Cargando...

Secciones

Publicidad

Miembros de Ciudadanos durante la manifestación del Orgullo./ EUROPA PRESS - RICARDO RUBIO

Ciudadanos Orgullo Las "contradicciones" con la Policía y el "No pasarán" como amenaza: así justifica Cs su denuncia ante la Fiscalía

Publicidad

La formación naranja denunció el miércoles la actuación de un grupo "organizado" contra varios dirigentes del partido en la manifestación del Orgullo, el sábado. El informe policial definitivo mantiene que no hay constancia de agresiones físicas, y estas ni siquiera aparecen desarrolladas en el escrito, pese a que los portavoces de Cs siguen afirmando que tuvieron lugar.

Política

Ciudadanos ha decidido obviar el informe de la Jefatura Superior de Policía de Madrid que desmonta su versión sobre lo ocurrido el pasado sábado en la movilización del Orgullo LGTBI, y ha optado por mantenerse en las posiciones expuestas en la denuncia presentada el miércoles ante la Fiscalía General del Estado.

Publicidad

La cuestión es que tanto el informe provisional de la Policía, como su versión definitiva, adelantados por El País, niegan que exista constancia de agresiones físicas a los dirigentes del partido de Albert Rivera, que vieron bloqueado su avance en la manifestación, fueron increpados y finalmente la abandonaron escoltados por la Policía.

El documento también recuerda que los dirigentes de Cs, con su portavoz en el Congreso de los Diputados, Inés Arrimadas, a la cabeza, ignoraron las indicaciones y recomendaciones de los agentes. Arrimadas se refirió a quienes les abuchearon y les bloquearon el avance como “fascistas”.

No obstante, desde la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) aseguran a Público que toca estudiar con calma los hechos: “Lo primero es que los hechos no se corresponden con lo que dice la Policía, hay contradicciones" afirma Charo Alises, miembro del equipo jurídico de la FELTB.

Publicidad

Que una expresión te moleste no es delito”, sostiene Charo Alises

Lo segundo, apostilla, es probar que las expresiones denunciadas por Ciudadanos fueron pronunciadas y, además, que estas expresiones realmente puedan ser constitutivas de delito. “Que una expresión te moleste no es delito”, sostiene Alises, apuntando que “la jurisprudencia del Tribunal Supremo suele hacer que prevalezca la libertad de expresión”.

Las omisiones de Cs y la inclusión de memes en la denuncia

Así, la denuncia de Ciudadanos omite, entre otras cosas, la acusación a los agentes de haber tardado en intervenir, vertida por la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, pero también obvia cualquier mención a las supuestas agresiones físicas negadas por el informe policial, y denunciadas por portavoces de Ciudadanos.

Publicidad

Su relato de los hechos, que arranca a las 20.00 horas del sábado, en el trayecto desde la Estación de Atocha al Paseo del Prado, sostiene que se dio "un ambiente totalmente hostil con insultos constantes, abucheos e, incluso lanzamiento de diversos líquidos, (entre ellos agua y orín), vasos de plástico, hielos, latas de cerveza y botellas, tanto vacías como llenas de líquidos".

Ciudadanos sostiene que estas "amenazas e insultos", pueden constituir los supuestos delitos de amenazas, injurias y delito de odio. Afirma que se trató de acciones "organizadas", y que estas podrían "herir la sensibilidad de la población, creando un clima de miedo a expresar ideas políticas", que se vulneró la "libertad de expresión y de ideología política" de los dirigentes y simpatizantes del partido.

Publicidad

Sin embargo, el texto dedica casi la mitad de sus 37 páginas a recoger fotos, enlaces de noticias en medios de comunicación y comentarios en redes sociales. Entre estos mensajes hay varios insultos, comentarios ironizando sobre el supuesto consumo de drogas por parte de Rivera y Arrimadas, pero también hay meras críticas a Ciudadanos.

Además, entre los "comentarios y expresiones injuriosas con un alto contenido de odio", en particular contra Arrimadas, el partido incluye memes, viñetas, comentarios que tildan a la portavoz parlamentaria de Cs de "Montapollos", e insultos como "Rivera, capullo". También en este caso buena parte de los mensajes sólo son críticos con el partido o con la actuación de sus portavoces.

La denuncia omite que desde la organización establecieron que los partidos con voluntad de sumarse debían comprometerse a no pactar con la extrema derecha

Por otro lado, se da la circunstancia de que la denuncia recalca que Cs "respeta, comparte y participa activamente en todos los actos que tengan que ver con el Orgullo LBTBI anual", "en particular en este año", pero omite que los organizadores, FELGTB y COGAM, establecieron que los partidos políticos con voluntad de sumarse debían comprometerse a no participar en gobiernos apoyados por la extrema derecha de Vox, requisito que Ciudadanos no puede cumplir.

De hecho, el partido omite también cualquier alusión a un informe interno aprobado por unanimidad por su máximo órgano directivo y hecho público esta misma semana por eldiario.es.

Este celebraba el "triunfo de Rivera" en redes sociales y medios de comunicación, y venía a probar que lo que Cs tilda de "actos especiales", a menudo los viajes y acciones más polémicos, es utilizado para ganar repercusión en medios. Sin ir más lejos, este informe detallaba cómo una denuncia ante la Fiscalía -similar a la presentada este miércoles- permitió amplificar la cobertura de un acto del partido en Errentería.

A esto se sumarían las críticas al Gobierno tras el acto en cuestión: en el caso de Errentería estas críticas las capitalizó el jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, y en el del Orgullo lo hizo el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska.

Los "insultos" y "amenazas", según Cs

Por otro lado, entre las "expresiones e insultos vertidos frente a los dirigentes y simpatizantes de Ciudadanos", el partido hace referencia a "insultos de todo tipo, amenazas, injurias y claras expresiones de odio" que aseguran haber sufrido. 

Dentro de esta enorme categoría incluye el célebre "No pasarán", y varias expresiones que difícilmente pueden considerarse “amenazas” o “injurias”: "Fuera, fuera"; "Sois una vergüenza" o "Esta bandera la están ensuciando". Entre los insultos evidentes se mencionan "Gentuza fascista"; "Nazis de mierda", "Cabrones", "Fachas" o "Puta", este último dirigido a la portavoz parlamentaria.

Algo más adelante, el escrito hace referencia a los "insultos, expresiones vertidas" y "mensajes" que apreciaron en distintas pancartas, y aquí incluyen "Maricas y bolleras también son clase obrera", "El aguilucho no es multicolor", "Ciudadanos hipocresía", "El Orgullo no se vende" o "CiudadaVox", si bien vuelven a aparecer el "No pasarán" y el "Fuera Fuera".

Publicidad

Publicidad