Cargando...

Secciones

Publicidad

Ada Colau y Teresa Rodríguez. Artacho

Diálogo Colau y Rodríguez quieren construir un puente: "La política de trincheras ya no da más de sí. Ha causado muchísimo dolor"

Publicidad

La alcaldesa de Barcelona y la portavoz de Adelante Andalucía comparten reflexiones en un encuentro de fondo en Sevilla

Política

Un telón granate en la Facultad de Periodismo en Sevilla puso el marco, envolvió una conversación de casi dos horas que mantuvieron ante un auditorio de más de 400 personas Ada Colau, alcaldesa de Barcelona y Teresa Rodríguez, portavoz de Adelante Andalucía.

Publicidad

Además de la frase que encabeza esta crónica referida a Catalunya y al comportamiento de los partidos independentistas y de los de la derecha españolista –“la política de trincheras ya no da más de sí. Ha causado muchísimo dolor”– ambas compartieron reflexiones sobre muchas otras cosas: feminismo, economía y, también, al respecto de cambiar la lógica de la actividad pública hacia espacios más empáticos y horizontales.

Antes de dar paso a la conversación, que fue de cierto calado y hondura, esta información dejará constancia de la respuesta que Rodríguez –a preguntas del público asistente– le dio a Santiago Abascal, líder del partido de ultraderecha Vox, después de que este le instara a llevarse a su casa a los menores migrantes. Rodríguez había criticado con mucha dureza el acto de Rocío Monasterio, presidenta de Vox en Madrid, a la puerta de un centro de menores en Sevilla, lo que motivó, luego, el exabrupto de Abascal.

Publicidad

“Ya nos los hemos llevado a nuestra casa –dijo Rodríguez– Nuestra casa común es la Junta de Andalucía. Estas personas no entienden qué es lo común. Ellos en casa, con una pistola cerquita y a mano. Si quieren abolir lo que es de todos, nos encontraran enfrente. No sé para qué pagan impuestos. Para que el juez Serrano de Vox se lleve 2,4 millones de una ayuda pública que investiga la Fiscalía. A la extrema derecha hay que responderle. Las mentiras son flagrantes. Mienten todos los días. Hay que hacer pedagogía para desmontar sus mentiras y reconstruir sus espacios de solidaridad. La mejor vacuna contra la extrema derecha es recuperar las calles, las instituciones también, pero hay que recuperar la calle”.

Únete a nosotros

Lo que sigue es un resumen del diálogo, elaborado a partir de las notas que tomó Público en el acto.

Arrancó Teresa Rodríguez: Es importante cuando hablamos de feminización de la política que haya mujeres haciendo política, sus discursos tienen un impacto importantísimo. Para luchar contra la desigualdad una persona que ha padecido en carne propia tiene margen para implementar políticas.

Pero no solo estamos pensando en que haya muchas mujeres haciendo política. Ese es un discurso de un determinado feminismo que es miope. No termina de ver lo que sucede. Existe un suelo pegajoso. Mujeres que por el hecho de ser mujer van a estar en situación de discriminación.

Publicidad

En ese sentido, feminizar la política es hacer políticas feministas, que son las que corrigen la desigualdad. Hacer políticas feministas es ocuparse de la sanidad y los servicios sociales. Esto pasa por acabar con el monopolio de una ideología vinculada a la Iglesia.

Y hay que luchar contra el machismo en los medios, en la publicidad. Los roles a través de los juguetes. Hacer política feminista es también luchar contra la violencia, la expresión más brutal de un machismo. Ahora hablan de violencia intrafamiliar, como si fuera lo mismo dos hermanos que se pelean por una herencia, luchar contra la violencia no solo es poner medios para proteger a las víctimas.

