Cargando...

Secciones

Publicidad

Fotografía de archivo de un lince ibérico. EFE/Archivo

Piden una multa de 60.000 euros para los dueños de unos perros que mataron a un cachorro de lince cerca de Doñana

Publicidad

La Fiscalía de Sevilla imputa a una pareja de biólogos por un delito contra la fauna cometido por imprudencia grave.

Sociedad

La Fiscalía de Sevilla pide una multa de 60.000 euros para una pareja de biólogos cuyos perros mataron a un cachorro de lince mientras paseaban sueltos por los pinares de Aznalcázar (Sevilla), cerca del Parque Nacional de Doñana, una costumbre frecuente entre los dueños de mascotas que está prohibida.

Publicidad

Llevar a los perros sin atar mientras se da un paseo por el campo es habitual a pesar de que no está permitido y de que solo se puede hacer en las zonas expresamente permitidas y acotadas.

En algunos espacios naturales incluso han colocado carteles al principio de los senderos más populares pidiendo a los dueños que lleven a sus perros atados.

En la denuncia de la Fiscalía, a la que ha tenido acceso Efe y que se ha remitido a los juzgados de Sanlúcar la Mayor (Sevilla), imputan a un catedrático y a su pareja, también docente en la universidad, un delito contra la fauna cometido por imprudencia grave.

Los hechos ocurrieron cuando la pareja, poco antes de las 13 horas del 13 de mayo de 2018, paseaban por la zona llamada Las Trescientas, en un coto deportivo de caza de Aznalcázar.

Los biólogos conocían que en esa zona "campea habitualmente el lince ibérico", una especie en peligro de extinción, y pese a ello paseaban con los dos perros sueltos y "sin control efectivo", afirma la Fiscalía.

Durante el paseo, ambos perros advirtieron la presencia de un cachorro de lince, y de forma inmediata lo cazaron "a dentelladas", tras lo cual se lo llevaron a la pareja de biólogos, que conocían el nivel de protección de esta especie y a las personas encargadas de protegerla, recoge la denuncia.

Tras advertir la gravedad de las lesiones del animal, y para intentar recuperarlo, los acusados llamaron en ese momento a las personas de la Consejería de Medio Ambiente encargadas de la dirección del programa de conservación del lince, explica la denuncia.

Publicidad

Sin embargo, el animal murió por lesiones en el costado derecho y en la región dorsal, en concreto por la rotura de músculos intercostales y fractura de costillas, que le afectaron a la cavidad torácica y al pulmón, y también tenía lesiones en las extremidades, según la necropsia que le hizo la Consejería.

La petición de la multa se basa en un decreto andaluz de 2012 que regula la conservación y el uso sostenible de la flora y fauna silvestre, en el que se establece un valor de 60.000 euros como baremo de indemnización para cada ejemplar de la especie de lince ibérico (lynx pardinus), precisa la denuncia.

Publicidad

La Fiscalía pide al juzgado que oiga a los denunciados y que se les exija una fianza, y no considera necesario oír nuevamente a los testigos ni hacer nuevas ratificaciones de peritos, "sin perjuicio del derecho de la defensa a solicitarlo a efectos de posible contradicción".

Publicidad

Publicidad

Publicidad