Cargando...

Secciones

Publicidad

Pantalla histórica de Cinetube. ARCHIVO

Derechos de autor El caso Cinetube muere por "aburrimiento": su dueño pacta con la industria del cine una indemnización de apenas 8.400 euros

Publicidad

El interminable proceso judicial contra Cinetube, uno de los portales emblemáticos protagonistas de la lucha antipiratería de la última década, termina hoy con un acuerdo entre las partes. Y eso que el portal lleva cerrado ya tres años.

Sociedad

Cinetube.es, antaño una de las principales páginas objetivo de la lucha antipiratería, es desde hoy oficialmente historia tras un acuerdo por el que su dueño, acepta una condena mínima y pagará una multa y una indemnización que puede permitirse porque, confiesa, se siente "aburrido" de este asunto.

Publicidad

"Estoy hasta las narices, han sido cuatro años, tengo que pasar página", comenta Luis Liñana, actual dueño de Cinetube, en conversación telefónica con Público, y añade: "Me puse a hacer números un día y llegué a la conclusión de que no me merecía la pena".

"Vi que podía ir a juicio y podía ganarlo, casi seguro, pero las productoras y distribuidoras volverían a recurrir seguro porque al final esta gente tiene el bolsillo muy gordo y el mío es más limitado, lógicamente", añade, y puntualiza: "Eso sí, obviamente si me estuviese jugando una condena de siete años de cárcel, pues hubiese llegado hasta el final",.

Publicidad

Así, el dueño del histórico sitio web de descargas y la industria de contenidos han zanjado su pelea en los tribunales con un acuerdo de conformidad: seis meses de prisión —que quedarán suspendidos— frente a los dos años que pedía la acusación; 12 meses de multa a razón de seis euros al día; y una indemnización de 8.384 euros, la mitad de lo que se solicitaba.

Únete a nosotros

Asimismo, el acuerdo incluye un año de inhabilitación especial para realizar cualquier actividad de creación y/o administración de sitios web, algo que pedía expresamente la Fiscalía.

Cinetube, una veterana

La trayectoria de Cinetube está ligada íntimamente a la historia de la lucha contra las descargas ilícitas en la red. Perseguida judicialmente desde 2008, protagonizó en su día uno de los capítulos más relevantes en el debate en torno a la regulación  legal de los enlaces a contenidos de otros sitios, frente a una industria de contenidos incapaz de conseguir victorias en los tribunales.

Así como el 'caso Sharemula' demostró que enlazar a las redes de pares (P2P) no constituía una actividad criminal según el Código Penal de esa época, el 'caso Cinetube' apuntaló, cuatro años más tarde, la idea de que esa actividad de enlazar a contenidos de terceros no constituía delito alguno.

Publicidad

Poco después, para sortear las primeras acciones de la recién estrenada Comisión Sinde, procedió a desactivar todos los enlaces, una acción avalada mediante acta notarial.

A principios de 2013, el dominio Cinetube.es fue vendido por su anterior dueño, Gaizka G. C., a su actual dueño, Luis Liñana. Y en 2014 se abrió un caso similar en Valencia, en aquella ocasión contra el nuevo propietario, y por las mismas razones por las que había sido archivado en Álava en primer lugar. 

Publicidad

En ese momento comenzó un nuevo largo periplo judicial. "En la primera vista el juez lo archivó; la acusación recurrió y se volvió a archivar; y así hasta llegar a la Audiencia Provincial", recuerda Liñana a este diario. "Hubo tres archivos antes siquiera de empezar la instrucción, y mientras tanto iban pasando los plazos, mi  vida estaba bloqueada por ese asunto, me era imposible hacer planes con una causa judicial abierta", lamenta.

Curiosamente, el sitio web cerró definitivamente justo el día de la entrada en vigor de una de las últimas reformas del Código Penal el 1 de julio de 2015, hace la friolera de tres años. "Justo cuando los enlaces empezaron a ser delito", apunta.

Con el sitio web cerrado, y con tanto desgaste emocional y económico, el acuerdo le evita volver a pasar por la misma historia de nuevo, confiesa. "Mi esperanza era no llegar a juicio desde el primer archivo", afirma, y añade: "Pero luego, al ver que están recurriendo, pues he preferido pactar y olvidarme: al final, lo que busca esta gente parece que es el titular".

Publicidad

Publicidad