Publicidad

Feminizar la política no es solo que haya mujeres. Hay muchas mujeres que hacen políticas machistas. Un hombre puede hacer políticas feministas, sin duda. Se trata de hacer política de otra manera, los movimientos sociales. Hay una forma de hacer política testoesterónica, competitiva, de ganar al otro, y hay otra forma cooperativa, en la que importa conseguir el objetivo común y no tanto quién lo hizo o quién no lo hizo.

Ada Colau: Llevamos años muy duros con el tema del conflicto territorial. Hay una política que nos quiere enfrentar. Es una estrategia vieja esta. Nos hacía mucho ilusión venir para romper estereotipos también. Está esa imagen de los medios de comunicación, que siempre enseñan lo peor. Vengo aquí como ciudadana, como mujer, como activista, como alcaldesa de Barcelona. No tengáis duda de que Andalucía es un pueblo hermano. La mejor Barelona se ha construido con miles y miles de familias que nos hicieron el honor de venir.

Venimos de muchos años de sufrir una política testosterónica, del blanco y negro, que genera la deshumanización del adversario, una política pésima que hace daño a la población. Frente a esa política, una política de la empatía, de la escucha real, de comprender que la diversidad nos hace siempre mejores, nunca peores. Es maravilloso que Cataluña tenga su lengua, su identidad y poder tener un país más avanzado en derechos y libertades.

Dicho esto, enlazando con mujeres y feminismo. Tengo el dudoso honor de ser la alcaldesa de Barcelona. Ha costado décadas. No soy solo una mujer, sino que soy feminista, con una trayectoria activista y de familia humilde. ¿Cómo es posible eso? Porque miles y miles de personas han luchado para que Teresa y yo estemos aquí.

En las siguientes semanas a las elecciones, me paraba mucha gente que me decía: es la primera vez en la vida que gano. Aguanta, aguanta, me decían muchas mujeres mayores. Y entre esas miles de mujeres, os puedo hablar de Custodia Moreno, que con cuatro años cogió el famoso sevillano. Le habían prometido una casa y no había casa. Vivió durante muchos años en las barracas. Es de las mujeres que más nos ha enseñado a querer nuestros barrios, a conseguir los centros sanitarios, los asfaltados, las escuelas. Eso es gracias a la gente trabajadora.

Y celebramos un homenaje a Blas Infante. Que sepáis que celebramos el Día de Andalucía con mucho amor y orgullo en Barcelona. Eso seguro que no os lo enseñan en las noticias.

Todo nuestro gobierno se define como feminista. Hicimos una concejalía de feminismo y LGTBi para llevar el feminismo a todas partes. No es solo una cuestión de justicia. Somos la mitad de la población y es lógico que lleguemos a todas las parcelas. Es una enorme oportunidad de construir un mundo mejor.
Soy madre de dos niño y quiero que crezcan en un mundo más empático, sin violencia, donde los conflictos se resuelvan desde el diálogo y no desde la derrota. Es la enorme oportunidad de cuestionar un sistema patriarcal y neoliberal. Muchos quieren que creamos que no se puede cambiar. Con esa enseñanza, sabemos que el límite lo ponemos nosotras y que hay que ir a por todas.

En Barcelona no solo tenemos paridad a nivel político. Somos el primer ayuntamiento que en el nivel gerencial hay el mismo número de hombres que de mujeres. Las ciudades en que vivimos se han diseñado para hombres blancos que van en coche a trabajar. Las ciudades feministas son para todas y para todos. Son ciudades amables.

TR: Probad un día a coger el autobús a las 9 de la mañana. Hay fundamentalmente mujeres. ¿Quién usa el transporte público? Las mujeres utilizan más el transporte público. Yo, durante años, me intentaba rebelar contra las mujeres de mi familia. De alguna manera, despreciaba esa manera de poner en el centro a la familia, eso de comunicarse permanentemente. [Pero hay que cambiar eso] Si hacemos y ponemos en práctica medidas feministas, le hacemos un favor a toda la población. Cuando alguien diga que estamos contra los hombres, decidle que el feminismo le puede venir bien todo el mundo. Si hablamos de apostar por los servicios públicos, beneficiamos al conjunto de la sociedad.

