Cargando...

Secciones

Publicidad

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la reunión mantenida esta mañana en el Congreso / EFE

PSOE y Podemos Sánchez sigue resistiéndose a la entrada de dirigentes de Unidas Podemos en el Gobierno

Publicidad

En el PSOE piensan que no hay un clima de confianza suficiente para que estén en el Consejo de Ministros y pesa mucha que el resto de aliados necesarios para la investidura tampoco ven esta fórmula con bueno ojos. Iglesias mantiene su apuesta por liderar carteras sociales y no está por la labor de apoyar una investidura del candidato socialista si no cede.

Política

Pedro Sánchez sigue resistiéndose y sigue sin ver la entrada de miembros de Unidas Podemos en el Gobierno y, de hecho, no dio garantía alguna a Pablo Iglesias de que lo vaya a hacer, según distintas fuentes consultadas. No obstante, este martes iniciaron las conversaciones para negociar "un gobierno de cooperación" pero ninguna de las partes han aclarado qué significa esta fórmula y si conlleva que haya miembros de los dos partidos. Así, aunque se ha destensado la relación y ahora vendrán más reuniones, tampoco han avanzado en un entendimiento real entre las dos posturas.

Publicidad

El candidato a la Presidencia del Gobierno sigue queriendo un Gobierno del PSOE con la incorporación de algún independiente de prestigio cercano a la formación morada, según ha manifestado hasta ahora a personas de su entorno. 

Los argumentos que se manejan es que no hay un clima de confianza suficiente con Podemos para dar ese paso y llevarlos a la mesa del Consejo de Ministros. Aunque las relaciones entre ambos partidos y entre ambos líderes han mejorado desde el acuerdo programático en la etapa de Gobierno de Sánchez, se considera que estar presente en las decisiones del Ejecutivo es un paso arriesgado y que, además, puede salir mal a corto plazo.

También se aduce que no hay tradición de un Gobierno de coalición en el ámbito estatal y, sobre todo, que Podemos no ha obtenido un resultado electoral suficiente como para exigir estar en el Gobierno.

A todo ello se suma que la entrada de Podemos en el Gobierno genera rechazo en otros posibles aliados para la investidura. Es un secreto a voces que el PNV prefiere que no esté Podemos en el Gobierno y así lo ha hecho llegar. También que Coalición Canaria ha anunciado que no cuenten con sus dos diputados si la formación morada entra en el Ejecutivo o si firman un acuerdo programático con Iglesias. Tampoco le ilusiona un gobierno de coalición al Partido Regionalista Cántrabro, aunque eso no influirá en su previsible voto favorable a la investidura.

Podemos también mantiene su exigencia de coalición

Desde el entorno de Iglesias consideran que el Gobierno abre la puerta a negociar una coalición — aunque sea con otro nombre — y la dirección de Podemos mantiene que no están por la labor de apoyar una investidura sin compartir funciones del Ejecutivo. Es decir, que no les importa llamar "gobierno de cooperación" si esto facilita un entendimiento pero insisten que el punto final de la negociación tendría que traducirse en un acuerdo programático y una coalición con un número proporcional a los votos conseguidos en las pasadas elecciones. Ante los argumentos de los socialistas sobre el desplome del 26-M insisten en que estos resultados no cambian los de las generales y que siguen manteniendo 42 diputados que son necesarios para formar un Gobierno progresista.

Publicidad

Desde Unidas Podemos tampoco entienden la falta de confianza del PSOE después de haber trabajado juntos en el pacto presupuestario. "A Podemos se nos puede criticar por muchas cosas, pero saben que pueden creer en nuestra palabra. Saben que somos legales y gente seria", alega un dirigente del partido a este medio. Además, fuentes de las conversaciones aseguran que Sánchez está dispuesto a barajar las posibilidades pero que las resistencias internas y las presiones de los élites económicas hace que vaya con "pies de plomo"

El secretario general de Podemos ya expuso sus planes y, aunque no quiere poner nombres sobre la mesa, no se moverá de su posición inicial. Iglesias rebajó sus peticiones y lo puso más fácil al renunciar a exigir "ministerios de Estado" y pedir liderar carteras sociales. Competencias con las que puedan hacerse cargos de cambios, sobre todo, económicos y laborales como reducir la temporalidad o garantizar justicia fiscal, apuntando a los ministerios de Trabajo o Hacienda o a una vicepresidencia de Nueva Economía. Aunque a día de hoy todos son ejemplos de posibilidades de acuerdo y no hay ninguna propuesta definida sobre la mesa. Asumen que será una negociación "dura" y "larga" que deben liderar los socialistas y que ellos mantendrán con "discreción". El 'no' claro del PP y Ciudadanos a facilitar una investidura con la abstención creen que facilita un entendimiento ya que descartan que Sánchez llegue a una votación sin tener los apoyos. 

Publicidad

Publicidad

Publicidad