Cargando...

Secciones

Publicidad

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras la firma, en La Moncloa, del acuerdo sobre los Presupuestos Generales del Estado para 2019. FERNANDO.CALVO

Debate de investidura Sánchez e Iglesias negocian un cambio de la estructura y una vicepresidencia para Podemos

Publicidad

El candidato se resistía a ceder una vicepresidencia al partido morado y ministerios de Estado, pero finalmente el presidente en funciones estudia un nuevo organigrama y aumentar hasta 21 el número de ministerios. Los acuerdos de los Presupuestos, claves en la negociación programática. El dirigente socialista ha dicho a Iglesias que no habrá otra oportunidad en septiembre.

Política

A contrarreloj. PSOE y Unidas Podemos están ultimando un acuerdo de Gobierno y para la investidura de Pedro Sánchez, con el objetivo de llegar a un pacto cerrado el próximo jueves, segunda jornada de votación, donde el candidato socialista sólo precisará de más votos a favor que en contra para resultar investido.

Publicidad

Y la negociación se está llevando a dos niveles muy diferenciados. Por una lado, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias estuvieron hablando durante todo el domingo del gobierno, su estructura y la incorporación de miembros de la formación morada al Ejecutivo. Podemos ha reclamado una presencia en el Consejo de Ministros proporcional a su representación política y aspira , al menos, a cinco ministerios. Además, siempre ha estado entre sus pretensiones una vicepresidencia. El candidato, según fuentes consultadas, no tiene tan decidido que aceptara una vicepresidencia a cargo de Unidas Podemos, pero finalmente está abierto a asumirlo, según fuentes consultadas.  Tampoco se conoce cuál será el número de ministerios que queden en manos de dirigentes del partido de Iglesias, que podría estar entre tres y cinco.

Lo que se está estudiando en ese nuevo organigrama es que Sánchez aumente el número de ministerios —actualmente hay diecisiete— y llegar hasta 21, según apuntan algunas fuentes, lo que facilitaría que la formación morada tuviera más carteras. Sánchez, nada más llegar al Gobierno, también planificó un Ejecutivo con más ministerios, pero le convencieron en el último momento.

De hecho, por este motivo, el candidato incumplió promesas hechas en campaña como la de crear un ministerio exclusivo de Igualdad —se buscó la solución de incorporarlo a las tareas de vicepresidencia— o de Juventud, que también lo deslizó Sánchez en varios mítines.

Publicidad

"Vivienda o Migraciones podrían ser dos carteras nuevas que estuvieran en manos de Podemos"

Los nuevos ministerios serían áreas desgajadas de las actuales, como podrían ser Vivienda o Migraciones, dos carteras que gustarían a la formación de Iglesias.
También está descartado que dirigentes de Podemos asuman los llamados ministerios de Estado —Justicia, Defensa, Interior o Hacienda— a lo que parece que ha accedido Iglesias, que busca un mayor protagonismo en el área social.

Los nombres y el organigrama será lo que tengan que cerrar Sánchez e Iglesias para que fructifique finalmente el acuerdo, ya que el tema programático hay más sintonía entre ambos partidos.

Los equipos de ambos partidos, encabezados por Adriana Lastra y Carmen Calvo por parte del PSOE; y por Pablo Echenique por parte de Unidas Podemos, están trabajando sobre un programa común, cuya columna vertebral son los acuerdos alcanzados en los Presupuestos y que no se llevaron a cabo, al ser rechazadas por el Congreso las Cuentas del Estado.

Publicidad

Fuentes socialistas admiten que hay diferencias en algunos temas, pero no ven difícil alcanzar un acuerdo de mínimos, cediendo las dos partes. No obstante, desde el PSOE al menos, se ha optado por no informar de las negociaciones hasta que no haya una posición definitiva.

Lo que aseguran con toda rotundidad desde el PSOE es que será ahora o nunca, porque no habrá otra oportunidad en septiembre, y admiten en que se muestran esperanzados en que se consiga, "aunque sea el jueves de madrugada", apuntan. Este mensaje, aseguran las fuentes consultadas, se lo ha transmitido directamente Sánchez a Iglesias.

Publicidad

Buena voluntad

Desde el PSOE se insiste en que para que todo llegue a buen puerto tiene que haber "buena voluntad", y que no se repitan esas actitudes de Unidas Podemos de querer presentarse como el aladí de la izquierda o que se cuestione la independencia de Pedro Sánchez frente a los llamados poderes fácticos, una acusación que molesta especialmente a los socialistas. Y, desde Podemos, como han dicho en reiteradas ocasiones sus dirigentes, no quiere ver esa actitud prepotente del PSOE y de cierto ninguneo a las formación de Iglesias, tanto a sus propuestas como a sus dirigentes. No aceptarán que los socialistas quieran negociar desde la superioridad y con imposiciones cerradas. "Sobran ya las descalificaciones", dicen desde la dirección socialista.

Lo que es seguro es que este lunes, a las 12.00 horas, se subirá Pedro Sánchez a la tribuna del Congreso de los Diputados para solicitar la confianza de la Cámara Baja para ser investido presidente del Gobierno. En unas condiciones muy distintas a las de hace apenas 72 horas.

La renuncia de Pablo Iglesias a entrar en el Gobierno, como le pidió Sánchez, ha abierto el camino para el acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos que, sin estar cerrado del todo, parece impensable que tenga marcha atrás.

Un discurso progresista

De hecho, el discurso que preparaba Sánchez y su equipo con esmero, destinado a solicitar la abstención de todos por responsabilidad y para facilitar la gobernabilidad del país, pasará a un segundo plano. No es que Sánchez vaya a renunciar a reprochar las incongruencias del PP con respecto a lo que ellos pidieron al PSOE hace tres años en el caso de Mariano Rajoy; ni que no denuncie que Ciudadanos ha perdido sus señas de un partido centrista y que apostaba por la regeneración para echarse al monte, pero es evidente que estos mensajes tienen menos fuerza si hay un pacto previo con Unidas Podemos.

Por ello, Sánchez hará un discurso defendiendo los postulados de un Gobierno progresista, haciendo hincapié en un crecimiento económico con justicia social, poniendo el énfasis de sus políticas en el empleo de calidad, la transición energética, las reivindicaciones feministas o la lucha contra el cambio climático. No por ello dejará de tender la mano a PP y Ciudadanos para los grandes Pactos de Estado, que el candidato a presidente del Gobierno pretende alcanzar a lo largo del a legislatura.

Sánchez, además, quiere hacer un discurso este lunes que llegue la ciudadanía progresista, y que despierte esa ilusión que se generó el 28 de abril y que se ha visto truncada estos meses. No obstante, el propio Sánchez sabe que hasta el jueves 23, en torno al mediodía, no sabrá si será presidente de Gobierno.

Publicidad

Publicidad