Cargando...

Secciones

Publicidad

La comisión de expertos sobre autogobierno en la reunión mantenida este lunes en Vitoria. JON RODRIGUEZ BILBAO/EFE

EUSKADI El Parlamento Vasco reanuda sus trabajos sobre el nuevo estatuto sin acuerdo sobre el derecho a decidir

Publicidad

La modificación del texto autonómico tendrá que esperar hasta la próxima legislatura en Euskadi. Los expertos designados por la Cámara para abordar este asunto comprobaron que existen puntos insalvables.

Política

Ni fácil, ni rápido. El debate sobre la aprobación de un nuevo marco de autogobierno en Euskadi –única comunidad autónoma que no ha modificado su estatuto, aprobado hace ya 40 años– se prolongará otros tantos meses y, previsiblemente, será una de las patatas calientes que tendrá que abordarse durante la siguiente legislatura. Es decir, tras las próximas elecciones autonómicas, previstas inicialmente para el otoño que viene.

Publicidad

Todo esto ha sido comprobado en carne propia por los cinco integrantes de la comisión de expertos que durante los últimos 15 meses han hablado y escrito sobre las bases del futuro estatuto vasco. Así se lo había encargado la ponencia de autogobierno a ese grupo de juristas, designados en representación de los distintos partidos con representación parlamentaria –PNV, PSE, EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP–. Si algo han podido confirmar es que un acuerdo unánime está, al menos a día de hoy, a varias galaxias de Euskadi.

Las diferencias quedaron expuestas en los documentos entregados este lunes al letrado del Parlamento. Por un lado, los representantes de PNV, PSE y Elkarrekin Podemos alcanzaron un texto común, aunque con varios votos particulares en distintos puntos y diferencias aún más notorias en materia de derecho a decidir: mientras que nacionalistas y morados asumen –con distinto lenguaje– ese derecho, el PSE lo rechaza.

Publicidad

Por su parte, el jurista designado por EH Bildu, Iñigo Urrutia, llevó su propio texto, en el que se recoge de forma expresa el derecho a decidir. La coalición abertzale defiende que su propuesta va en la línea de lo inicialmente acordado con el PNV en la ponencia de autogobierno, donde se recogía ese precepto de manera clara. Así lo hizo constar el propio Urrutia en una nota entregada este lunes a la presidenta de la Ponencia de Autogobierno de la Cámara.

Únete a nosotros

“El resultado ha sido quizás un poco frustrante. Teníamos un mandato claro y no se ha completado. Eso me ha imposibilitado unirme al texto de la mayoría”, afirmaba Urrutia este lunes al llegar al Parlamento Vasco.

Por su parte, el representante del PP, Jaime Ignacio del Burgo –un veterano político navarro de derechas–, presentó una enmienda a la totalidad. A su juicio, el trabajo de la comisión de expertos “era la historia de un imposible, lo cual significa un rotundo fracaso”.

Sin embargo, el enviado del PNV a esa comisión, Mikel Legarda –un curtido político del escenario vasco– optó por transmitir un mensaje más optimista. “Más allá de las divergencias, considero que es un avance respecto a la renovación de un nuevo pacto de autogobierno”, afirmó.

Publicidad

Algo parecido opinó la representante de Elkarrekin Podemos, Arantxa Elizondo. Hemos hecho un trabajo enorme, largo y costoso. Estoy convencida de que el material que hoy vamos a entregar será de gran utilidad para el Parlamento, que es ahora a quien corresponde seguir adelante”, remarcó. Por su parte, el jurista designado por el PSE, Alberto López Basaguren, indicó que no era el día propicio para “hacer ninguna declaración”.

En efecto, ahora tendrá que hablar –y debatir– la ponencia de autogobierno del Parlamento, que previsiblemente se reunirá el miércoles 11 para retomar sus trabajos en torno a la posible reforma del Estatuto. Distintas fuentes parlamentarias consultadas por Público coincidieron en señalar que el proceso será largo y no llegará a concretarse durante esta legislatura.

Publicidad

Conversaciones paralelas

Con ese escenario a la vista, en las distintas formaciones manejan ya que el debate sobre el autogobierno vasco –y, por ende, sobre el derecho a decidir– entrará de lleno en la próxima campaña electoral autonómica. Será entonces cuando los distintos partidos volverán a escenificar sus acuerdos y diferencias en torno a este asunto.

En el medio, ocurrirá previsiblemente otra cosa: si finalmente Pedro Sánchez consigue sacar adelante su investidura y se conforma un gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, el PNV buscará reactivar el calendario de transferencias pactado con el Ejecutivo a principios de año y que no pudo concretarse debido a la inestabilidad política en el Estado.

De esta manera, mientras en unos foros se hablará sobre un nuevo marco de autogobierno, en otros se intentará acercar posiciones para zanjar los incumplimientos que acumula el actual estatuto. Dos escenarios, dos conversaciones.

Publicidad

Publicidad