AC:  Una de las cosas mas interesantes es otra visión del poder. Una visión patriarcal sería yo mando. Pero hay otra forma de poder, que es la autoridad, la de alguien que puede ayudar a cuidar y a mejorar las cosas. Para avanzar en políticas progresistas la idea es la de corresponsabilidad. O lo hacemos entre todas o nunca conseguiremos los grandes cambios. Y llegaremos más lejos si hay una ciudadanía implicada. Generar esas redes de corresponsabilidad es una de las cosas más transformadoras que se pueden hacer desde la política. Vivimos en democracias que a nivel formal tienen fallos grandes, pero en las que a nivel legal ha habido avances. Y, sin embargo, a pesar de esas leyes hay una desigualdad brutal. Para que eso cambie, solo se puede llevar desde la corresponsabilidad, desde organizar el trabajo desde casa.

Catalunya

La moderadora, Zoe Arcanio, introduce el tema de Catalunya.

TR. Matria me sale mejor que patria. Como comunidad que se cuida, que me cuida y a la que yo cuido. Quiero decirle a Ada que esa Imagen de los andaluces a la puerta de los cuarteles de la Guardia Civil diciendo: a por ellos, no es la de la mayoría social de Andalucía. No es la de la gente que aspira a democratizar sus sociedades. El conflicto [solo se aborda] desde la empatía y la voluntad de diálogo. Esa actitud no nos representa. Los andaluces y andaluzas somos en general gente de paz y de diálogo. Era importante decirlo. Por otra parte, este es un asunto que no lo vamos a resolver Ada y yo, pero podemos poner puentes.

Hay mucha gente a la que no le interesa resolverlo, porque les da votos, hay mucha gente a la que les da votos. ¿Qué interés puede tener el que consigue votos? Solo se resuelve ese conflicto desde el dialogo. Quiero recordar una cosa. Es importante cambiar el Código Penal para que sí solo sea sí. ¿Cómo se puede formar una comunidad de ciudadanos iguales si no es desde el consentimiento? ¿Cómo aspiran a hacerlo? ¿Por la fuerza? Eso en la vida no es deseable y en la política tampoco.

No tiene que ser por la vía de la imposición o la fuerza. Eso no va a funcionar. Desde el consentimiento, desde lógicas federales, desde un modelo más federal, donde se respetan ámbitos de decisión propios, como por cierto lo hizo Andalucía el 4D, cuando impuso un referéndum el 28F para entrar [a la autonomía] por el 151, que no el 155 (risas en el auditorio), como nacionalidad histórica. Nosotros queríamos ser como Catalunya para no tener que irnos a Catalunya, queríamos ser una sociedad próspera para escribir nuestro futuro.

Tenemos muchos más lazos de los que nos quieren mostrar. Aquí parece que va a pasar algo porque Catalunya vote. Nos hacen pensar que va a haber una hecatombe y no vamos a poder caminar por las aceras.

Hemos salido de la crisis en clave de desigualdad. Tres personas tienen lo mismo que 14 millones. En esta España hay un norte y un sur. Y Madrid tiene un PIB más grande que el de Andalucía entera. La brecha es cada vez más grande entre Andalucía y Catalunya. De eso no oiréis hablar, de que Andalucía cierre la brecha.

Los fondos buitres. Ellos [la derecha] son muy patriotas. La bandera de España muy grande, pero les da igual que vengan de Delaware y se queden con el taxi. Están comprando lotes de tierra en Andalucía para especular con ella. Fondos extranjeros con sede en paraísos fiscales. La soberanía de los pueblos es dar espacio a la gente para que se autodetermine.

La Constitución se ha quedado chica. Se oyen sus costuras. Hay que abrir esos candados. La cruz, la corona y el territorio.

