Cargando...

Secciones

Publicidad

Pablo Casado junto al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo en Santiago de Compostela. EFE

Alberto Nuñez Feijóo Feijóo no dará el salto a nacional: centra sus esfuerzos en revalidar en la Xunta en 2020

Publicidad

Desde su entorno lo ven determinado a presentarse en las autonómicas de 2020, aunque admiten que ha tenido dudas. Lo que si tienen claro es que "si no gana, se retira. Seguro. No entiende la política desde una posición que no sea de liderazgo".

Política

Hace un año todos los ojos miraban a Alberto Nuñez Feijóo como el sucesor natural de Mariano Rajoy, tras la moción de censura auspiciada por Pedro Sánchez que le desalojó prematuramente de La Moncloa. Menos de una semana después, Rajoy anunció su retirada en la política, lo que originó una batalla por la sucesión del liderazgo del PP que, finalmente, consiguió Pablo Casado en julio de 2018, tras la celebración de un Congreso Extraordinario. Por el camino se quedó Feijóo, que optó por no no arriesgar después de varios días de "reflexión". El presidente de la Xunta aseguró que se trataba de un gesto de "coherencia" con el compromiso adquirido para acabar la legislatura: "No puedo fallar a los gallegos porque sería también fallarme a mí mismo".

Publicidad

Son muchas las divergencias entre el actual líder del PP y el gallego, que no comparte el brusco giro a la derecha que ha impuesto Casado: "Solo se ganan elecciones desde el centro", decía Feijóo tras la debacle electoral de las generales. El barón con más galones del PP tampoco entiende que el propio Casado haya reabierto debates como el del aborto, el de la recentralización de competencias ni respalda su política de fichajes —los más mediáticos, el de Cayetana Álvarez de Toledo, Juan José Cortés o Adolfo Suárez Illana—. Además, Feijóo no comparte la estrategia de su presidente con Vox.

Aunque el PP gallego aguantó bien el tipo en las generales —obtuvo 9 diputados frente a los 10 del PSOE—los resultados en Galicia a nivel municipal el 26-M han sido objetivamente malos. El PSdeG-PSOE ha sido la fuerza más votada en tres de las siete ciudades gallegas, el socialista Abel Caballero ha arrasado en Vigo y los 'populares' no logran gobernar en ninguna gran o mediana urbe.

Publicidad

Fuentes cercanas al presidente de la Xunta aseguran a Público que Feijóo "está enfadado", especialmente por el resultado en Vigo: "No nos ha ido bien, pretendíamos sacar A Coruña, Ferrol, Santiago… nos ha pillado la ola PSOE y nos hemos quedado a poco sin las alcaldías más grandes de Galicia". El gallego lleva 10 años al frente de la institución y algunas voces aseguraban que esta sería su última legislatura: "No tenía muy claro si se iba a presentar porque han cambiado sus circunstancias personales, tiene ganas de vivir un poco, pero es una persona a la que le van los retos". Desde su entorno subrayan a este diario que "el enfado lo espolea, le hace plantearse un reto". 

Únete a nosotros

"Se va a presentar y va intentar reeditar una cuarta mayoría que sabe que es dificilísima porque ni Cs ni Vox tienen implantación en el territorio, lo cual es un logro pero también una desventaja a la hora de los pactos", destacan. La citada fuente se reunió con el gallego recientemente y asegura que lo vio "como si tuviese un reto y tuviese ganas de enfrentarse a él. De aquí al año que viene pueden pasar muchas cosas, pero lo veo determinado". 

"Si no gana, se retira. Seguro. No entienden la política desde una posición que no sea de liderazgo"

Lo que sí descartan en el salto a nacional: "Le pasó el tren una vez y decidió no tomarlo. Es más un runrún de la prensa que algo que se plantee de manera seria. Mucho tendría que cambiar la cosa (y no creo que pase), algo dramático. Ahora lo que tiene por delante son las elecciones autonómicas". Lo que tienen claro desde su entorno es que "si no gana, se retira. Seguro. No entienden la política desde una posición que no sea de liderazgo".

