Cargando...

Secciones

Publicidad

La presidenta en funciones del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos. EFE/Iñaki Porto

El PSN busca un acuerdo para la Mesa del Parlamento entre los recelos de sus socios

Publicidad

Geroa Bai busca un pacto que le garantice la Presidencia de la Cámara navarra e incluya una vicepresidencia para la formación socialista y una secretaría para EH Bildu. De momento, todo está en el aire.

Política

El verano promete ser tan intenso como incierto en Navarra, una comunidad que cada año aparece en los titulares internacionales gracias a sus Sanfermines. Esta vez, las corridas por el Casco Viejo de Pamplona se mezclarán indefectiblemente con las idas y vueltas de las negociaciones para tratar de formar un nuevo Gobierno foral. Sólo hay una cosa clara: nadie sabe cómo va a terminar esta historia. Lo que sí se conoce es la fecha máxima para un desenlace: si no hay algún pacto antes del 26 de agosto, se repetirán las elecciones. 

Publicidad

El camino hacia el Palacio de Navarra –sede del Gobierno foral- va por tramos. La primera parada fue el pasado sábado, con la constitución de los ayuntamientos, y no sirvió precisamente para aclarar las cosas. El PSN, que busca convertir a su líder, María Chivite, en presidenta, facilitó que algunas alcaldías cayeran en manos de Navarra Suma.

La resaca promete ser larga: lo vivido el sábado marcará el resto de las negociaciones que quiere llevar a cabo el PSN. No en vano, el partido liderado por Chivite está inmerso en una serie de contactos con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra para tratar de formar un bloque a favor de su investidura. No obstante, la ecuación no saldrá adelante si no consigue también la abstención de EH Bildu.

Publicidad

Antes habrá otra parada en el camino. Será este miércoles, con la formación de la Mesa del Parlamento foral. Este lunes a la mañana hubo una reunión entre los equipos negociadores del PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra para tratar de allanar el camino de cara a esa jornada.

Únete a nosotros

A la salida de la reunión, la líder de Geroa Bai y actual presidenta en funciones, Uxue Barkos, ha afirmado que su formación –que cuenta con nueve escaños- ha planteado presidir el Parlamento. También ha pedido que PSN –con 11 parlamentarios- tenga una vicepresidencia y EH Bildu –que obtuvo siete representantes- acceda a una secretaría. El resto de la Cámara está compuesta por los 20 escaños de Navarra Suma, dos de Podemos y uno de Izquierda-Ezkerra.

En caso de que la formación socialista no alcanzase un acuerdo para la conformación de la Mesa, Barkos aseguró que supondría “una verdadera dificultad para constituir un Gobierno progresista, con solidez, con estabilidad, con seriedad y con vocación de perdurar cuatro años”. Desde Geroa Bai señalaron a Público que “no ha habido respuesta” del PSN a este planteamiento, al tiempo que evitaron confirmar si este martes habrá una nueva reunión. “Ya se verá”, subrayaron. Por su parte, fuentes de Podemos señalaron que aguardarán a los próximos contactos para hacer valoraciones.

Publicidad

En ese contexto, el secretario de Organización del PSN, Ramón Alzórriz, afirmó a primera hora del lunes en Cadena Ser Navarra que “las negociaciones tienen que ir en buen tono y reflejar en la Mesa del Parlamento la pluralidad del futuro gobierno que pretendemos”, en alusión a un posible acuerdo con Geroa Bai e Izquierda-Ezkerra. Tras la propuesta hecha pública por Barkos en relación a la Mesa del Parlamento, los socialistas optaron por mantener silencio.

La denuncia de Ortuzar

Sin embargo, los recelos hacia los socialistas por lo ocurrido el sábado en varios ayuntamientos eran notorios. Así lo hizo saber Andoni Ortuzar, líder del PNV –formación que está integrada en Geroa Bai- en una entrevista en Radio Euskadi, donde dejó entrever que el PSOE había dado ciertas garantías que, al parecer, luego no se cumplieron. “No pasó lo que habíamos hablado. No han respetado nuestras alcaldías en Zizur y Egües”, afirmó el dirigente nacionalista. En el caso de Zizur, Geroa Bai consiguió retener la alcaldía; sin embargo, en Egües tuvo que cederle el mando a Navarra Suma. Ortuzar no aclaró qué tipo de acuerdo habían alcanzado, ni tampoco concretó quiénes fueron sus interlocutores.

Publicidad

En cualquier caso, el presidente del PNV dejó claro que aún hay tiempo para reconducir la situación. "El PSN el miércoles debe enseñar sus cartas. Les damos el beneficio de la duda, pero con la mosca detrás de la oreja", remarcó. 

Publicidad

Publicidad