Cargando...

Secciones

Publicidad

Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). EFE/Ángel Díaz

CGPJ La parálisis parlamentaria salpica también al poder judicial, que lleva 7 meses pendiente de su renovación

Publicidad

Fuentes de PSOE, PP, Ciudadanos y Unidas Podemos aseguran no haber mantenido nuevas conversaciones sobre esta cuestión, y el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, ha advertido este miércoles a los presidentes de Congreso y Senado de que resulta “legalmente obligado” renovar el Consejo. Desde el entorno de la presidenta de la Cámara Baja no contemplan dar respuesta a esta misiva, y pasan la pelota a los grupos parlamentarios.

Política

La parálisis parlamentaria a la espera de la investidura del nuevo Gobierno no sólo se refleja en la evidente exasperación de la ciudadanía con la clase política sobre la que advierte el CIS: el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el órgano de gobierno de los jueces, vio expirar su mandato de cinco años de duración el 4 de diciembre de 2018, por lo que lleva operando en funciones durante más de siete meses.

Publicidad

En este escenario, el presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, recordó este mismo miércoles a los presidentes del Congreso de los Diputados y del Senado que resulta “legalmente obligado” renovar la cúpula del Consejo. Así, en sendas cartas remitidas a Meritxell Batet y Manuel Cruz, Lesmes incidió en que es necesario abordar este trámite “constituido ya el nuevo Parlamento”, cuya composición emanó de las urnas en las elecciones del 28 de abril.

Con todo, el presidente del CGPJ ya había advertido de lo mismo a sus predecesores, Ana Pastor y Pío García Escudero: lo hizo hace casi un año, en agosto de 2018, avisando del inicio del procedimiento, y volvió a hacerlo en enero de 2019.

Batet no responderá a la carta de Lesmes sobre la renovación del CGPJ y pasará la pelota a los grupos

Hoy, fuentes de PSOE, PP, Ciudadanos y Unidos Podemos aseguran a Público que aún no se están produciendo nuevas conversaciones sobre esta cuestión. De forma más o menos directa, los cuatro partidos dan por hecho que no habrá novedades en esta materia hasta que se constituya el nuevo Ejecutivo, o, al menos, hasta que se celebre el primer pleno de investidura en la Cámara Baja.

Publicidad

Por su parte, desde el entorno de Batet afirman que no darán respuesta a la misiva de Lesmes: sostienen que este tipo de escritos son habitualmente trasladados a los grupos parlamentarios. Son estos grupos quienes después deben formular propuestas, y así tienen previsto actuar en esta ocasión, apuntan.

Con todo, este no es el retraso más grande en la historia del CGPJ, que durante dos años (entre 2006 y 2008) mantuvo como presidente a Francisco José Hernando Santiago, a pesar de que había expirado su mandato. El PP de Mariano Rajoy, entonces en la oposición, se resistió a la renovación durante esos dos años, para acabar apoyando la presidencia del conservador Carlos Dívar.

Publicidad

No obstante, las circunstancias del último año garantizan la polémica, ya que en noviembre hubo un intento frustrado de renovar el Consejo a través de un acuerdo PP-PSOE. Su pacto para designar a los 20 vocales del órgano, y para aupar al magistrado Manuel Marchena a la Presidencia del CGPJ, saltó por los aires apenas una semana después de que empezaran a vender las bondades del juez Marchena a bombo y platillo.

El intento fallido de PP y PSOE por renovar el CGPJ con Marchena al frente acabó con él autodescartándose, tras conocerse los mensajes de Cosidó

De hecho, los mensajes de Whatsapp a todos senadores del PP por parte de su portavoz en el Senado, Ignacio Cosidó, sobre cómo seguirían controlando "desde detrás" la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo con el ascenso de Marchena, llevó a este último a autodescartarse como candidato a la Presidencia. Por eso se mantuvo al frente de la Sala, por eso preside el tribunal que debe emitir sentencia sobre el juicio contra la cúpula del procés catalán. Y por eso no hubo renovación posible.

Publicidad

Por si fuera poco, en la anterior fase de negociaciones entre PSOE y PP fueron la entonces ministra de Justicia, Dolores Delgado, y su predecesor del PP, Rafael Catalá, quienes llevaron la voz cantante. Hoy, Delgado sigue en funciones, y ni siquiera está claro que vaya a mantenerse al frente de esta cartera.

El Consejo lo integran su presidente y 20 vocales: 12 de ellos deben ser jueces, 6 de ellos designados por el Congreso y otros 6 por el Senado. Los otros 8 puestos como vocales los ocupan juristas de reconocido prestigio, cuatro elegidos por la Cámara Baja y otros cuatro por la Cámara Alta. Además, para su elección deben contar con una mayoría de 3/5 en las cámaras, algo especialmente difícil de lograr hoy por hoy, teniendo en cuenta la actual correlación de fuerzas entre los distintos grupos parlamentarios.

Publicidad

Publicidad