Cargando...

Secciones

Publicidad

Tres lobos ibéricos grabados para el documental | Ricardo Gamaza

Lobo ibérico 'Barbacana', el documental naturalista que muestra que el lobo es esencial para la conservación natural

Publicidad

Una producción cinematográfica indaga en la tan manida controversia entre ganadería extensiva y lobo ibérico. De la mano de los propios protagonistas, el relato de los ganaderos evidencia el poco recorrido que tiene el debate.

Sociedad

Dos años de rodaje, entrevistas en Andalucía, Castilla la Mancha, Castilla y León y Galicia, y más de 40 especies salvajes filmadas en sus hábitats naturales son algunos de los ingredientes del nuevo documental de naturaleza titulado Barbacana, que dirige el cineasta de naturaleza y biólogo Arturo Menor, y que se estrena el próximo 19 de octubre en los cines españoles.

Publicidad

La película Barbacana nace en pleno conflicto por la conservación del lobo ibérico, con programas específicos para la recuperación de esta especie como el proyecto LIFE llevado a cabo por la Consejería de Medio Ambiente de Andalucía o el que acaba de poner en marcha la organización ecologista WWF-España. Frente a los conservacionistas, las posturas más conservadoras de organizaciones de agricultores como Asaja-Córdoba o las del norte de España, que sostienen que la presencia del lobo ibérico es incompatible con la ganadería extensiva.

“Tenía curiosidad por saber qué había de cierto en todo lo que estábamos escuchando sobre el conflicto entre lobos y ganaderos en el norte de España”, explica el director de 'Barbacana, la huella del lobo'. “Comencé a documentarme y vi que había numerosas contradicciones: algunos científicos afirmaban que el lobo ibérico estaba en peligro de extinción; otros, sin embargo, opinaban que la especie no corría peligro. Algo no cuadraba, se supone que la ciencia es exacta y no debería haber lugar a las opiniones infundadas”. El resultado, explica Arturo Menor, es una confusión total, ya que mientras muchos sectores aseguran que el lobo estaba en expansión, los datos oficiales demuestran que las poblaciones se han mantenido estables en los últimos treinta años.

Uno de los pastores entrevistados para el documental | Ricardo Gamaza

Para despejar esas dudas el director empezó por visitar las zonas donde habita el lobo y existe ganadería extensiva. “Pensé que lo más sensato era escuchar a los propios ganaderos, conocer el conflicto de primera mano y saber qué soluciones proponían ellos”. El documental recoge muchas de esas entrevistas realizadas en varias provincias de Andalucía, Castilla La Mancha, Castilla y León y Galicia. “Al preguntarles qué problema tenían con el lobo, la respuesta solía ser la misma: ninguno”. Poniendo en práctica medidas preventivas para proteger el ganado frente a los ataques del lobo, éste dejaba de ser una amenaza. Pero estas grabaciones permitieron al director de Barbacana llegar a otra conclusión más polémica: “El lobo era útil y necesario para el desarrollo de la ganadería”, asegura.

Publicidad

La barbacana, que da nombre a este documental, es la primera línea de defensa. Los pastores, por analogía, también han denominado barbacana a su primera línea de defensa. Se trata de una simple cuerda que se coloca a un metro de altura, perimetralmente alrededor del redil donde están confinadas las ovejas para pasar la noche. Cuando los lobos se aproximan al ganado, al llegar a la barbacana, desconfían y no se atreven a pasar por debajo, ni a saltarla. De esta forma, el pastor frena el ataque el tiempo suficiente para que puedan reaccionar los mastines para ahuyentar a los lobos.

El lobo ibérico, el gran protagonista

Más de dos años de rodaje que han permitido grabar más de 40 especies de animales, de los que el 85 por ciento son salvajes y se han rodado en libertad componen Barbacana, donde el lobo ibérico es el gran protagonista. Para conseguir imágenes de los lobos en su medio natural ha sido necesaria la colaboración de naturalistas locales, con un profundo conocimiento del terreno y de las dinámicas de las manadas. Para ello ha sido imprescindible conocer el comportamiento de esta especie ya que cada clan suele tener lo que se denominan puntos de encuentro, donde habitualmente se reúnen los integrantes el grupo. Junto a estas imágenes de lobos en libertad, el documental se apoya en algunas secuencias rodadas con lobos adiestrados, “para lograr completar todo lo que teníamos planteado en el guión”; algo habitual en este tipo de documentales de naturaleza y que ya llevó a cabo hace décadas en El Hombre y la Tierra el pionero español del cine de naturaleza, Felix Rodríguez de la Fuente.

Publicidad

El lobo es una especie esencial para el funcionamiento de los ecosistemas y en la península ibérica no tiene sustituto posible, explican los expertos. La presencia del lobo en el medio natural desencadena lo que se conocen como cascadas tróficas, que tienen numerosas implicaciones positivas en las relaciones entre las distintas especies que habitan un espacio natural. Leocadio Rueda, un pastor de la Sierra de Andújar, sostiene que el lobo es necesario para mantener una buena calidad de los pastos. “Algo que debe agradecer el pastor”, recalca.

