Cargando...

Secciones

Publicidad

Un hombre coloca un placa durante la concentración convocada por el Sindicato de Manteros en la plaza de Nelson Mandela, en Madrid, en recuerdo a Mame Mbaye, cuando se cumple un año de su muerte.. EFE/ Kiko Huesca

Mame Mbaye "¿Quién repara nuestro dolor cuando perdimos un hermano por el racismo institucional?"

Publicidad

Cientos de personas han recordado al mantero y activista Mame Mbaye en el barrio de Lavapiés, un año después de su muerte.

Sociedad

"Mame, hermano, no te olvidamos", han coreado centenares de personas hoy en la madrileña Plaza de Nelson Mandela, un año después de la muerte de Mame Mbaye tras una persecución policial. Mantero y activista por los derechos de las personas migrantes, sus compañeros del Sindicato de Manteros y Lateros lo recuerdan por su compromiso en su lucha: "Mbaye era una persona que creía en la igualdad de derechos. Cocinaba, hacía nuestras pancartas y siempre estaba presente en todas las acciones para denunciar el racismo institucional que ha acabado con su vida", han señalado.

Publicidad

La concentración de homenaje a Mbaye, organizada por el Sindicato de Manteros y Lateros y de la Asociación de Inmigrantes Senegaleses en España, ha reunido a cientos de personas en el barrio de Lavapiés. Los gritos de “la ley de extranjería nos mata cada día y “ninguna persona es ilegal” han culminado en la colocación de una placa conmemorativa en la calle del Oso, lugar de los acontecimientos, a “Mame Mbaye, víctima del racismo institucional del Estado español. Durante la lectura del manifiesto, se ha recordado a Samba Martine, Alpha Pam, Idrissa Diallo y las personas muertas en el Mediterráneo y se ha condenado el atentado islamófobo de hoy en Nueva Zelanda.

Mame Mbaye falleció el 15 de marzo de 2018, sobre las 17 horas. Cayó desplomado frente a la puerta de su casa, después de atravesar el centro de Madrid corriendo, huyendo de la Policía. "No puedo más", dijo a sus compañeros antes de perder el conocimiento.

En un primer momento, el Ayuntamiento de Madrid negó que se hubiese producido una redada contra los manteros en el centro de la ciudad ese día, para más tarde reconocer que esta había ocurrido, matizando que los policías ya no perseguían a Mbaye en el momento de su muerte. La autopsia de su cuerpo reveló que había sufrido una parada cardiorrespiratoria, como consecuencia de una enfermedad congénita.

Publicidad

Mame Mbaye llevaba trece años en España sin poder regularizar su situación

El Sindicato de Manteros relaciona la muerte de su compañero con las condiciones de vida que la Ley de Extranjería y la criminalización de la manta imponen a los manteros. “Mbaye no tenía acceso al sistema sanitario, porque las leyes criminales decretaron la expulsión sanitaria de las personas extranjeras”, declaró durante la concentración Cheick Ndiaye, de la Asociación de Inmigrantes Senegaleses en España. Ndiaye explicó que Mbaye odiaba la venta ambulante, pero la falta de alternativas lo llevó a tener que huir de la policía una y otra vez. “La muerte de Mbaye se ha convertido en un símbolo de nuestra lucha por nuestros derechos y la denuncia del racismo institucional que nos ahoga cada día”, han recordado los convocantes del encuentro.

“Pedimos reparación, no sólo que se haga justicia”

Seringe Mbaye, del Sindicato de Manteros, ha pedido una investigación más profunda que esclarezca los hechos que llevaron a la muerte de Mame Mbaye. Su compañero y portavoz del Sindicato, Malick Gueye, ha apuntado que el mantero tenía una familia que dependía económicamente de él. “Pedimos reparación, no sólo que se haga justicia”, ha recalcado. “Nadie ha hecho nada porque Mbaye es negro y pobre”, ha denunciado Gueye.

Publicidad

El portavoz del Sindicato de Manteros ha criticado la actitud de los partidos políticos, acusándolos de utilizar la figura de los manteros como instrumento propagandístico. “Dejad de jugar con nuestra vida. Dejad de poner a los manteros en la mesa para hacer campaña electoral”, ha exigido. “Estamos hartos de ver políticos blancos hablar de nuestras vidas sin nunca acercarse a nosotros para preguntar la situación de nuestra vida”, ha manifestado Gueye. Al mismo tiempo, ha subrayado la responsabilidad de los medios de comunicación en reproducir la demonización de los manteros.

Concentración convocada por el Sindicato de Manteros esta tarde en la plaza de Nelson Mandela, en Madrid, en recuerdo a Mame Mbaye, cuando se cumple un año de la muerte. / PAULA PEÑACOBA

Trece años en España y sin permiso de residencia

Mame Mbaye llevaba trece años en España sin poder regularizar su situación. Había tratado de hacerlo en varias ocasiones, sin éxito. “El caso de Mbaye no es un caso aislado, hay muchísimos compañeros que llevan más de trece años en España, no pueden tener los papeles, sufren todos los días el estrés de ser un vendedor ambulante, que te persiga la policía hasta que te mueres por un infarto”, ha explicado a Público el portavoz del Sindicato de Manteros.

Publicidad

“En los días después de la muerte de Mbaye a lo mejor hubo menos persecución, pero hoy en día hay más persecuciones que el año pasado”, ha contado Gueye en declaraciones a este medio. “La última reunión que tuvimos con Manuela Carmena fue en mayo, ella dijo que íbamos seguir en quince días trabajando juntos para buscar alternativas a los manteros para que no vendan en la calle y desde este momento no hemos vuelto a saber nada de ella”, ha informado el militante antirracista. “No ha cambiado nada”, afirma.

Publicidad

Publicidad