Cargando...

Secciones

Publicidad

(I) Antonio Alemany, de España 2000, buscado por las agresiones del 9-O de 2017, junto a la presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig. (D) El ultra Luis Miguel Jiménez, abogado de un corrupto de Emarsa, quemando una estelada. /IMÁGENES DE ARCHIVO

EXCLUSIVA PÚBLICO Un miembro de España 2000 y un abogado de corruptos del PP, entre los ultras a los que la Policía "no encuentra"

Publicidad

En 2018 la Justicia ordenó a la Policía buscar a destacados ultras implicados en las agresiones del 9 d’Octubre de 2017 en València, pero algunos muy conocidos y vinculados a España 2000 y el PP, siguen campando a sus anchas.

Política

Un activo miembro de España 2000 con amistades en la cúpula del PP valenciano y el abogado de uno de los condenados por el caso de saqueo y corrupción de Emarsa, la empresa pública de aguas residuales creada por el Ayuntamiento de Valencia del PP bajo la alcaldía de Rita Barberá, son dos de los nueve ultraderechistas implicados en las sucesos del 9 de octubre de 2017 y que, a fecha de hoy, la Policía Nacional no ha podido presentar ante la justicia, desde que el magistrado instructor ordenó su puesta a disposición judicial en febrero de 2018.

Publicidad

Ambos personajes constan reseñados gráficamente en las diligencias desde el primer momento, junto a otros aún por identificar, y sus acciones están relacionadas secuencialmente con los primeros actos violentos que desembocaron en las brutales agresiones de aquel día.

Todos estos hechos están recogidos en documentos gráficos, tanto vídeos como fotografías, aportados a la causa abierta por el Juzgado de Instrucción 15 de Valencia, como Diligencias Previas 1839/2017, incoadas como “Delitos relativo al ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas, delito de desórdenes públicos y robo con violencia en grado de tentativa”.

Publicidad

La Policía solo ha identificado y puesto a disposición judicial a 26 de los 500 que se estima que participaron activamente en la violencia del 9 de octubre de 2017

En este sentido, transcurridos dos años del ataque de grupos organizados de la ultraderecha contra la tradicional y multitudinaria manifestación de la Comissió 9 d’Octubre, la Policía Nacional solo ha podido identificar y poner a disposición judicial a 26 individuos, de las cerca de 500 personas que se estima que participaron activamente en aquellos sucesos.

Únete a nosotros

Muchos de los detenidos, a instancias del magistrado que instruye la causa, lo fueron gracias precisamente a los documentos gráficos aportados por profesionales de los medios de comunicación, que fueron testigos -y en algunos casos, víctimas- de la violencia en aquellos episodios. Pero también, gracias a los vídeos realizados por los propios ultras, que los difundieron en redes para vanagloriarse de su gesta.

Evidentemente, este material audiovisual sirvió en un principio para poder poner nombre a los agresores, ya que muchos de ellos eran conocidos y activos miembros de la ultraderecha que, en algunos casos, contaban con singulares historiales delictivos, amén de otros delincuentes comunes con homicidios a sus espaldas.

Publicidad

Fue precisamente Público  el primer medio que, cuatro días después de los ataques, desveló la identidad los principales agresores, cuyos desmanes fueron captados y retransmitidos en directo por el programa Más Vale Tarde (La Sexta), aquella tarde del lunes 9 de octubre de 2017, festividad de la Diada del País Valencià o Día de la Comunidad Valenciana.

Quiénes son a los que la Policía no encuentra

En la lista de los que podríamos denominar los most wanted, presentada por las acusaciones al juzgado instructor en el primer trimestre de 2018, destacan seis individuos, sorprendidos en las imágenes cometiendo presuntas acciones delictivas, al objeto de ser identificados y presentados en sede judicial.

Publicidad

'Público' fue el primer medio que, cuatro días después de los ataques, desveló la identidad los principales agresores

Dos de estos nueve sujetos, que la Policía aún no ha podido identificar o localizar -incluso conociendo en algunos casos su filiación completa-, son el ultraderechista Antonio Alemany Solsona, de 65 años y activo miembro de España 2000 y del grupúsculo Defenem València, y el abogado ultra Luis Miguel Jiménez García, de 42 años, con despacho en Valencia y Barcelona.

Ambos están registrados en la causa abierta por las agresiones a la manifestación de la Diada del País Valencià, como protagonistas, junto a otros individuos -algunos ya detenidos e imputados-, de los primeros actos violentos contra quienes iban a participar en la manifestación legal, que desembocaron en las brutales agresiones indiscriminadas provocadas mayoritariamente por miembros de los Ultras Yomus del Valencia CF.