AC. Ahí es nada. Estaría muy bien que alguien se dedicara a ver cuánto tiempo se le ha dedicado en los medios al discurso que Tere hizo en el Parlamento de Andalucía defendiendo que la represión no era el camino y cuántos en cambio, al A por ellos. O los contenedores quemando. No sé qué habréis escuchado de nuestra posición en Catalunya. Tenemos que aguantar la política de trincheras.

No soy independentista, pero soy demócrata. Las cosas hay que resolverlas de forma democrática. Han pasado dos años y se imponen las tesis del PP con Ciudadanos. La judicialización. La cárcel. Eso nos aleja de la solución. Y los partidos independentistas han cometido errores graves. La vía unilateral nunca fue una opción. Creo que no era una buena opción, no solo porque no cumpliera con las leyes, sino porque polarizó.

Y a quienes defendemos esto, desde la empatía, cuando intentas introducir complejidad, matices, te llueven bofetadas por todas partes. En Catalunya nos llaman cómplices de los represores y el PP y Ciudadanos nos llaman cómplices de los demás. Nos reafirmamos en que no es fácil. La única vía política es la del diálogo, la de asumir que nadie tiene la verdad absoluta. Se ha perdido ese sentido común. Hay que reivindicarlo. Hay que decir claramente que los sentimientos nunca serán un problema, que alguien se sienta de una o de otra manera. Las culturas, las identidades, nunca tienen. que ser un problema, Cuanto más diversos seamos, mejor. Una sociedad homogénea tiende, además de ser aburrida, [a no prosperar]. Soy republicana, federalista de una España plurinacional.

Las declaraciones de Tere en Andalucía, las de Pablo Iglesias, la verdad es que para mucha gente en Catalunya eso ha sido importantísimo. Espero que se refleje en las elecciones. La política de trincheras ya no da más de sí. Ha causado muchísimo dolor. Nunca hay que cuestionar los sentimientos.

Ciertos sectores [independentistas] han reproducido el peor nacionalismo, insultando a millones de españoles republicanos, diciendo que toda España es fascista, republicanos que luchan contra la corrupción y contra el bipartidismo, a gente con la que hemos estado codo con codo parando los desahucios. Es un insulto que se haya tratado a España como un todo irreformable.

Hay que censurar la mala política que ha hecho que la diversidad se vea como algo malo. Eso es lo que toca desmontar. Ese es el único camino: diálogo, escucha, destensionar antes de abordar el tema de fondo, que no resolveremos en dos días. El tema territorial tiene que poder abordarse, pero siempre desde la escucha y generando un marco de diálogo estable.

Y pensamos que salgan los líderes independentistas de la cárcel. Allí no se va desinflamar el conflicto. Para avanzar en democracia, para avanzar en derechos y libertades no podemos permitir más, ya no solo que Vox PP y Ciudadanos hablen de Catalunya como un todo separatista violento, sino que también vemos a un PSOE cobarde ante unas elecciones que no le dan bien las encuestas. Ahora que ve que le van mal intenta usar Catalunya como un arma arrojadiza.

[Necesitamos] todos los espacios que rompan con ese imaginario de confrontación, de política de trincheras. Tenemos ganas de abordar el conflicto desde el diálogo y no permitiendo unas políticas de represión, más allá de la cuestión territorial. Que nadie se equivoque, que hoy es contra indepes, pero que puede ser contra cualquiera. Está en juego la democracia.

Economía

Arcanio introduce en este punto el bloque económico.

TR. Voy a contar ideas que se contienen en ese programa de Unidas Podemos. La crisis han ido restando derechos. que parecían derechos consolidados. El escenario laboral de mi madre era un escenario laboral muy diferente al nuestro.

Nuestra generación va a tener la vida más dura que la de los padres. Dos culpables: quienes hacen negocio con la vida nuestra, con nuestros derechos. Los dirigentes que vienen de la empresa privada. Y la banca, tienen 60.000 millones que no piensan devolverlos. La deuda que ese mismo rescate generó.

