Cargando...

Secciones

Publicidad

El Centro de Protección Animal de Movera ha dado en adopción 530 perros en los últimos dos años, periodo en el que ingresaron 525/PÚBLICO

La Diputación de Zaragoza recupera y da en adopción más de 500 perros abandonados

Publicidad

El Centro de Protección Animal de Movera logra, tras suprimir la tasa que gravaba el acogimiento, entregar a familias cada año más canes de los que se localizan abandonados en los pueblos de la provincia

Sociedad

@e_bayona

ZARAGOZA .- La Diputación de Zaragoza ha gestionado en dos años la adopción de 530 perros abandonados localizados en pueblos de la provincia a través de su Centro de Protección Animal, una cifra que supera ligeramente a la de los 525 animales recogidos en ese periodo.

Publicidad

“El tema de los perros abandonados es una competencia municipal, pero en esta provincia solo municipios como Zaragoza y Calatayud tienen medios para mantener un servicio. El resto no pueden mantenerlo”, explica José Ángel Miramón, concejal de Torres de Berrellén por el grupo En Común y diputado responsable del centro, que comenzó a funcionar en 1994. Dos décadas después, 244 de los 292 ayuntamientos se han adherido.

Las adopciones se gestionan, además de en el propio centro, situado en el barrio rural zaragozano de Movera y que abre los sábados y las mañanas de los domingos, desde la propia web de la Diputación, aunque el principal canal es el perfil de Facebook del centro , que ofrece fotografías y fichas de los perros, los cuales se entregan a sus nuevos dueños vacunados, desparasitados y con chip de identificación.

Previamente, los veterinarios tratan las enfermedades y lesiones que puedan presentar, ya que el servicio también se hace cargo de los animales que son atropellados en las carreteras de la provincia. “Es habitual que lleguen con problemas de desnutrición y deshidratación, pero en el centro se les recupera y en ocasiones son trasladados a clínicas veterinarias”, explica Miramón.

Publicidad

El Centro de Protección Animal de Movera ha dado en adopción 530 perros en los últimos dos años, periodo en el que ingresaron 525/PÚBLICO

Adoptar es gratis; abandonar,no 

La tasa por adopción fue suprimida hace cinco años, lo que ha aumentado su cifra. “Así facilitamos el proceso y dejamos claro que nuestra prioridad es fomentar las adopciones responsables y con todos los requisitos legales”, señala el diputado.

Esa medida, y la colaboración de las sociedades protectoras de animales de la provincia, ha hecho que desde 2013 ningún animal haya sido sacrificado en el centro. Antes de la adopción, tanto los perros que carecen de chip como aquellos cuyos dueños no pueden ser localizados son inscritos en el Registro de Animales de Compañía de Aragón.

Publicidad

Sí deben pagar -57,5 euros- los vecinos que entregan a un animal, un precio que fue implantado para erradicar la picaresca. “Solo recogemos a los perros cuando lo pide el ayuntamiento –anota Miramón-. Antes la gente aprovechaba el servicio de recogida para sacárselos, pero ahora deben entregarlo en el consistorio, que tramita la recogida”.

Y también pagan -80 euros “por el gasto que generan”- los propietarios de perros abandonados que son localizados mediante la información del chip que lleva el animal, que fueron 16 el año pasado. “Normalmente se trata de pérdidas, y suelen recuperarlos cuando son avisados”, apunta.

Publicidad

Los perros rescatados en los pueblos de la provincia son curados, desparasitados y vacunados antes de ser ofrecidos en adopción/PÚBLICO

Ruta diaria de recogida

La mayoría de los animales son recogidos en los pueblos, cuyos ayuntamientos se obligan en los convenios a disponer de un espacio en condiciones para mantenerlos hasta que son recogidos por la Diputación. “Normalmente no tardamos más de cinco días en trasladarlos, aunque las distancias de la provincia, en la que hay distancias de más de 200 kilómetros entre algunos pueblos, obligan a diseñar rutas diarias”, dice el diputado.

No solo los ayuntamientos entregan perros al centro de la Diputación. Entre los 249 que ingresaron en 2014 se incluyeron 48 rescatados por el Seprona (Servicios de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil tras una investigación.

La corporación provincial tiene previsto invertir este año 120.000 euros en mejorar las instalaciones. “Se van a arreglar tanto los tejados de los cheniles en los que están los perros como el vallado del centro”, explica Miramón, que añade que están manteniendo contactos con el Ayuntamiento de Zaragoza “que nos permitirán ampliar la capacidad de nuestras instalaciones y llevar los perros que no podamos atender nosotros al nuevo centro de protección animal que va a construir la capital”.

Publicidad

Publicidad