Cargando...

Secciones

Publicidad

La fiesta se celebró este 3 de marzo únicamente en la Sala But de Madrid. /Facebook

Tanga! Party La fiesta gay 'Tanga! Party' se marcha del Teatro Barceló tras el evento de Vox

Publicidad

Los organizadores de la celebración han manifestado que el mitin de la formación de extrema derecha celebrado el viernes 2 de marzo en ese mismo escenario en Madrid "es completamente incompatible con los valores y filosofía de la fiesta".

Sociedad

Después de tres años Tanga! Party no celebrará más sesiones en el Teatro Barceló. Esta fiesta, una de las más famosas de Madrid dirigida al público gay y que, hasta ahora, tenía lugar de forma simultánea tanto en este local como en la sala But un domingo de cada mes, se canceló ayer por el acto que ofició Vox en este mismo escenario justo dos días antes, el 2 de marzo. Los organizadores de este evento han manifestado que Tanga! "es completamente incompatible con los valores y filosofía de la fiesta".

Publicidad

"Nuestro objetivo es celebrar una fiesta en la que se respete la diversidad y la individualidad de cada uno, donde nuestro público se encuentre a gusto y en libertad", dice el manifiesto que la organización difundió ayer, horas antes de la fiesta, a través de las redes sociales. "Tenemos una responsabilidad con el colectivo LGTBI y no podemos mirar hacia otro lado ante este tipo de actos cómplices con grupos de ultraderecha", insisten. 

Únete a nosotros

El hecho de que Tanga! se celebrara en la sala But significa que el aforo es mucho más limitado. Pero no fue un problema puesto que, en comparación con otras sesiones, el número de personas que acudió al evento fue "mucho menor". "El público ha sido distinto al de otras veces, la sala es más pequeñita... fue una noche extraña", comenta Hugo, un asiduo de esta fiesta. "La parte reivindicativa fue algo emocionante pero creo que todo esto ha sido puro marketing y comercio y se ha hecho negocio con los derechos LGTBI que tanto ha costado conseguir", manifestó en las inmediaciones de la sala But, donde los adeptos a esta fiesta comentaron lo sucedido. 

Lectura del manifiesto durante la fiesta celebrada el domingo en la sala But

"¿Los fans de Laura Pausini van a dejar de ir a su concierto en Vistalagre solo porque Vox también dio un mitin allí?", se preguntaba Hugo. Entre su grupo de amigos ésta era la opinión generalizada. "No puede ser que la extrema derecha nos quiera quitar derechos y también los espacios que estábamos utilizando", señalaron indignados. 

Publicidad

Por ello, algunos apuntaron que la celebración de Tanga! Party debería haberse celebrado en el Teatro Barceló, aunque "sin consumir". "Podríamos haber ido allí y donde hace una semana había un votante de Vox ahora ponemos a dos maricas dándose un beso con una bandera del orgullo", explica Hugo. "Es una forma mucho mejor de protestar", insiste. 

Críticas por la decisión

"El cambio me parece una estrategia más empresarial que por valores o por apoyar los ideales del colectivo LGTB ya que estaba ya planificada anteriormente", critica Fernando Lorenzo. A partir de ahora, y para el tercer aniversario de Tanga!  la fiesta se celebrará en La Riviera. Una decisión que, según explica Fernando, "ya la tenían prevista desde hace semanas". 

Publicidad

Pero los asistentes confían en que de nuevo el Teatro Barceló se convierta en el principal escenario. "Con vistas a la fiesta del orgullo volverán ya que la fiesta dura varios días y todas las salas de Madrid grandes ya están cogidas por otros organizadores", asegura Fernando, para quien la cancelación de ayer se debe a "la presión mediática" que se dio en las redes sociales, "más que por la defensa de valores".

"Aun así, la acogida de la decisión fue muy aplaudida y a las ocho ya habían colgado el cartel de aforo completo en But", cuenta Fernando. Hugo apunta que hay que tener en cuenta que normalmente se llenaban "las tres plantas de la Barceló" y que, aunque ayer se llenara "hubo mucha gente habitual que prefirió no ir". "Esperemos que esta fiesta no vaya para abajo con tanto cambio de salas y de público, puesto que ya está perdiendo adeptos", lamenta Hugo.

Publicidad

Publicidad

Publicidad