Cargando...

Secciones

Publicidad

Protesta feminista en Madrid contra la violencia de género. / ARANCHA RÍOS

Feminismo Hombres aliados del feminismo: también los hay y cada vez son más

Publicidad

Las mujeres están a la vanguardia del movimiento, pero hay varones que creen que ha llegado la hora de sumarse a la lucha

Sociedad

“La izquierda estaba llorando por recuperar la calle cuando, de repente, llegó el feminismo con perspectiva de clase”, comentaba recientemente Nacho Vegas en una entrevista a este diario. El oleaje del 8-M —y el mar de fondo, previo al viento del #MeToo— había agitado la conciencia no sólo de tantas mujeres que se sumaron al movimiento feminista, sino también de algunos hombres, conscientes de que el cambio igualmente debía pasar por ellos. No como actores principales, sino como personajes secundarios, porque las protagonistas son y deben ser ellas. Podrían considerarse, si acaso, aliados.

Publicidad

El músico asturiano acababa de publicar Violética y quería dejar claro que el título de su nuevo álbum no hacía referencia explícita a la mujer ni a Violeta Parra, a quien versiona en Maldigo del alto cielo, pero la presencia femenina era evidente: Lucía Alba Martínez, Cristina Martínez, Maria Rodés y Christina Rosenvinge, con quien había colaborado anteriormente, al igual que ha hecho con otras cantantes como Fee Reega.

Nacho Vegas también homenajeaba en Aida a la Rosa Roja de Asturias y volvía a hacerse acompañar del Coru Antifascista Al Altu La Lleva —con una notable presencia de mujeres—, aunque insistía en que su intención no era apropiarse de la causa feminista. Sin embargo, era obvio que, de facto, rebajaba la dosis de testosterona y cantaba en género neutro o, al menos, con una voz menos masculina, cediéndoles a ellas algunas letras y canciones.

“No quise cargar las tintas en el homenaje a Violeta Parra. Tenía miedo a que Violética se entendiese como un álbum feminista. No lo he intentado, ni mucho menos, si bien soy profeminista e intento aprender del movimiento”, declaraba con humildad. De algún modo, el cantautor se retrataba como un mero escudero e ilustraba la portada con la ilustración de un rostro femenino —cuando antes el suyo había ocupado algunos de sus elepés—, pero no se subía al carro ni caía en el postureo, como reflejan los comentarios de ciertos varones en redes sociales.

Publicidad

¿Feminista en Twitter o Facebook, machista en casa? “Esa doble moral —o doble comportamiento— encuentra similitudes con otros pensamientos de izquierdas relacionados con la igualdad o con la lucha social”, explica Antonio Maestre. “Ese debate debe producirse entre los hombres feministas, porque todavía no está solucionado. Hay muchos tíos de izquierda machistas que la consideran una lucha irrelevante porque estorba a otras causas que consideran prioritarias”, añade el colaborador de La Marea.

A la derecha, según él, no hay ambivalencia, dicotomía o discusión posible. No existe, pues, esa doble moral, sino una sola. Las cosas, claras: “El pensamiento conservador prioriza el ideario católico, que es puramente machista, por lo que no cabe el debate. Es más, el 8-M ha generado un reacción antifeminista o supremacista masculina, porque consideran que la causa de la mujer atenta contra el hombre. El feminismo es una palabra demonizada”, opina el periodista, quien coincide con Vegas en que “el feminismo es la parte troncal que toca las otras luchas, es decir, el único movimiento que tiene capacidad transformadora”.

Publicidad

El autor de Resituación subrayaba su carácter anticapitalista, destacaba la presencia de activistas muy jóvenes y mandaba un recado a los partidos progresistas: “La izquierda tiene que tomar nota: si alguien debe liderar una vía rupturista, es el feminismo”. Estas líneas no pretenden señalar con el dedo a los progres instalados en el machismo —instintivo, militante, deliberado, consciente, involuntario, reflejo o inconsciente, producto de la educación o alimentado por uno mismo—, pero cabría suponer que los varones que se han sumado a las reivindicaciones de las mujeres tiran más hacia un lado que hacia el otro.

Manifestación feminista del 8-M en Madrid. / J. GÓMEZ

“El movimiento no necesita a los hombres, sólo precisa que no molesten. Bastaría con que no fuesen un problema, pues ellas se valen por sí solas para mostrar su fortaleza, que se refleja precisamente en una reacción a la inversa. Insisto: cuando hay una corriente preeminente, surge otra reactiva”, añade Maestre, quien apunta más a los contrarios espoleados por la marea lila que a los nuevos aliados del feminismo. “Hay un movimiento de indignación, pero también de oposición machista. En el fondo, es positivo, porque esa reacción evidencia que la causa feminista ha aflorado y va ganando”.

Publicidad

El tertuliano de laSexta Noche llega a considerar “un triunfo” ese rechazo, amplificado por los ultraderechistas de Vox —que lo han denunciado por un tuit— porque “muestra que las mujeres no necesitan al hombre para que su mensaje tenga autoridad”. Es más, sin alcanzar los extremos, el periodista madrileño considera que todo varón “siempre se ha mostrado como el enemigo” debido “a nuestra actitud y a la prevalencia de nuestros privilegios”. Por ello, estima conveniente bajar la oreja y abrir los oídos: “Lo que verdaderamente cambia al hombre es rodearse de mujeres feministas. Cuando escuchas lo que les ha ocurrido y que el feminismo les ha dado una respuesta a los miedos y discriminaciones, no por ser personas sino mujeres, te cambia la forma de pensar”.

