Cargando...

Secciones

Publicidad

Ultras del Hogar Social Madrid en la protesta racista en el barrio de Tetúan. / EUROPA PRESS

Antifascistas hacen frente en Madrid a la protesta racista del Hogar Social

Publicidad

Una protesta en favor de la multiculturalidad planta cara a los neonazis, que se habían concentrado en Tetuán, sin autorización, "contra las bandas latinas".

Sociedad

MADRID.- Antifascistas han hecho frente en Madrid a la protesta racista del Hogar Social que ha tenido lugar en una plaza del madrileño distrito de Tetuán, sin que se produjeran incidentes o altercados debido a la fuerte presencia policial.

Publicidad

Casi 20 vehículos antidisturbios y alrededor de un centenar de miembros de la Policía Nacional han dividido en dos sectores la plaza del Canal de Isabel II, en pleno corazón de Tetuán, para que en cada sector se desarrollaran sendos actos.

Los antifascistas han plantado cara a los neonazis congregados ilegalmente en torno a la organización Hogar Social Madrid. Han tenido lugar gritos, consignas y proclamas -y alguna amenaza-, pero sin que se registraran incidentes debido a los cercos policiales y a la presencia de tres vehículos antidisturbios en el centro de la plaza y de otros quince más en los aledaños.

Publicidad

El pasado viernes el Tribunal Superior de Justicia de Madrid autorizó la concentración de Hogar Social Madrid en esa ubicación a pesar de que no contaba con el visto bueno de la Delegación del Gobierno, que abogaba por otro emplazamiento.

Este colectivo racista ocupó en 2014 una vivienda del barrio de Tetuán con el objetivo de dar comida fundamentalmente a españoles. Actualmente, la Policía investiga la actuación de este grupo contra la mezquita de la M-30, hechos ocurridos el pasado 23 de marzo.

Únete a nosotros

Por su parte, el acto de los colectivos ultra de izquierda ha contado con la autorización de la Junta Municipal de Tetuán. A las 10 horas estaba previsto que se iniciara el evento, una "mesa informativa" que venía a continuar actos similares organizados durante domingos pasados, según ha explicado un portavoz de estos movimientos, Christian Zampini.

El objetivo ha sido la reivindicación de un Tetuán mestizo y multicultural, diverso y "alegre", tal y como rezaba una de las pancartas expuestas. Un barrio, en definitiva, alejado de corrientes que alimenten el racismo o la xenofobia. Zampini, antes de que desembarcara la Policía Nacional, ha reconocido a los medios la preocupación por lo que pudiera suceder con la llegada de los grupos de ultraderecha, algo que notificaron a la Delegación del Gobierno, según sus palabras.

Publicidad

Ya con más vecinos congregados, con más integrantes de los colectivos de ultraizquierda y con más agentes antidisturbios, una delegación de la Policía Nacional ha pedido a los convocantes de la "mesa informativa" que se desplazaran varios metros para ocupar una de las mitades de la plaza. Para ello alegaron la compatibilidad de los derechos de reunión y de información, habida cuenta de la decisión judicial adoptada el pasado viernes.

Sobre las 12 horas apareció desde una calle próxima la marcha de Hogar Social, custodiada por decenas de agentes de Policía. El cerco policial situó la concentración de este grupo de ultraderecha en la mitad opuesta a la que ocupaban los movimientos de ultraizquierda.

Publicidad

El lema de este acto ha sido "Fuera bandas latinas de nuestros barrios" y alrededor de ello han girado las consignas y cánticos de este movimiento. Durante una hora, separadas por unos 50 metros y por decenas de agentes de policía, que incluso colocaron sus vehículos antidisturbios en el centro para impedir en lo posible que hubiera contacto visual, las concentraciones se han desarrollado entre mensajes y algunas ofensas y provocaciones, sin que la tensión llegara a más.

Otras decenas de policías prohibieron a los vecinos que caminaran por la zona; en las ventanas y balcones de las viviendas contiguas la expectación era notoria. Una hora más tarde, la Policía Nacional ha desalojado de su sector a los grupos congregados alrededor de Hogar Social, que continuaron su marcha por la calle Bravo Murillo, sin que tampoco se registraran incidentes. El acto de los movimientos de izquierda continuó hasta que expiró el permiso, a las 14 horas.

Publicidad

Publicidad