Cargando...

Secciones

Publicidad

Fernando Villén en una foto de archivo | EFE

Corrupción Sobre el precio de los cubatas en el burdel Don Angelo, el chófer de Villén y otros demonios de la Faffe

Publicidad

El Parlamento de Andalucía vive un nuevo episodio estrafalario con la declaración de José Ruiz, dueño del burdel Don Angelo a dos días de las elecciones generales

Política

El Parlamento de Andalucía vivió este viernes un nuevo episodio estrafalario, esta vez en la comisión de investigación sobre la Faffe, una fundación pública de la Junta de Andalucía –hoy extinta– que gestionó entre 2003 y 2011 más de 250 millones de euros en fondos contra el paro y en la que un juzgado de Sevilla investiga un rosario de graves irregularidades.

Publicidad

Vox, PP y Ciudadanos decidieron fijar a dos días de las elecciones generales la comparecencia de José Ruiz, dueño del burdel Don Angelo de Sevilla, en el que el exdirector general de la Faffe, Fernando Villén, efectuó el 22 de marzo de 2012 quince cargos con una tarjeta Visa de la Junta de Andalucía por valor 14.700 euros. Eso fue justo al día siguiente de que su jefe, Antonio Fernández, exconsejero de Empleo, investigado en varias causas de corrupción, fuese cesado en el cargo por el entonces presidente José Antonio Griñán. Después, los cargos en la tarjeta fueron anulados porque la cuenta se pagó en metálico.

Las pesquisas judiciales y de la Guardia Civil han revelado que durante seis años, entre 2004 y 2010, Villén gastó presuntamente al menos 31.969 euros en 43 pagos en los prostíbulos Don Angelo, Club Top Show, Sala Deluxe, La Casita, y Bahía Dos. En la Faffe, los directivos tenían acceso a trece cuentas corrientes y ocho tarjetas de crédito: dos Visa, cinco American Express y una Mastercard. La Guardia Civil tiene documentado que Villén al menos efectuó pagos con esas tarjetas para “gastos personales” por importe de más de 80.000 euros.

Publicidad

Ruiz no aportó información adicional a la ya conocida. El dueño del Don Angelo –quien solicitó al Parlamento que su imagen no se difundiera, lo cual fue aceptado por Vox, PP y Ciudadanos– dijo fundamentalmente que no conocía de nada a Villén; que el episodio de la tarjeta y su arreglo lo había hecho a través de una de las encargadas, Juana; que había sido el chófer del exdirector general, creía, quien había llevado en metálico los 14.700 euros que posibilitaron la anulación del cargo en la tarjeta de la Junta, y que el gasto de ese dinero en su establecimiento le parecía "normal".

Únete a nosotros

Ruiz llegó a negar, a preguntas de la diputada de Vox, Ángela Mulas, que en el Don Angelo se ofrecieran servicios sexuales y dijo que había discotecas con reservados más caras. Los diputados de Vox, PP, Ciudadanos y Adelante Andalucía quisieron saber quién acompañaba a Villén el 22 de marzo de 2010. El parlamentario Nacho Molina, de Adelante Andalucía, le preguntó por el propio Antonio Fernández. Si lo conocía. Ruiz negó conocer a nadie, reiteró que no sabía quién acudía a su establecimiento y tampoco dijo cuánto costaba un cubata en el Don Angelo, una pregunta que le hizo la diputada del PP, Ana Vanesa García.

Molina también le recordó al PP los “volquetes de putas” de los que habló en una de las grabaciones del caso Espías uno de los hombres de confianza de Francisco Granados, exconsejero de la presidencia de Esperanza Aguirre en Madrid.

Publicidad

El portavoz del PSOE, Rodrigo Sánchez, rehusó hacer preguntas a Ruiz y se limitó a leer un alegato en contra de la prostitución.

En la sesión de mañana, los tres exconsejeros socialistas convocados a la comisión la abandonaron también, tras denunciar que estaban allí por el puro interés electoral de Vox, PP y Ciudadanos, al igual que hiciera el expresidente Manuel Chaves el jueves sin responder a las preguntas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad