Cargando...

Secciones

Publicidad

Un grupo de trabajadoras del hospital Clínico de Madrid. | UGT

Hospital Clínico San Carlos Los empleados de limpieza del hospital Clínico convocan huelga indefinida hartos de los incumplimientos del convenio

Publicidad

La plantilla del Servicio de Limpieza del hospital Clínico San Carlos de Madrid ha convocado una huelga indefinida a partir del próximo 1 de abril ante la negativa de la empresa adjudicataria a cubrir las vacantes y a pagar los pluses por cambio de turno y trabajo en días festivos.

Sociedad

Los trabajadores han denunciado el incumplimiento del convenio colectivo por parte de la empresa adjudicataria del servicio, Garbialdi, con sede en Bilbao, a la que acusan de saltarse a la torera el compromiso de mantener la totalidad de la plantilla y de pagar el cien por cien del salario en casos de enfermedad, hospitalización o maternidad

Publicidad

La presidenta del comité de empresa, Ángela Toribio (UGT), explicó a este diario que los trabajadores han convocado movilizaciones desde primeros de año, pero los adjudicatarios del servicio de limpieza han hecho caso omiso a sus peticiones y se han negado establecer vías de diálogo.

“Nosotros no estamos pidiendo una subida salarial”, subraya, “sino que se cubran las vacantes que se han producido desde marzo de 2017 por jubilaciones, fallecimientos o incapacidades. Somos 278 trabajadores y trabajadoras en plantilla, pero faltan por cubrir 34 vacantes. Además, la empresa desatiende sus obligaciones en casos de bajas de larga duración o por operaciones quirúrgicas”.

La falta del personal necesario para atender las necesidades de limpieza del hospital produce, según la sindicalista, una sobrecarga de trabajo en el resto de los empleados, muchos de los cuales tienen una edad avanzada y llevan treinta o cuarenta años prestando su servicio en el centro sanitario.

Publicidad

“Lo más sangrante”, lamenta Ángela Toribio, “es la dejadez y la negativa de la empresa a contratar a empleados que cubran las bajas que se van produciendo. Eso hace que aumente la sobrecarga de trabajo y no es lo mismo limpiar una zona de trabajo que dos zonas y media de trabajo. Muchas compañeras se estén dando de baja por el exceso de trabajo”.

Desde el pasado mes de febrero hasta la fecha, los representantes de Garbialdi apenas han mantenido cuatro reuniones con los trabajadores, en las que, según el comité, “prácticamente vienen a reírse de nosotros. Llegan tarde alegando que el avión que les ha traído de Bilbao venía con retraso y se limitan a comunicarnos que, en principio, pueden hacer dos contratos y que más adelante, según vaya pasando el tiempo, ya se verá”.

Publicidad

Fachada del hospital Clínico San Carlos, en Madrid. | Google Maps

Comprensión

El comité de empresa (compuesto por 5 representantes de UGT, 3 de CCOO y del CSIF y los otros dos restantes del Movimiento Asambleario de Trabajadores de Sanidad) han pedido comprensión a los usuarios y enfermos del hospital Clínico San Carlos por la convocatoria de huelga, pero les piden que entiendan que un servicio de estas características debe ser realizado con una plantilla suficiente.

“Estamos en un hospital, haciendo labores de limpieza, y los propios pacientes sufren esas carencias en el servicio, que no reúne unas buenas condiciones. Tampoco se están realizando correctamente, por la falta de trabajadores, las tareas de retirada de residuos, y nosotros ya hemos dado cuenta de todo esto al hospital y a las autoridades sanitarias”, apostilla la sindicalista.

Publicidad

En este sentido, recuerda que el comité ha enviado escritos a la Gerencia del hospital y al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) en los que les exige su intervención para solucionar el problema, sin que hasta la fecha hayan obtenido respuesta alguna.

En cuanto a los servicios mínimos previstos a partir del 1 de abril, Ángela Toribio recordó que en la última huelga que se convocó hace dos años la Consejería de Sanidad decretó el 80 por ciento del servicio ordinario. “Entonces fueron abusivos y ahora nos tememos algo parecido”, sentenció.

Este periódico ha intentado, sin éxito, conocer la opinión de algún responsable de la empresa adjudicataria sobre el conflicto laboral. Desde Garbialdi se han limitado a decir que de este asunto no hacen declaraciones.

Publicidad

Publicidad