Cargando...

Secciones

Publicidad

El primero por la izquierda es el catalán José María Clemente Marcet, condenado por narcotráfico y buscado por estafa; el cuarto, el comisario José Manuel Villarejo; le siguen los príncipes saudíes, Naef y Nawaf Bin Fawaz Al Chaalan; y a su lado, el asesor fiscal vinculado a los papeles de Panamá, Joaquín Arespacochaga.

El narco Clemente Marcet y el socio ruso de Villarejo, secretos de Estado en Tándem

Publicidad

El juez Manuel García Castellón y la Fiscalía Anticorrupción han cortado el interrogatorio del comisario Enrique García Castaño cuando Podemos ha preguntado por los negocios que mantenía junto con su colega José Villarejo con el condenado por narcotráfico, banquero y procesado por estafa José María Clemente Marcet, con quien llegaron a viajar a Arabia Saudí; y por el socio ruso, de nombre Sergei, con el que hicieron negocios al menos desde el año 2005, según el sumario. Ha sido el Gobierno de Pedro Sánchez quien en un Consejo de Ministro ha decidido que esta información se oculte.

Política

Procesado en Francia y condenado por participar en 1999 en el envío de 2.000 kilos de cocaína de Caracas (Venezuela) a París (Francia), José María Clemente Marcet se escondió en España al menos 2014 para no rendir cuentas ante la justicia gala. Lo hacía en la planta nueve de la madrileña Torre Picasso, donde tiene su sede el banco francés Societé Generale y las oficinas el comisario ahora en prisión, José Manuel Villarejo.   

Publicidad

Los investigadores de la causa Tándem encontraron documentación en los registros que cerraba el círculo de las relaciones con el también banquero, entre ellas una conversación entre Villarejo y el comisario Enrique García Castaño, que prestó declaración este martes en la Audiencia Nacional.  

Para sorpresa de los letrados presentes, cuando los abogados de Podemos han intentado que este le dijera qué relación tenían con Clemente Marcet, tanto la Fiscalía Anticorrupción como el juez, Manuel García Castellón, han parado el interrogatorio por tratarse de un secreto de Estado. Lo mismo ha ocurrido cuando han intentado profundizar sobre quién era el socio ruso de estos policías y del que sólo se conoce su nombre, Sergei. Aunque en este caso Castaño ha ampliado la información, se trataría de un coronel de los servicios de información de Vladimir Putin. Otro frenazo del juez. Otro secreto de Estado que podría quedar oculto en la causa Tándem. 

La cúpula de Interior viajó con el narco a Arabia Saudi

Como ha ido desvelando Público en diferentes reportajes, el comisario Villarejo viajó incluso a Arabia Saudí con el narco, que se hacía pasar en España por el empresario Stuart Collins y con el amparo del despacho de abogados Stuart & Mackenzi, propiedad del policía y su socio Rafael Redondo, cometió diferentes estafas por las que está procesado en España. 

Publicidad

Con una vida que podría recordar a la del espía Francisco Paesa, Clemente Marcet abrió la puerta de la casa real saudí a la Policía. Su relación es tan estrecha que sus grandes valedores son los príncipes Naef y Saud Bin Fawaz Al Shaala, con el primero de ellos estuvo procesado en la causa de narcotráfico. 

Le podemos ver con ellos en la imagen que abre el reportaje, y también al comisario Villarejo. Pero no fue sólo el policía ahora en prisión quien se benefició de estas relaciones. La cúpula de la Policía y de la Comisaría General de Información de la época del socialista Alfredo Pérez Rubalcaba fue invitada por la Casa Real a visitar el país, como destapó Público

Publicidad

El 2007 la cúpula policial de Rubalcaba acudió a Arabia Saudí invitados por el hermano del príncipe que estaba acusado de narcotráfico junto con José María Clemente Marcet. En ese momento, el amigo de Villarejo estaba imputado en la Audiencia Nacional.

Como explicábamos en el reportaje, el Ministerio del Interior de Fernando Grande Marlaska no facilitó la información sobre si realmente se llevó a cabo el viaje y si los gastos fueron sufragados por el reino saudí o con los fondos de la Policía. Sin embargo, la prensa de la zona sí recogió la llegada de los policías españoles. 

Ha sido el Gobierno de Pedro Sánchez el que ha decidido en un Consejo de Ministros considerar esta información secreto de Estado y que quede oculta

Teniendo en cuenta que la consideración de secreto de Estado ha sido decretada en un Consejo de Ministros, al que el comisario Enrique García Castaño apeló para que le dijeran sobre de qué asuntos podía hablar y de cuales no. Para las fuentes consultadas, es evidente que ha sido el Gobierno de Pedro Sánchez ha decidido ocultar esta información y la relación de la Policía española con este condenado en un proceso de narcotráfico en Francia. 

Publicidad

Porque durante todos los años que pasó en España a la sombra de Las cloacas de Interior, al menos el comisario Villarejo le protegió cuando su nombre salió junto al del traficantes de armas como Monzer Al Kassar en la Operación Hidalgo, tras un reconocimiento de deuda de 1,2 millones en favor de la mujer del policía.

El socio espía ruso del comisario Villarejo

Pero si según la decisión tomada de la vida de José María Clemente Marcet sabremos menos que de la del espía Paesa, que sí rindió cuentas ante la justicia española aunque luego se fugara y simulara su muerte; sobre lo que tampoco se indagará es del socio ruso llamado Sergei -como dijo el comisario Villarejo en una de sus primeras declaraciones- y con el que  también estuvo vinculado Enrique García Castaño. 

Aunque el policía apodado El Gordo o Blasillo sí quería contestar sobre este asunto. De hecho, antes de que el juez le mandara callar ha dado el dato de que este Sergei era un coronel de los servicios de inteligencia rusos y que el negocio que tenían no era más que un tapadera para tratar con los espías. 

El dato es inquietante. La primera vez que declaró Enrique García Castaño ante la Fiscalía Anticorrupción dijo que podría facilitar información sobre la organización rusa que contrató a Villarejo y a su abogado, Ernesto Díaz Bastién, para asesinar al fiscal José Grinda; y que están relacionados con el abogado Juan Untoria, uno de los hombres que movía al pequeño Nicolás, ex coronel del Ejército y que fue detenido junto al general Geradios Petrov en la operación Troika, que llevaba dicho fiscal y el juez Baltasar Garzón

Publicidad

Publicidad