Cargando...

Secciones

Publicidad

El candidato a la Presidencia del Gobierno de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, entrando en el debate electoral / Daniel Gago - Podemos.

Debate electoral Iglesias busca a Sánchez y se desmarca del resto de candidatos con el "patriotismo" de la Constitución

Publicidad

El candidato de Unidas Podemos consiguió su objetivo: evidenciar que el socialista no aclara con quién pactará tras el 10-N. Pese a esto, Iglesias tendió su mano a Sánchez en varias ocasiones para negociar una coalición que defienda a la clase trabajadora y sea referencia en Europa por su apuesta por los derechos sociales.

Política

Pablo Iglesias utilizó a la Constitución Española como aliada durante todo el debate electoral. Frente al nacionalismo de las derechas, la aspiración de Pedro Sánchez de conseguir un Gobierno de solo un partido y ante la defensa de los servicios públicos reivindicó la Carta Magna. No permitió que le dieran lecciones de lo que significa sentirse español y afirmó que el verdadero "patriotismo" se encuentra en cumplir lo que dice el artículo 128: "Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general".

Publicidad

El candidato a la Presidencia del Gobierno de Unidas Podemos se presentó con un tono sosegado — que solo levantó en un intenso debate con Santiago Abascal sobre las víctimas de terrorismo y del franquismo —  empezó acordándose de los trabajadores y, en concreto, de las limpiadoras que hacen un trabajo totalmente invisible antes y después de los debates. Y repasó todas sus medidas claves. Pero este tono no impidió que recriminara a las derechas sus posiciones y a Sánchez que se dejara "achicar" y buscara un pacto ellas: "Le propongo unir nuestra valentía y vuestra experiencia para ser referencia en Europa. Reflexione: un acuerdo con el PP no les va a salir gratis. Un acuerdo con nosotros sería muy relevante para levantar una referencia política que defienda los derechos sociales", dijo al candidato socialista. 

Durante todo el debate Iglesias también tendió su mano a Sánchez en varias ocasiones, aunque el socialista nunca recogió le guante. Ya llegando al final lo hizo de la forma más clara y en el bloque de regeneración democrática recriminó al socialista que quiera "cambiar las reglas" para que el partido más votado gobierne: "La Constitución dice que nuestro sistema es parlamentario y que cuando no hay mayoría absoluta es prácticamente imposible que haya un gobierno de partido único. No es un sistema presidencialista. Por esto, y a partir de aquí, hay que decir con quién quiere gobernar cada uno y creo que Sánchez debería aclarar si hace un Gobierno con nosotros o busca al PP". 

Publicidad

Iglesias preguntó en varias ocasiones a Sánchez si pactaría con el PP, pero el socialista no contestó

Pero en el primer bloque, nada más empezar el debate, Iglesias ya se ofreció a Sánchez y el candidato socialista, atacado permanente por las derechas, decidió contraatacar a Unidas Podemos cargando contra el pasado del candidato de En Comú Podem, Jaume Asens, de posición soberanista. Tras estas primeras declaraciones, Iglesias aseguró que "Catalunya va a ser la excusa" para que el PSOE pacte con el PP tras el 10-N. Después se lo preguntó directamente al socialista, pero la respuesta no llegó en ningún momento — como ocurrió en el anterior debate con Ciudadanos — .

Únete a nosotros

Iglesias consiguió así su objetivo: mostrar que Sánchez no aclara qué hará tras el 10-N. Y dejó entrever que hay indicios del pacto con la derecha, tanto por proponer a Nadia Calviño — una ministra del ala más conservador del PSOE — como vicepresidenta del área de economía, como por por recriminar a las derechas que no permitieran su investidura: "Hay muchos socialistas que están perplejos pensando en cómo es posible que su candidato prefiera un acuerdo de Gobierno con el PP y Ciudadanos. Esto no va de usted y de mí, y si queremos parar a la extrema derecha no basta con ilegalizar a la Fundación Francisco Franco. Hay que hacer políticas sociales. La gente trabajadora de este país lo necesita".

Iglesias: "Frente a la crisis, Constitución Española"

Iglesias expuso las medidas claves de Unidas Podemos. Ante la posible recesión económica que puede llegar a convertirse en una crisis defendió que se hicieran "recortes por arriba y no por abajo", lo contrario de lo que se hizo en la pasada crisis con los recortes de los servicios públicos y el empeoramiento de las condiciones laborales y de vida. "Frente a la crisis, Constitución Española", afirmó.

Publicidad

Por esto recurrió al artículo 31 para defender que la banca debe devolver lo que se le prestó en el rescate, al artículo 25 para pedir el aumento del Salario Mínimo Interprofesional o al 50 para sostener la propuesta de blindar la revalorización de las pensiones al IPC por ley. También expuso su apuesta por una empresa pública de energía, regular el precio del alquiler y limitar las casas de apuestas que crean la verdadera "inseguridad" de los barrios.

"Hablar solo de Catalnya es una falta de respeto para los que nos están escuchando"

Iglesias también fue el primero en acordarse de la conocida como España vacía. El primer bloque del debate se llamaba "cohesión territorial" y los candidatos en su primer turno solo hablaron de Catalunya. El candidato de Unidas Podemos reprochó esto: " Hay mucha gente que vive en la España rural que sabe lo que es no tener acceso a los servicios públicos y eso es un problema territorial. Hablar solo de Catalunya es faltar el respeto a millones de españoles". Lo mismo esgrimió cuando el resto de candidatos sacaron Catalunya otra vez en el bloque de políticas sociales. 

Publicidad

Fue el que más tiempo habló de medidas concretas y de políticas sociales porque es el punto fuerte de Unidas Podemos. Y, frente al discurso ultraderechista de Vox, esgrimió que "la seguridad no la dan ni los muros ni el racismo", sino medidas de Gobierno que defiendan a sectores como el del taxi, el de la agricultura o a las personas amenazadas por los desahucios. "Hay que dar seguridad a los trabajadores. La soberanía no se defiende con banderas", afirmó.

Su apuesta por destacar que está con los de abajo, frente a los poderosos, llegó al punto de utilizar para su minuto de oro la carta de una trabajadora que relata las condiciones de precariedad laboral y de desprotección en la que vive. 

Publicidad

Publicidad