Cargando...

Secciones

Publicidad

El líder PP, Pablo Casado, y el de Ciudadanos, Albert Rivera, saludándose en el hemiciclo del Congreso. EFE

PP y Cs La escasa relación entre Casado y Rivera enfría las posibilidades de un España Suma

Publicidad

Sus diferencias personales no han impedido que sus formaciones hayan sumado en las comunidades y municipios en los que, en solitario o con la ayuda de Vox, contaban con los apoyos suficientes para gobernar.

Política

¿Ha hablado formalmente Pablo Casado con Albert Rivera, ya sea por teléfono o en persona, para impulsar España Suma ante una posible repetición electoral? Esa ha sido la pregunta más repetida este lunes en la sede de Génova 13. Una pregunta que los conservadores han despachado con silencios y evasivas, hasta que, y ante las insistentes preguntas de la prensa, el vicesecretario de comunicación Pablo Montesinos ha señalado: "Si ha habido algún contacto, lo desconozco".

Publicidad

La relación entre ambos líderes es compleja y no pasa, desde hace meses, por su mejor momento. Ambos se disputan el liderazgo de la derecha, lo que les convierte en aliados y adversarios al mismo tiempo. No obstante, sus diferencias personales no han impedido que sus formaciones hayan sumado en las comunidades y municipios en los que, en solitario o con la ayuda de Vox, contaban con los apoyos suficientes para gobernar. "Los secretarios generales -por el PP, Teodoro García Egea y en Cs, José Manuel Villegas- tienen contacto constante", justifican desde Génova. "Y en Andalucía todo va de maravilla; preguntadle a Juan Marín".

Únete a nosotros

Estas afirmaciones no hacen, sino, confirmar que no son Casado y Rivera los que mantienen una interlocución fluida. En el PP lo atribuyen a la personalidad del líder de Ciudadanos: "Desde hace aproximadamente un año su actitud ha cambiado, parece que no está para nadie; ni si quiera en su partido", detallan a Público. Otra voz 'popular' lo encuentra siempre "nervioso": "Está alterado, solo hay que verle en el Congreso... quiere destacar todo el tiempo por encima de Casado y no respeta ni las formas ni el decoro de la Cámara. Es un faltón". 

Por su parte, desde Ciudadanos alegan que las relaciones son "normales". Sin embargo, se repite el mimo esquema que tras las elecciones generales del 28 abril, en las que los 'naranjas' quedaron a 9 escaños de igualar el resultado del PP. "Veníamos de una larga campaña -y en las campañas siempre hay tensiones- pero el buen resultado de Cs pilló desprevenido al PP. Y eso, evidentemente, no gustó en absoluto". Por lo que pudo saber este diario, ni Rivera ni Casado se intercambiaron mensaje alguno tras los comicios, lo que no deja de ser llamativo dada la "buena sintonía personal" que alegaban en el pasado.

Publicidad

La corrupción lastra las posibilidades de España Suma

En el entorno de Pablo Casado prefieren no hacer sangre con el estado de las relaciones, pero destacan la actitud "injusta" e "irrespetuosa" de Rivera hacia el dirigente del PP. El presidente de Ciudadanos considera que los 'populares' siguen vinculados con la corrupción: "Si el PP cree que gobernar con Cs es tapar su basura, se equivoca", aseguró recientemente el catalán en una entrevista en el diario El Mundo, cerrando, así, toda posibilidad de confluir mediante cualquier fórmula conjunta al Congreso o Senado.

Un dardo al que ha contestado Casado este lunes, apenas un día después de la entrevista: "En el PP no cabe ninguna conducta que no sea ejemplar". "No todo vale en política", ha dicho sobre los últimos casos de corrupción que vinculan a Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre con la trama Púnica y ha avisado de que no admite "recetas ni carnés de honestidad" de otros partidos políticos: "No permitiremos que nos hagan responsables de lo que sucedió hace diez años".

Publicidad

El líder del los 'populares', persiste, sin embargo, en la necesidad de impulsar la plataforma España Suma junto a Ciudadanos y Vox: "¿Cómo no vamos a ponernos de acuerdo?". Desde la dirección del partido subrayan que no van a entrar "en el marco de la corrupción": "Nuestro electorado quiere que nos unamos y nos pide algún tipo de convergencia: en el Senado o en las provincias pequeñas".

 

Publicidad

Publicidad

Publicidad