Nuria Coronado Sopeña, quien reunió a dieciséis aliados del feminismo en Hombres por la igualdad, entiende que tienen que tomar parte activa en la lucha contra el machismo, aunque sean ellas quienes lo sufren en carne propia. “Es necesario y urgente que sean conscientes de que la igualdad no nos incumbe exclusivamente a nosotras, sino que es un bien para toda la sociedad. Hasta ahora, el hombre restaba, pero ahora suma. Y debería aprovechar los espacios que ocupa para luchar contra una desigualdad tóxica, desde los grupos de amigos, hasta los puestos de trabajo, pasando por los lugares donde vive”.

Sin igualdad no hay democracia, sostiene la defensora de la causa, quien reclama más voces masculinas. “Pese a que cada vez se ven más hombres concienciados, sobre todo entre la juventud, cuando salimos a la calle falta ese clamor. Deben estar a nuestro lado para denunciar el maltrato", añade la autora de un libro sobre unos hombres que decidieron “deconstruirse” y pasarse a la lucha feminista. A saber: Baltasar Garzón, Juan Verde, Roy Galán, Euprepio Padula, José Nieto, Octavio Salazar, Rafa Sánchez, El Chojin, Álvaro Merino, Juan Merodio, Miguel Ángel Rodríguez, David Martínez, Isaías Lafuente, León Fernando del Canto y Gregorio Gómez.

“Ahora bien, sería más sencillo si ayudasen no sólo a defendernos, sino también a pensar de una manera similar, mirándonos a los ojos de igual a igual, como si fuéramos semejantes”, cree la periodista, quien deja claro que en la esfera privada no se trata de echarte una mano, ni de hacerte algo, ni de nada que implique colaborar en una tarea supuestamente femenina, porque en realidad es una actividad que atañe a todos: mujeres y hombres, hombres y hombres, mujeres y mujeres. “Hay que desterrar el término ayudar e introducir el de corresponsabilidad”, subraya Coronado, quien pone como ejemplo que el cuidado de niños o mayores compete a ambos.

Manifestación feminista del 8M en Madrid. / J. GÓMEZ

Alejo Durán lo tiene claro, aunque advierte de que —antes de pasar del dicho al hecho— el hombre debe hacer una reflexión personal, cuestionarse su masculinidad y plantearse cómo ha sido educado. “Una labor básica que conduzca luego a la acción social, si no es puro postureo y propaganda, pues esa imagen proyectada al exterior no se correspondería con la actitud en casa, en el trabajo y en otros ámbitos”. Él no sólo intenta aplicárselo a sí mismo, sino que a traves de la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (Ahige) también trabaja con varones para prevenir el machismo o, cuando ya es demasiado tarde, para reeducar a quienes han hecho estragos.

Así, organizan actos contra la violencia de género, charlas en centros educativos y talleres en cárceles, destinados a condenados por agresiones. “Nosotros tenemos un papel secundario en la lucha feminista, pero un rol protagonista en la evolución de los hombres, porque nuestra intención es cambiarlos. Debemos ceder espacios debido a la masculinidad cómplice: aunque no seas machista, nos beneficiamos de la cultura patriarcal. Tenemos que renunciar a privilegios, porque para nosotros están envenenados”, cree el presidente de Ahige.

El sistema, añade, también les perjudica. “Esos supuestos privilegios nos hacen daño y el resultado está ahí: en la cárcel hay más hombres y el fracaso escolar afecta más a los varones, así como el abuso de drogas, los accidentes laborales o los siniestros en la carretera, por no hablar de que gozamos de una menor esperanza de vida”, explica Durán, no desde un discurso victimista, sino desde una reflexión que le lleva a concluir que deben “acceder a espacios de cuidados” y a otras tareas consideradas femeninas por la sociedad hasta hace poco. “Las mujeres llevan siglos trabajando y son la vanguardia del movimiento feminista, por lo que ha llegado la hora de que el hombre se convierta en su aliado”.

Una lucha troncal protagonizada por ellas, donde ellos deben estar a su lado, zanja Antonio Maestre. “El feminismo tiene que ser la punta de lanza de su ideario, porque es una lucha por la igualdad, cuya defensa corresponde a todo progresista. La causa actual más justa, la que más merece ser apoyada y, sin duda, la más transformadora para alcanzar una sociedad justa”.

Sin olvidarnos de que, aunque por la boca muere el pez, ese grito comienza por el uso de un lenguaje inclusivo. “Al principio consideraba que no era importante, pero luego me di cuenta de que estaba poniendo mis propios intereses por encima de los suyos. La lucha empieza por ahí, porque leyendo y formándote te das cuenta de lo importante que es cómo nombramos las cosas”, añade el también colaborador de Telecinco. “Lo que no se dice carece de relevancia en la esfera pública y el lenguaje visibiliza lo que está oculto, por lo que es fundamental, no secundario”.

Dando un paso al frente en casa, secundándolas en el trabajo o acompañándolas en la cola de la manifestación, Maestre tiene claro que ha llegado el momento de estar ahí. “Al principio lo valoraba como una lucha secundaria. Los hombres no la considerábamos relevante porque no nos afectaba, hasta que nos dimos cuenta de que perjudicaba a todas las compañeras de nuestro entorno”, concluye el periodista. “Incluso algunos progresistas se consideraban ofendidos, pero hay que reconocer que el feminismo es una lucha tan importante como la lucha trabajadora. Si lo hubiésemos reconocido a tiempo, hoy no seríamos un obstáculo”.

Publicidad

Publicidad