Antonio Alemany el “sujeto no identificado (SIN) 2” en una secuencia gráfica. En la primera enfrentándose a un periodista de Jornada; en la segunda, en una comida en la sede de España 2000; y en la tercera fotografiado el pasado 9 d’Octubre acreditado como “periodista”. – AIP Agència

En la causa abierta Antonio Alemany figura como “Sujeto No Identificado (SNI) 2”. Según el escrito de la acusación de 6 de febrero de 2018, se solicitó al juzgado que procediera a la identificación de un “varón con pelo largo hacia atrás, canoso, camiseta azul marino de manga corta con dibujo de la bandera de España en las axilas”.

Documento en el que se solicita al juzgado que se proceda a la identificación de un sujeto que corresponde con las características de Antonio Alemany.

Este personaje es ubicado en un vídeo, al principio de la contramanifestación, sustrayendo por la fuerza paquetes del periódico nacionalista Jornada que se iban a distribuir de manera promocional durante la manifestación. Según el escrito obrante en la causa, el “sujeto no identificado (SNI) 2“ -hasta ahora- actuaba en colaboración con otros ultras para la destrucción de estos periódicos llegando, incluso, a encararse violentamente contra un periodista del medio que pretendía recuperarlos.

El autor del vídeo, que delata en acción a Antonio Alemany, es el cronista fallero Pepe Herrero, también imputado en esta causa en calidad de convocante de la contramanifestación ilegal, quien retransmitió en streaming todo lo que iba sucediendo y que posteriormente, guardó el vídeo original en sus cuentas de Facebook.

Dos sujetos que la Policía aún no ha identificado son el ultraderechista Antonio Alemany, miembro de España 2000, y el abogado ultra Luis Miguel Jiménez, con despacho en Valencia y Barcelona

Pero este no es el único incidente que vincula al miembro de España 2000 en los sucesos de 2017. A Alemany se le sitúa minutos más tarde en otras imágenes aportadas a la causa acompañando a otro “Sujeto No Identificado”, participando en otra acción violenta en la calle Xàtiva, frente a la Estación del Norte de Valencia, cuando ya la manifestación había comenzado a andar. Esta acción que implica a Alemany fue el ataque a otro periodista colaborador de medios internacionales, que acababa de ser rociado con café hirviendo por una mujer cuando grababa en vídeo a los contra manifestantes.

La última presencia documentada de esta persona -conocido entre las víctimas como “el abuelito campeón” por su habilidad para salir indemne de sus acciones- se produce poco antes del final de la manifestación legal. Este individuo aparece junto a un grupo de ultras que accede a la plaza de Alfonso el Magnánimo de València y se aposta bajo la estatua del Rey Jaume I, para impedir que la marcha reivindicativa concluyera en el lugar histórico, donde estaban previstos los parlamentos como acto de cierre. La presencia de este grupo obligó a cambiar el recorrido de la manifestación a otra zona de la ciudad, ya que la Policía se negó a desalojar a los ultras.

Identificado durante el 9 d’Octubre de 2019

La última vez que se le pudo reconocer y finalmente poner nombre al “sujeto no identificado (SNI)2” fue durante la mañana del pasado 9 d’Octubre de 2019 en València, en los prolegómenos de la procesión cívica de la Senyera del Ayuntamiento de Valencia. Antonio Alemany se movió con total naturalidad por la zona reservada a autoridades e invitados, especialmente protegida por la presencia, entre otros invitados, del ministro José Luis Ábalos, aunque él no figuraba entre los periodistas acreditados.

Alemany portaba colgada del cuello una supuesta acreditación del digital ultraderechista La Tribuna de España, y otra de un evento distinto, pero no la oficial del Ayuntamiento de Valencia, lo que le permitió deambular con absoluta impunidad.

Para ser un sujeto no identificado, Antonio Alemany se prodiga en actos institucionales. Incluso, es un habitual en actos y fastos diversos, como los del Partido Popular, gracias a sus amistades como la presidenta del PP-CV y diputada en les Corts Valencianes, Isabel Bonig, o el vicedecano de la RACV, Jose Francisco Ballester-Olmos.

A la izquierda, el abogado Luis Miguel Jiménez García, con camiseta negra y gafas de sol, enfrentándose a la Policía. A la derecha, el hombre con camiseta blanca, pantalón vaquero corto y zapatillas blancas, que todavía está en búsqueda. FOTOS: Sumario

El abogado de corruptos y ultra convencido

Luis Miguel Jiménez García, el ultra buscado por la justicia por su participación en los actos violentos de la Diada del País Valencià, juega al gato y al ratón con la Policía desde enero de 2018.