En efecto, en las comarcas donde no hay lobos, los herbívoros salvajes ejercen una presión selectiva sobre las plantas más sabrosas y más nutritivas. Es decir, se comen las plantas más ricas y dejan las plantas malas y los cardos. Esa presión es tan intensa que en primavera no dejan que las plantas florezcan y produzcan nuevas semillas. Una circunstancia que provoca que se agote el banco de semillas natural de un hábitat, convirtiendo antiguos pastizales en campos de cardos, sin ningún tipo de interés para el ganadero. Sin embargo, donde hay lobos, según explica Leocadio Rueda, éstos obligan a los herbívoros silvestres a estar en guardia. “Hacen que los animales tengan que estar permanentemente en movimiento, ante eventuales ataques, de esta forma no son tan eficientes aprovechando los pastos”. La conclusión: la combinación de ganadería trashumante con la presencia de los lobos, mejora la calidad de los pastos y la diversidad vegetal de los mismos.

Publicidad

“El lobo es útil para la ganadería: elimina en la naturaleza los animales tuberculosos, evitando la propagación de esta enfermedad; en las zonas donde hay lobos la incidencia de la tuberculosis es menor”, explica tras el trabajo documental el director de Barbacana, que insiste en que “en Europa puede ser un gran aliado para controlar la expansión de la peste porcina, que los jabalíes están extendiendo por todo el continente, desde los países del Este”, concluye.

Un lobo ibérico durante el documental. | Ricardo Gamaza

“Toda la vida ha habido ganadería extensiva y ha habido lobos”, afirma Arturo Menor. “En tiempos de la Mesta había muchos más lobos que ahora y la presencia de este cánido no fue un impedimento para el enorme desarrollo que tuvo la ganadería en aquellos años”, asevera el cineasta y añade que “la ganadería está desapareciendo porque tiene enormes problemas estructurales, que nada tienen que ver con el lobo”. De hecho, hay el mismo índice de abandono de explotaciones ganaderas en zonas donde hay lobo que en zonas donde actualmente no está presente la especie, explica.

Respecto al estado de conservación de las poblaciones de lobo ibérico, “la situación es mucho peor de lo que creemos”, asegura Arturo Menor. Desde el primer censo nacional realizado en 1988 hasta la actualidad, según los datos oficiales el Ministerio para la Transición Ecológica, el censo se ha mantenido en torno a 300 manadas. “Es evidente que si en todo este tiempo la población no ha aumentado es porque la tasa de mortalidad es igual a la tasa de reclutamiento o lo que es lo mismo, cada año muere el mismo número de lobos que nace”, explica el biólogo y cineasta. Algo que en condiciones normales no sería un problema, si los lobos falleciesen de viejos, “pero la realidad es que los matan en batidas y en la mayoría de los casos los ejemplares mueren antes de tener la oportunidad de reproducirse y trasmitir sus genes a la siguiente generación”, alerta Menor.

Como consecuencia, la población se encuentra sometida a un proceso de erosión genética: la diversidad genética cada vez es menor y el grado de parentesco entre los individuos aumenta, incrementándose también la endogamia. Esta situación mantenida a largo plazo puede condenar al lobo ibérico a la extinción. Algo que unido a que las poblaciones al sur del Duero se encuentran aquejadas por diversas enfermedades y por parásitos, como la sarna, ofrecen un futuro poco halagüeño para la supervivencia de los últimos lobos ibéricos.

“Con este documental me gustaría cambiar la percepción social que tenemos del lobo”, asevera su director: “Que todos aprendamos que la coexistencia con la especie es posible y que disponemos de medios y herramientas para evitar los ataques al ganado; pero también espero que sirva para modificar el actual modelo de gestión de la especie por otro que permita su recuperación en aquellas comunidades autónomas donde está declarado en peligro de extinción, como es el caso de Andalucía”.

Acajú, con el objetivo puesto en la naturaleza

Acajú Comunicación Ambiental es una productora de cine de naturaleza fundada en Sevilla en 2009. Durante este tiempo ha producido numerosos documentales entre los que destaca 'WildMed, el último bosque mediterráneo'. Esta producción ha sido vista por más de cincuenta millones de personas en más de cien países, de la mano de National Geographic y Discovery Channel. Asimismo, la productora ha sido socia del proyecto Life Iberlince, realizando una serie de cinco capítulos sobre este emblemático animal. En su última producción, Barbacana, la huella del lobo, han trabajado algunos de los más reconocidos profesionales del cine español como José Moyano y Manuel Terceño, en el montaje, Daniel de Zayas, grabando el sonido directo, Jorge Marín, en las mezclas de la música, Carlos de Hita, como responsable del sonido de naturaleza y, Alvaro de Armiñán y Luis Manuel Carmona, como coguionistas, y Rozalén, que le pone voz a uno de los temas musicales. La empresa está dirigida por el cineasta y biólogo Arturo Menor.

Publicidad

Publicidad