No se nos olvide nunca que nos hemos comprado un banco en este país, que no hemos utilizado como banca pública (Bankia) Usémoslo como banco público.
Hay que cuestionar la deuda generada por el rescate bancario. Decisión ilegítima de dos partidos el 135. Queremos que se audite la deuda.

Las eléctricas. Queremos un sector energético público que garantice a todos el acceso. La factura de la luz no ha hecho más que subir. Si hay un oligopolio, ese oligopolio debería ser público para apostar por energías limpias que luchen contra el cambio climático.

Apostamos también por romper con las reformas laborales. Es necesario acabar con las dos últimas reformas laborales. El Constitucional ha decidido que por ponerte malo te pueden echar del trabajo. Han despedido a una persona por ponerse enferma, con informes médicos que justificaban la baja laboral. Eso es gravísimo. Y hace más necesario que nunca acabar con la precariedad. A mí me da miedo, porque cada vez que tocan el Estatuto de los trabajadores es para meternos un pulla más.

Las dos últimas reformas laborales, hay que derogar. Hay un millón de personas con trabajo, que son pòbres. Y queremos una reforma fiscal que paguen los mas ricos, Tenemos un sistema fiscal como robín Hood, pero al revés. Tenemos un sistema fiscal que permite ingenierías fiscales a tutiplén.

AC. Hablamos mucho del tema territorial, pero hay muchos más temas que plantear. Que haya ya un referéndum sobre monarquía o república. Y está el tema del municipalismo. Nos afecta en todo el país. Tenemos uno de los Estados más recentralizados. Los ayuntamientos estamos infrafinanciados. Y tenemos menos competencias para hacer frente a temas cotidianos. Los ministros están lejos en sus despachos. La inmensa mayoría de la población nunca ha salido de la crisis. Y encima en Catalunya, el bloqueo institucional que llevamos.

Y mientras tanto los ayuntamientos recibiendo todas las demandas en vivienda. Necesitamos estabilidad y diálogo para que funcionen las instituciones, que funcionan de mínimos. Es urgente que haya políticas sociales valientes. Hay también una enorme miopía. Y seguimos con los presupuestos del PP. Todo eso acaba en los ayuntamientos.

En Barcelona nos queda mucho por hacer. Ademas de las multas millonarias a bancos, hemos ido más allá. Cualquier nueva promoción inmobiliaria tiene que dedicar al menos un 30% a vivienda asequible. Con ello, impulsamos un. Cambio en las reglas del juego. No puede ser que se especule con un derecho básico. No hablamos de rolex, hablamos de viviendas. Ojalá se puedan regular de una vez los alquileres. Al PSOE le acaban temblando las piernas.

En Barcelona hemos creado un operador de energía público. Barcelona ya no depende del oligopolio. Tenemos una comercializadora propia para que ninguna familia se quede sin luz. A pesar de que nos faltan competencias, cosas que nos parecían imposibles se están haciendo, como pararle los pies a la especulación. Si lo ha podido hacer un ayuntamiento, en un gobierno se podría parar los pies al oligopolio.

Os podría hablar del dentista municipal. El dentista podría estar incluido en la cartera sanitaria. En Barcelona, de entrada, ha atendido a las familias más vulnerables. Las historias que explican ya le dan sentido a todo. Por mucho que te critiquen, sabes que estás haciendo cosas importantes para las personas.

Es muy importante que peleemos en las redes sociales para generar la agenda política de las prioridades reales de la gente. Una de las cosas más bonitas que hemos hecho es cambiar la manera de hacer política. Ves una inercia muy fuerte. Y cuando llevaba unos cuantos meses, me dí cuenta de que todo te lleva a estar encerrado dentro de la institución y al final estás entre políticos, los medios y encerrada en el castillo. Hay que romper estas rutinas. Y nos inventamos las jornadas de la alcaldesa. Cada quince días, sin medios, en los barrios.

Publicidad

Publicidad