Alemany se movió con total naturalidad por la zona reservada a autoridades e invitados, especialmente protegida por la presencia, entre otros, del ministro Ábalos

Jiménez García es abogado con despacho en Valencia y en Barcelona, y su orden de búsqueda por la Justicia no lo es por su condición de letrado, sino porque la acusación particular presentó al Juzgado de Instrucción 15 de Valencia pidiendo su citación avalada por material gráfico preciso que le vincula con acciones supuestamente ilegales. En concreto se trata de dos vídeos y dos fotografías que le sitúan como activo miembro de un grupo de ultras -algunos de Yomus (grupo ultra del Valencia Club de Fútbol de España)- que intentó romper el frágil cordón policial para atacar a los participantes de la manifestación legal del de la Comissió 9 d’Octubre en los instantes previos a su hora de inicio.

Así, el 25 de junio de 2018, el magistrado instructor emitió una larga providencia, que requería a la Brigada Provincial de Información de la Policía Judicial de Valencia varias acciones, entre ellas la localización de un individuo con camiseta blanca que se enfrenta a la Policía en la plaza de Sant Agustí y también la plena identificación y presentación de Luis Miguel Jimenez García, aportando el escrito y las pruebas de las acusaciones, donde ente otras cosas se observa al abogado con camiseta negra y gafas de sol prendiendo fuego a una bandera independentista catalana -una estelada-, y donde se le escucha amenazar e insultar a los manifestantes en presencia de agentes de la UIP.

Extracto de la providencia en la que se requiere la localización de uno de los individuos que se enfrentó a la Policía.

Jugando con la Policía y el juzgado

Tras meses sabiendo que era buscado por la Policía, según los informes judiciales, el pasado 9 de septiembre fue enviado un fax al Juzgado de Instrucción 15 desde su oficina de Valencia sin firma alguna, donde sólo constaba el sello de su empresa, donde facilitaba los datos de sus despachos en Valencia y Barcelona abiertos con su marca Accuerda Abogados.

En este escrito de un folio, redactado en tercera persona y con cierta arrogancia, se informa de los pasos que la Justicia y la Policía deben seguir para localizar al abogado buscado. Son despachos y domicilios que, por otra parte, ya eran conocidos por la Policía con acciones indagatorias ya practicadas. Los investigadores, sin embargo, no buscaron en otro domicilio cercano al club social Olimar de Chiva.

Finalmente, en su escrito enviado por fax, el abogado buscado “recomienda” al juez instructor que “cuando no lo localicen [al abogado Luis Miguel Jiménez], que llamen al teléfono [no reproducido] y dejen el mensaje que quieran o deseen a la secretaria del despacho, la que hará llegar cualquier tipo de instrucciones o mensaje al referido letrado”. Accuerda Abogados es una Sociedad Laboral Profesional domiciliada en Valencia, en la que el administrador y socio único es el mismo abogado ultra Jiménez buscado por la Justicia.

 El abogado ultra Jiménez ejerció la defensa de uno de los empresarios del caso Emarsa, José Luis Sena, condenado en estan causa de corrupción del PP

Luis Miguel Jiménez García ejerció la defensa de uno de los empresarios corruptos del caso Emarsa, José Luis Sena, empresario de una empresa colaboradora condenado en una de las piezas de este caso de corrupción del PP a, finalmente, dos años de prisión, por simular una operación comercial para exportar 10.000 taxis a Pakistán con la que pretendían defraudar a Hacienda, según la sentencia firme dictada por la Audiencia Provincial de Valencia en diciembre de 2017, dos meses después de los sucesos de Valencia.

La pieza principal del caso Emarsa investiga el saqueo de 24 millones de euros en la depuradora de Pinedo (València). El procedimiento saltó a la luz en 2010, cuando el PSPV denunció que Emarsa, una empresa pública del Ayuntamiento de Valencia bajo la alcaldía del PP de Rita Barberá, acumulaba un déficit de al menos 16 millones de euros, además de contratos no justificados por valor de unos 32 millones más. El proceso se dividió en onces piezas, entre ellas la principal, con 26 acusados, muchos de ellos cargos del Partido Popular y empresarios amigos.
Esta causa fue investigada precisamente, por el Juzgado de Instrucción 15 de Valencia, el mismo que ahora instruye la causa por estas agresiones de la ultraderecha valenciana del 9 de octubre de 2017, donde el abogado defensor cambie de rol por el de imputado/investigado.

Publicidad

Publicidad