Cargando...

Secciones

Publicidad

Tres de cada diez kilómetros de las carreteras que cruzan la provincia de Huelva están catalogados por la Dirección General de Tráfico (DGT) como peligrosos.- EUROPA PRESS

Estas son las provincias más controladas con radares por la DGT

Publicidad

Madrid es una de las regiones de España que más accidentes mortales de tráfico sufre cada año y también la provincia con menor porcentaje de kilómetros controlados por radares móviles y fijos.

Sociedad

MADRID.- Tres de cada diez kilómetros de las carreteras que cruzan la provincia de Huelva están catalogados por la Dirección General de Tráfico (DGT) como peligrosos y, por tanto, son sensibles a estar controlados por radares. Lo mismo ocurre en Santa Cruz de Tenerife, Segovia y, en menor medida, en Ávila.

Publicidad

Son las cuatro provincias con más kilómetros catalogados como de riesgo en relación a la longitud total de su red de carreteras, y en las que, por tanto, es más probable pasar por algún control de velocidad.

En el otro extremo se sitúan provincias como Toledo, A Coruña, Murcia, Lugo o Badajoz, donde el porcentaje de kilómetros controlados en relación a la extensión de su red no llega al 15%

Para elegir este tipo de tramos, en los que la Guardia Civil extrema los controles de velocidad, la DGT tiene en cuenta el número de accidentes graves, con víctimas mortales o heridos que necesitaron hospitalización; el número de accidentes en general y la información de la velocidad media de circulación en esos tramos.

En total, la DGT ha identificado como peligrosos más de 1.300 tramos que suponen alrededor de 25.000 kilómetros de carreteras convencionales y que controla de manera especial mediante la ubicación de radares móviles. A estas zonas hay que añadir otros 66 kilómetros de radares de tramo y unos 580 de radares fijos, de acuerdo a la información disponible en la web de Tráfico.

El siguiente mapa representa los puntos en los más de 1.300 tramos peligrosos en los que la DGT intensifica la vigilancia mediante radares móviles. En el mapa también puedes ver el porcentaje de kilómetros que la DGT controla en cada provincia pinchando sobre cualquier radar.

Publicidad

Madrid es un caso especial. Pese a ser una de las regiones de España que más accidentes mortales de tráfico sufre cada año, es también la provincia con menos porcentaje de kilómetros controlados por radares móviles y fijos. Alrededor del 8,6% de la red de carreteras de la provincia está controlada por radares. Esto no quiere decir que en las carreteras que atraviesan la Comunidad de Madrid en dirección a las distintas partes de la Península no haya radares.

La DGT controla mediante radares móviles 34 tramos considerados peligrosos en la región y otros 32 mediante radares fijos, pero a diferencia de lo que ocurre en otras regiones en las que la vigilancia de la Guardia Civil se extiende por tramos amplios, los zonas controlados en Madrid son relativamente pequeñas.

Publicidad

Así, los tramos controlados mediante radares móviles en Madrid tienen una longitud media de 7,2 kilómetros, mientras que en el caso de Huelva, los 30 tramos identificados como peligrosos tienen una extensión media de 20 kilómetros, lo que hace que una amplia extensión de la provincia esté vigilada por las patrullas de la Guardia Civil.

Mayor concentración de radares móviles

EUROPA PRESS

La concentración de radares en Madrid y otras zonas de España se aprecia en este otro mapa, que representa en qué zonas hay una mayor número de radares móviles de la DGT. Como se puede ver, la zona de la costa Mediterránea está especialmente vigilada por Tráfico, como también lo está , Galicia, La Rioja, Canarias y Baleares.

Publicidad

Las carreteras más controladas por radares móviles son la N-232, que a lo largo de toda su extensión incluye 32 tramos peligrosos y, por tanto, sensibles de ser controlados por radares móviles; la N-630, con 19 de estos tramos; la N-120, con 18 de estos tramos y la N-234, con 14.

La velocidad es uno de los componentes fundamentales que determina la mayor o menor incidencia en la siniestralidad vial, la gravedad y el grado de lesión de las víctimas en caso de accidente, de ahí la importancia de controlar de forma efectiva la velocidad a la que se circula, sobre todo en las vías convencionales.

Para elaborar esta información se ha cruzado la información que ofrece la DGT sobre los más de 1.300 puntos en los que se encuentran sus radares móviles, con las longitud de la Red de carreteras del Estado, Comunidades Autónomas y Diputaciones y Cabildos, que publica el Ministerio de Fomento.

Publicidad

Publicidad