Cargando...

Secciones

Publicidad

Dos aviones se cruzan en el cielo./ REUTERS

Los ministros de Finanzas de nueve estados piden a la UE medidas para gravar las emisiones de las aerolíneas

Publicidad

Las emisiones directas de la aviación representan aproximadamente el 3% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE y más del 2% de las emisiones globales, según la Comisión Europea.

Política

Los ministros de finanzas de nueve países europeos –Holanda, Suecia, Francia, Bélgica, Alemania, Italia, Luxemburgo, Dinamarca y Bulgaria– han emitido este jueves una declaración conjunta para reclamar a la Unión Europea que se impulsen medidas para gravar las emisiones de las aerolíneas. "Podría garantizar que el contaminador pague un precio más justo por el uso del transporte aéreo", opinan los políticos, en un comunicado difundido por la organización T&E.

Publicidad

"El transporte aéreo conecta a las personas en todo el mundo y es importante para el crecimiento económico. Al mismo tiempo, la aviación tiene un impacto significativo en el medio ambiente", valoran, para hacer una llamamiento a la Comisión Europea para que se presenten propuestas para una iniciativa sobre los precios de la aviación que incluya tasas por contaminación.

Un pasajero que viaja  de Londres a Nueva York genera la misma contaminación por CO2 que un ciudadano europeo a lo largo de un año para mantener su hogar caliente

Las emisiones directas de la aviación representan aproximadamente el 3% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE y más del 2% de las emisiones globales, según los datos de la propia Comisión Europea, que estima que un pasajero que viaja en un vuelo de Londres a Nueva York genera aproximadamente la misma contaminación por CO2 que emite un ciudadano europeo para mantener su hogar caliente a lo largo de un año.

Publicidad

Las dimensiones de la contaminación generada por la aviación –que ha incrementado un 26% en los últimos años– se va favorecida por los privilegios del sector respecto a otros medios de transporte, tal y como señalan los nueve ministros en su declaración. "El transporte aéreo está exento de impuestos especiales, no se aplica el IVA a los vuelos internacionales, no existe un impuesto coordinado sobre los billetes y se podría fortalecer los instrumentos económicos para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector de la aviación",  apuntan.

Únete a nosotros

“Es profundamente injusto que todos tengan que pagar impuestos para llenar sus autos, pero las aerolíneas no pagan ni un centavo por el consumo de combustible. Los países de la UE y la Comisión Europea tienen la capacidad de avanzar con medidas impositivas que no requieren unanimidad, como los impuestos nacionales a los billetes, los acuerdos bilaterales para gravar el queroseno o una reforma radical del mercado europeo de carbono para la aviación”, ha valorado Andrew Murphy, portavoz de Transport &Environment (T&E).

Según un informe de la Comisión Europea, la imposición de medidas fiscales a los combustibles utilizados por la industria de la aviación podría reducir cerca de un 11% de las emisiones de gases de efecto invernadero anuales, lo que equivaldría a evitar que se liberen, aproximadamente, 16 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera cada año.

Publicidad

En los últimos años los niveles de contaminación del sector y el auge del nuevo ecologismo han provocado que los postulados decrecentistas que reclaman recortar el tráfico aéreo adquieran fuerza en muchas dimensiones sociales. Este nuevo movimiento reclama, además, mejoras en las infraestructuras ferroviarias nacionales e internacionales para fomentar los viajes en tren, un medio menos contaminante.

Publicidad

Publicidad

Publicidad