Publicidad

El sector sanitario: una posible salida tras dejar la política

La prerogativa de convocar elecciones le compete al propio Feijóo; las elecciones de 2016 se celebraron en septiembre y algunas voces 'populares' creen que podría adelantar la fecha a "febrero o marzo". Creen que esta esta es una "estrategia inteligente" porque "la oposición no está asentada" y "no hay candidatos potentes del resto de partidos".

Esa es, precisamente, la baza que creen juega a su favor, que al líder socialista autonómico, Gonzalo Caballero —sobrino del alcalde de Vigo—, "no lo conoce nadie": "No es diputado autonómico y es poco mediático", destacan. "Feijóo, por el contrario, es omnipresente". Si, contra todo pronóstico, el presidente de la Xunta decide abandonar la política consideran desde el PP de Galicia que "hay gente valiosa, presidentes provinciales posibles candidatos" como Alfonso Rueda, vicepresidente de la Junta de Galicia o Diego Calvo, presidente provincial del PP de A Coruña.

Publicidad

"Cualquier empresa se lo rifaría para tenerlo en un cargo de responsabilidad"

Se ha especulado con la posibilidad de que su salida de la política estuviese acompañada de una oferta en Inditex, empresa en la que trabaja su mujer, pero las fuentes consultadas lo ubican en otro sector: "Lo que he oído y entiendo que es verdad es que ha recibido varias ofertas del ámbito sanitario —fue director del Insalud—. Siempre ha tenido muy claro que la política sanitaria es fundamental, en la Xunta siempre ha tenido un ojo muy muy pendiente de lo que pasa en sanidad. 'Una huelga de los médicos puede tumbar un gobierno', decía a menudo. Estoy de acuerdo. Cualquier empresa se lo rifaría para tenerlo en un cargo de responsabilidad: años de trabajo, resultados…"

"La ideología de Feijóo es el poder"

Xosé Manuel Pereiro, ex reportero de TVE en Galicia, actual codirector de la revista Luzes y antiguo decano del Colegio de Periodistas de Galicia, explica a Público que la "principal ventaja" que tiene Feijóo "es que la oposición está muy débil". Cita los problemas de En Marea con Podemos y coincide en que Caballero "no es un candidato que pueda hacerle sombra".  Añade que si se extrapolan los votos de las generales y municipales, el PP no ganaría, pero esta convencido de que "la gente que votó a Cs y a Vox votaría al PP en el plano autonómico"

Pererio destaca que Feijóo se ha tratado de distanciar de la "marca PP", ya que las siglas apenas estaban visibles en sus carteles electorales. La victoria del PSdeG-PSOE la achaca a las inercias del resultado a nivel nacional, pero advierte de que de aquí a un año "pueden pasar muchas cosas" y que el futurible Ejecutivo socialista también "tendrá sus fallos". Además, el periodista alega que para conformar un gobierno alternativo tendría que haber un tripartito o, incluso, un cuatropartito.

El codirector de Luzes está convencido de que si "Feijóo no se presenta, el PP pierde" y atribuye las dudas sobre su candidatura a una "estrategia de campaña": "Le conviene adelantar las elecciones" —defiende Pereiro— porque cree que, de esta manera, pillará desprevenida a la oposición. Además, no percibe que la gente "demande cambio" como sí sucedía con Fraga.

Por último, Pereiro considera que Feijóo es un candidato con un "colchón mediático" importante y que sabe desenvolverse bien ante los medios: "Es una persona desideologizada, un tecnócrata, siempre dice que votó a Felipe González". Contrapone su figura a la de Casado, que ha hecho carrera en las Nuevas Generaciones del PP: "Feijóo es un abogado que ha ido ascendiendo, que no tiene  una ideología especialmente conservadora... Su ideología es el poder". 

Publicidad

Publicidad