Cargando...

Secciones

Publicidad

Pedro Sánchez, durante su comparecencia de prensa. - REUTERS

Precampaña electoral El PSOE lanza todas sus críticas contra el líder de Unidas Podemos: ¡Con Iglesias, no!

Publicidad

Lastra acusa al dirigente del partido morado de boicotear cualquier gobierno de izquierda “en el que él no esté”. Calvo dice que era claro que "había un Gobierno con su presencia o nada”. Sánchez reúne a su Ejecutiva y pedirá máxima movilización

Política

El PSOE lanzó a sus tres pesos pesados a distintos medios de comunicación a primera hora de la mañana del miércoles, tras conocerse ya que habrá elecciones el próximos 10 de noviembre, y todos tuvieron una línea argumental en común: ¡Con Iglesias, no!.

Publicidad

Así, la vicesecretaria general del PSOE; Adriana Lastra; el secretario de Organización, José Luis Ábalos y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, no dudaron en personalizar en la figura de Iglesias y en cómo ejerce su liderazgo en Unidas Podemos la responsabilidad de que haya una repetición de elecciones y que no haya sido posible un acuerdo para formar Gobierno.

Tal y como ya dijo el propio secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en una reunión de la Ejecutiva Federal hace unas semanas, los tres dirigentes pusieron el foco de sus críticas en que no ha habido un Gobierno de coalición porque Pablo Iglesias no iba a estar en él, pese a su renuncia pública en la que aceptó el veto de los socialistas. Sánchez ya expresó a nivel interno que, en su opinión, el líder de Unidas Podemos no iba a dejar formar un Gobierno en el que él no estuviera.

Lastra, que ya estuvo muy dura con Iglesias en la investidura fallida de julio, dejó muy claro este mensaje: “En lo único que es coherente Iglesias es en trabajar contra un Gobierno de izquierda en el que él no esté presente”, afirmó en una entrevista en Radio Nacional.

Publicidad

Y, en la misma línea, se expresó Calvo, quien acusó directamente a Pablo Iglesias de haber bloqueado que haya un Gobierno progresista en España. “Ha demostrado que está él o manda él, o no hay acuerdo. Ha quedado claro que era con sus condiciones y su presencia, o nada”; añadió.

Y también Ábalos, aunque fue más genérico, achacó lo ocurrido a que los líderes de PP, Ciudadanos y Unidas Podemos “a lo que juegan es a salvar su liderazgo”.

Todo indica que la coincidencia de los mensajes no es casual, y que será uno de los ejes centrales de la campaña electoral que se avecina. Y es que en el PSOE se culpa principalmente al líder de Unidas Podemos de que no se haya alcanzado un acuerdo y, además, se quiere incidir en pedir el voto útil de los progresistas con el mensaje de que la formación morada, mientras esté dirigida por Iglesias, siempre se sumará a las derechas para impedir un Gobierno socialista.

Publicidad

Nuevo Comité Electoral

Todo ello, sin embargo, se empezará a analizar en la Ejecutiva Federal del PSOE convocada para este jueves, y en la que ya se pondrá en funcionamiento el nuevo Comité Electoral para las elecciones del 10 de noviembre.

En los anteriores comicios, esta responsabilidad recayó en el secretario de Organización del PSOE; José Luis Ábalos; y en el jefe de Gabinete del presidente del Gobierno, Iván Redondo, que fue la primera persona no afiliada al partido que conducía una campaña electoral.

En la reunión se espera que Sánchez, en su informe político, haga un análisis en el que dé su versión de lo ocurrido estos meses en las negociaciones para formar Gobierno y apunte los mensajes principales que se llevarán a la campaña electoral que, como dijo el martes, van a pasar fundamentalmente por pedir a los ciudadanos una mayoría suficiente para poder gobernar sin hipotecas y sin depender de los independentistas.

Publicidad

Pero sobre todo, Sánchez quiere poner en marcha a toda potencia la maquinaria electoral del PSOE, ya que el mayor temor que hay en las filas socialistas es la desmovilización del electorado progresista por la repetición de elecciones. El PSOE sabe, en el fondo, que la mejora de sus resultados electorales estará muy vinculada a la movilización social que consigan, y no parece que lo tengan fácil.

Publicidad

Publicidad