Cargando...

Secciones

Publicidad

El presidente de la Generalitat en funciones y secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig. /EFE

Ximo Puig afronta en unas horas una investidura que sigue en el aire

Publicidad

Incertidumbre sobre lo que pasará este miércoles en Les Corts Valencianes después de complicarse el acuerdo entre PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem-Esquerra Unida. La formación morada ha abandonado la mesa de negociaciones.

Política

El abandono de la mesa de negociación por parte de Unides Podem-Esquerra Unida este mediodía ilustra la complejidad con que se está llevando a cabo la configuración del nuevo gobierno valenciano. Por fascículos y con inesperados giros de guión, las negociaciones se muestran encalladas a muy pocas horas del debate sobre la investidura de Ximo Puig, ordenada por la Junta de Síndics para mañana a las 10 horas. La comisión negociadora, integrada por miembros del PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem-EU, parecen tener desde ayer un acuerdo cerrado en lo que respecta a los ejes programáticos pero, a esta hora, y ya casi sobre la bocina de la investidura, el reparto de las competencias sigue atascado.

Publicidad

No se descarta que este miércoles el candidato Puig pronuncie su discurso pero que el presidente de Les Corts acabe dando 24 horas más de tiempo de cara a la votación

Ocho reuniones después, más de sesenta horas de discusiones y tras algunos reproches públicos sobre quién cede más, la incertidumbre planea sobre lo que pasará mañana en ese pleno, con Puig como único candidato a la presidencia de la Generalitat. De hecho, la agenda de hoy ha sido muy diferente a como se esperaba. No ha habido foto de la firma del acuerdo en el castillo de Santa Bárbara de Alacant. Y tampoco se ha reanudado la reunión en la sede del PSPV tras levantarse Podem de la mesa. No se descarta, por lo tanto, que mañana el candidato Puig pronuncie su discurso pero que el presidente de Les Corts acabe dando 24 horas más de tiempo de cara a la votación. Es una opción: proporcionar un día más de margen para firmar un acuerdo que, de momento, se resiste. Esta misma tarde Puig ha declarado que no entendería que finalmente no se diera el entendimiento entre los socialistas, Compromís y Unides Podem-EU para la reedición del gobierno del Botànic, y ha sostenido que cada partido es responsable de sus decisiones.

La formación morada ha hecho hincapié en gestionar competencias relacionadas con cambio climático y transición ecológica

El pulso se habría situado sobre Medio Ambiente. Además de comandar dos conselleries del futuro ejecutivo —Calidad Democrática y Vivienda y Eficiencia Energética—, la formación morada ha hecho hincapié en gestionar competencias relacionadas con cambio climático y transición ecológica, las cuales han sido gestionadas hasta ahora por Compromís. Es en esta cesión donde las fricciones han aparecido. Al respecto, Unides Podem-Esquerra Unida estudia en estos momentos la última propuesta realizada por los socialistas y Compromís que consistiría en esas dos conselleries aseguradas más la dirección de una Agencia para el Cambio Climático dentro de la Conselleria de Medio Ambiente que gestionaría Compromís, y otra agencia para repensar el futuro de la energía.

Justo un día como hoy hace cuatro años se suscribía el primer Acuerdo del Botànic por parte de PSPV-PSOE y Compromís, con el apoyo de Podem. Tras esta legislatura, a Unides Podem ya no le vale presionar desde fuera y su incorporación al Consell ha revelado un nuevo equilibrio de fuerzas que convertiría al gobierno valenciano en un tripartito de lleno. En la consulta a sus inscritos iniciada ayer, las bases de Podem señalan que el 97,34% están a favor de la investidura de Puig como president de la Generalitat, y un 93,10% han aprobado la entrada de la formación morada en el gobierno valenciano. No obstante, Podem recuerda que esta consulta iba ligada a un acuerdo de gobierno que "no se ha producido de momento" y que no pueden asegurar su voto favorable a la investidura de Ximo Puig como president de la Generalitat.

Publicidad

La nueva estructura de gobierno

Las tres formaciones deberían repartirse 12 departamentos, dos más que los de la legislatura anterior. Y lo harían en una estructura de 6-4-2. El PSPV-PSOE fue vencedor de las elecciones autonómicas e incrementó la distancia respecto a Compromís. Su peso se agrandaría en este Consell. Además del voto de calidad que supone ostentar la Presidencia, afianzaría su gestión en cinco áreas más. Entre ellas, los socialistas no soltarían Hacienda, comandada durante estos últimos años por el histórico político valenciano Vicent Soler. Precisamente este departamento es uno de las más preciados, ya que desde aquí es desde donde se orquesta la reivindicación por la anhelada y necesaria mejora de la financiación que reclama este territorio.

Compromís gestionaría, además de la vicepresidencia ostentada por Mónica Oltra durante los últimos cuatro años, otras parcelas que han convertido en su símbolo, como es el caso de Educación. La coalición valencianista pierde una conselleria respecto a la legislatura anterior. Serán cuatro en total. Aitana Mas, portavoz adjunta de Compromís, ha llegado a decir que se han sentido humillados en las negociaciones y la misma Oltra subrayó que habían sido los más generosos.

Publicidad

Seis ejes programáticos

Si bien la arquitectura institucional y el reparto de competencias seguirían a estas horas en el aire, en el “qué” sí ha habido fumata. Se trata de un acuerdo vehiculado en seis ejes programáticos, los cuales se convierten en los puntos cardinales del eventual futuro gobierno. El primero de ellos es el eje de "Transición ecológica y lucha contra la emergencia climática". Entre las medidas más destacadas, se marca el objetivo de una ley de cambio climático y transición ecológica, la creación del un centro de control de la contaminación atmosférica, un pacto por los bosques valencianos y la mejora de los horarios y la frecuencia del transporte público.

El segundo eje, "Feminismo, diversidad e igualdad de trato", contempla reservar al menos el 10% del parque público de vivienda a mujeres víctimas de violencia machista, un turno de oficio especializado para estas víctimas, un plan de salud sexual en las escuelas y el incremento del presupuesto de cooperación internacional hasta el 0,4 % al acabar la legislatura. El tercer eje, "Servicios públicos para continuar rescatando y cuidar de las personas", se compromete a reducir los plazos de resolución de expedientes de dependencia, al impulso de un pacto para las personas mayores, a la reducción de la pobreza infantil y al incremento de los beneficiarios de las becas Erasmus.

Publicidad

El cuarto eje, "Empleo, modelo productivo e innovación", contempla una ley valenciana de empleo, un plan de garantía social y empleo digno, una iniciativa estratégica de colaboración público privada de implantación de empresas, una estrategia de regadíos y la aprobación de una ley de pesca marítima y acuicultura para promocionar la diversificación de la actividad pesquera, la parada biológica y el fomento de la gastronomía y el turismo de este sector primario.

El quinto eje, "Calidad democrática y buen gobierno", plantea la reforma de la ley electoral valenciana para eliminar la barrera electoral del 5%, reformar la ley de Transparencia para fortalecerla, un pacto por la Justicia y la reforma del Estatut d’Autonomia para ampliar los derechos de los valencianos. El sexto eje, "Fiscalidad progresiva, financiación justa e intereses valencianos", plantea la reforma inmediata del sistema de financiación y la regularización de la deuda histórica, la gratuidad de la AP-7, el traspaso de las competencias de Cercanías o la reintegración efectiva del derecho civil valenciano.

Publicidad

Publicidad