Cargando...

Secciones

Publicidad

Ciencia para responder a tu cuñado en las reuniones familiares | Archivo/EFE

Comidas de navidad Ciencia para responder a tu cuñado en las reuniones familiares

Publicidad

He aquí una lista de temas que, sin duda, serán debatidos en las comidas y cenas más entrañables (y temidas) del año. Las respuestas basadas en la evidencia científica para desmontar los falsos mitos del 2018.

Sociedad

Es temporada de luces, regalos y buenos deseos, pero también de comidas y cenas interminables con amigos y familiares que, en ocasiones, pueden ser complicadas al llegar a las conversaciones de sobremesa en una época en la que fake news, pseudociencia y desinformación están a la orden del día

Publicidad

Con el fin de ayudar a salir airosos de este trance, he aquí una lista de temas que, según la experiencia, tienen una alta probabilidad de ser debatidos en la mesa navideña, junto con argumentos y datos para el diálogo.

“La homeopatía no hace daño a nadie”

Es posible que durante la cena surja algún comentario hacia los últimos esfuerzos del Gobierno por acabar con las pseudociencias y las pseudoterapias. El 32% de la población española confía en la utilidad de la acupuntura, un 25% cree en la homeopatía y un 16% en el Reiki, según datos de la última encuesta sobre Percepción Social de la Ciencia de FECYT.

Hay quien cree que los tratamientos alternativos son inofensivos. Error. Cerca de dos millones de personas en España han empleado pseudoterapias en sustitución de tratamientos médicos, y esto puede matar. Su consumo aleja a muchos pacientes de los tratamientos médicos que son cruciales para la supervivencia. Se ha demostrado, por ejemplo, que retrasan la quimioterapia en pacientes que la necesitan.

“No hace falta vacunarse en un país desarrollado”

Esta idea es peligrosa e irresponsable. Si se deja de vacunar a los niños, se rompe la inmunidad de grupo que protege a toda la comunidad. En los últimos años ha habido brotes epidémicos de sarampión en varias zonas de Europa. Como explicaba Verónica Fuentes en un reportaje en profundidad, no debemos perderle miedo al sarampión. Es un virus que no descansa y puede provocar brotes en personas no vacunadas con una tasa de contagio del 100%.

Publicidad

Según la OMS, desde que se generalizó el uso de su vacuna en 1980, se han reducido cerca de un 84% los casos de muerte por esta infección. Para zanjar la discusión, es útil el análisis de Marcos Pérez sobre responsabilidad y salud pública: el rechazo a las vacunas no tiene nada de sano (ni de ecológico).

“He leído que hay un método buenísimo contra la calvicie”

Este comentario puede ser una indirecta muy desagradable y es comprensible que siente mal. Pero se puede sobreponer a la ofensa y ahondar en esta cuestión con información veraz para evitar tomaduras de pelo. 

En un reportaje de Sergio Ferrer se ordenan los tratamientos existentes de más a menos eficaces, desde los dos grupos de fármacos principales hasta terapias más recientes pero con menos evidencia científica. Y, por supuesto, se alerta sobre los timos: carboxiterapia, ozonoterapia, bótox capilar, champús crecepelo o masajes revitalizadores del cabello solo sirven para tirar el dinero.

Publicidad

“Según un estudio, cada día somos más tontos”

Un reciente y polémico estudio asevera que el cociente intelectual está disminuyendo. Las puntuaciones en los test de inteligencia fueron subiendo a lo largo del siglo XX en todo el mundo gracias a mejoras en la nutrición, la escolarización y los servicios médicos. Ahora parece que en algunos de los países más desarrollados ha comenzado a estancarse. La razón más plausible es que, llegados a un punto, no se mejora más.

Cuidado con estudios de este tipo, que sirven de excusa para resucitar ideas racistas y clasistas descartadas por la evidencia científica. Por ejemplo, algunos tratan de explicar el estancamiento culpando a la inmigración. “Es estúpido. La inmigración, si tiene un efecto, es positivo, porque genera un vigor híbrido contrario a la depresión por cosanguinidad”, explicaba el investigador Roberto Colom.

Publicidad

“Es un colegio muy moderno con inteligencias múltiples”

En cualquier familia con niños hay alguien interesado en hablar sobre tendencias educativas. Una de las modas más extendidas es la teoría de las inteligencias múltiples, una hipótesis muy criticada que asegura que existen varios tipos de inteligencia. “Su aplicación en las aulas se ha evaluado de manera reiterada y no mejora el aprendizaje de los alumnos”, explica Marta Ferrero, maestra, psicopedagoga e investigadora de la Universidad de Deusto.

Sin embargo, “se está invirtiendo un tiempo en adaptar los planes y un dinero en formar maestros que se deja de emplear en otras metodologías eficaces”. No es una excepción. Las modas educativas son un fenómeno creciente, pero a menudo no van acompañadas de pruebas que justifiquen su uso, como se explica en este amplio reportaje sobre la educación basada en la evidencia.

