Cargando...

Secciones

Publicidad

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante la reunión de la Comisón Ejecutiva Federal del partido | Europa Press

El debate de investidura Sánchez mantendrá el órdago de ir a la investidura con sólo una oferta programática

Publicidad

Desde el PSOE se asegura que "no habrá marcha atrás" y sólo se plantearía volver a poner sobre la mesa la oferta de Gobierno de cooperación si hay un cambio de postura claro de Iglesias. El líder socialista buscará el jueves el respaldo de la Ejecutiva a su decisión, que es apoyada por los barones socialistas. Seguirá pidiendo la abstención de PP y Ciudadanos

Política

No habrá marcha atrás. Pedro Sánchez mantendrá el órdago lanzado ese lunes de acudir al debate de investidura ofreciendo sólo una propuesta programática progresista y de izquierdas, que ya no incluirá el Gobierno de cooperación propuesto a Unidas Podemos, ni la entrada de dirigentes de este partido en el Ejecutivo.

Publicidad

Así lo aseguran fuentes del PSOE y de La Moncloa que explican que la nueva posición de Sánchez no es fruto de ningún “calentón”, sino como consecuencia de la postura que mantiene Unidas Podemos. En el entorno del presidente existe el convencimiento de que Pablo Iglesias está en las mismas posiciones que en 2016 y que, salvo acatar sus exigencias al pie de la letra, lo tiene todo preparado para votar de nuevo “no” a un candidato socialista.

Sánchez quiere que su postura la ratifique la Ejecutiva Federal del PSOE el próximo jueves, donde explicará las líneas generales de su discurso programático de investidura, y los argumentos que le han llevado a plantarse ante Unidas Podemos a una semana del pleno.

Todo apunta a que tendrá el pleno respaldo de la dirección socialista que siempre se ha opuesto al Gobierno de coalición de exigía Unidas Podemos y a la entrada de miembros de este partido en el Consejo de Ministros.

Entre los dirigentes del PSOE, además, se aplaude y se comparten los argumentos expuestos por Sánchez para romper la negociación con Podemos y, en contra de lo que piensa el partido morado, creen que la oferta ha sido “muy generosa”, afirma un miembro del la Ejecutiva Federal que, a continuación, recuerda que con el partido de Iglesias “no suman”.

Publicidad

Y es que el enfado con la actitud de Iglesias es mayúsculo en el PSOE, a quien acusan de excesivo personalismo y no tener más objetivos que pretender ser "copresidente" del Gobierno, sin importarle ni el proyecto ni el programa. "Y todo eso con cuarenta escaño", afirmó a Público una dirigente de Ferraz.

El apoyo a la posición de Sánchez también es total entre los barones socialistas. Guillermo Fernández Vara o Miquel iceta ya se manifestaron en contra de la actitud que está manteniendo Unidas Podemos, al considerar que la consulta a las bases era solo un pretexto para justificar su negativa a facilitar la investidura de Pedro Sánchez.

Publicidad

Pero más claro fue este lunes el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien valoró que Sánchez, “no quiera ser presidente a cualquier precio, ni de cualquier manera”, dijo.

Ni más ofertas ni nuevos escenarios

En lo que resta hasta el próximo lunes, Sánchez volverá a mantener contactos “discretos y telefónicos” con los líderes de los tres grandes partidos, pero aseguran que sólo serán para reiterar las posiciones ya conocidas, “no habrá ni nuevas ofertas, ni otros escenarios”, aseguran.

Eso sí, intentará mantener la presión sobre PP y Ciudadanos para que finalmente se abstengan , ya que parecer ser la única posibilidad, aunque muy remota, que le queda a Sánchez para no ir a una investidura fallida. Con Iglesias, el candidato volverá a intentar convencerle de que cambien su planteamiento actual, 

Publicidad

En cuanto a la posibilidad de volver a poner sobre la mesa la oferta última de Gobierno de cooperación, con miembros “cualificados” de Unidas Podemos en la mesa del Consejo de Ministros, las fuentes consultadas indican que eso sólo podría suceder si hubiera un cambio de postura claro y firme por parte de Pablo Iglesias, pero casi descartan que eso pueda ocurrir. No obstante, tampoco aseguran que dicha oferta vuelva a plantearse ni en ese caso. "El presidente ha dicho que la oferta ha decaído", recuerdan.

Así las cosas, Sánchez parece decidido a ir a una investidura con “los bolsillos vacíos”, ofreciendo su propuesta programática y su proyecto de país, e intentando dejar la pelota en el tejado del resto de partidos para ir o no a una nuevas elecciones en noviembre. Pintan bastos.

Publicidad

Publicidad