foral, al cual debería renunciar el PSN. "La investidura no está en función de los votos de UPN porque esa aritmética comporta la resta de otros seis", afirmó en alusión al apoyo que perdería por parte del PNV en el Congreso.  

Primarias socialistas

En ese contexto, el PSE ha anunciado este lunes que inicia el procedimiento para designar a su candidata o candidato a lehendakari. Según anunció la formación socialista, la recogida de avales se desarrollará entre el 16 y el 28 de junio, mientras que las primarias se celebrarán el 13 de julio. En caso de que hubiese dos candidaturas y ninguna de ellas lograse más del 50% de los votos, habría una segunda vuelta el sábado 20 de julio.  

Publicidad

Publicidad