“Deberíamos copiar el sistema educativo finlandés”

¿Cuánto tiempo se puede mantener una conversación sobre educación sin que alguien mencione a Finlandia? Sus excelentes resultados en PISA han hecho que se hable de este país como una especie de paraíso pedagógico. Sin embargo, según un artículo publicado en Science, la obsesión por estos rankings educativos y los intentos por mejorar imitando a otros países lleva a tomar medidas erróneas y a prestar menor atención a usos que sí pueden ser constructivos.

Como explicaba Laura García en un amplio reportaje, no hay recetas secretas para el éxito educativo. No es que PISA esté mal: es una evaluación útil para comparar la educación de diferentes países; el problema surge cuando sus resultados se interpretan sin tener en cuenta factores clave, como el nivel socioeconómico y la tasa de fracaso escolar. Hay que saber analizar realidades más complejas que un simple listado.

“La inmigración aumenta la criminalidad”

Pese a los estudios que indican que no existe un relación de causa-efecto entre inmigración y delincuencia, este es un comentario cuyo eco persiste. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que, pese haber aumentado un 0,19% la inmigración en España en 2016, la mayoría de infractores registrados siguen siendo de nacionalidad española.

Entonces, ¿por qué se sigue asociando a personas migrantes con inseguridad ciudadana? La Universidad Carlos III publicó que existe una correlación directa entre la situación económica nacional y el aumento de las posturas contra la inmigración.

“Ya hay igualdad en el trabajo y en el hogar”

Es posible que en la cena nadie diga algo así, sobre todo porque llevamos todo el año hablando de la huelga feminista y el #MeToo. Pero como también es altamente probable que sí, lo mejor es hablar con datos. La realidad es que ellos dedican menos tiempo a cuidar. En España, tan solo un 4% de los padres reduce su jornada laboral para ocuparse de sus hijos, frente al 25% de las madres. El 8 de marzo, todos se preguntaron qué pasaría si la huelga de cuidados la hicieran ellos.

Según el Eurostat, el 95% de las madres españolas dedica parte de su día a los hijos frente al 68% de los padres. Las diferencias son mayores en las tareas domésticas, con un 84 y 42%. Recientes estudios asocian esta inequidad en las tareas familiares con las diferencias en los salarios y la promoción profesional. La brecha salarial entre ambos sexos coincide con la maternidad y se cifra en torno a un 20% menos de sueldo por hora trabajada.

La socióloga Teresa Martín, investigadora del Men Roles Project, reflexionaba sobre las consecuencias de esta desigualdad en la educación de las nuevas generaciones: "Nos olvidamos del derecho de los niños y las niñas de gozar del contacto con sus dos progenitores y de que no se les transmitan roles sexistas". Y, por si sabe a poco, se puede continuar discutiendo con datos en la mano cómo la desigualdad de los permisos de maternidad y paternidad fomenta la discriminación laboral, y si realmente los permisos iguales e intransferibles garantizarán la equidad en los cuidados.

“La comida ecológica es más sana”

Esta afirmación es falsa, por muy raro que parezca. La comida 'eco' ni es más segura ni es más nutritiva. La comida convencional es al menos tan segura como la orgánica. Un informe de la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA) desvela que, aunque los niveles de pesticidas en lo orgánico sean menores, más del 95% de los alimentos convencionales tienen cantidades de estos residuos inofensivas para el organismo humano.

Los alimentos eco tampoco son más nutritivos, según las evidencias disponibles. Como explicaba Marta Chavarrías en ConsumoClaro, existen tanto estudios a favor como en contra de los posibles beneficios de unos y otros, como esta revisión que publicamos hace unos años; pero no existe información suficiente para determinar si hay diferencias nutricionales entre ambos tipos de alimentos. El nutricionista Juan Revenga también ha analizado esta controversia en El Comidista.

“Una copa de vino al día es saludable”

No, en ningún caso tomar una copa de vino al día tiene un efecto beneficioso para la salud. Está demostrado científicamente que, incluso en dosis moderadas, el consumo de alcohol aumenta el riesgo de padecer cáncer, afecta al funcionamiento sexual y puede causar más de 200 enfermedades y trastornos como afirma la OMS.

“Para la resaca, mañana unas cañas”

Es un clásico de las falsas afirmaciones categóricas, quizá porque nos cuesta asumir la realidad: ni se conocen bien los mecanismos que originan la resaca, ni hay tratamientos efectivos para paliarla. Como explicaba hace años en un reportaje de Marta Palomo, la única fórmula mágica contra la resaca es no beber. Pero lo cierto es que muchos hemos sentido que un pequeño consumo de alcohol durante la resaca nos alivia. Y tiene una explicación científica.

Después de beber, el etanol es procesado por la enzima alcohol deshidrogenasa (ADH) en metabolitos muy tóxicos que provocan malestar. Cuando la enzima termina con el etanol, se pone manos a la obra con el metanol, otro alcohol de menor calidad y que da más resaca. Si bebemos un poco más, la ADH deja de producir metabolitos tóxicos, pero el alivio es solo temporal y se acumula más metanol para más tarde.

Publicidad

Publicidad