Cargando...

Secciones

Publicidad

Varios modelos del Nissan Qashqai, aparcados en la planta de Sunderland./REUTERS

Vehículos SUV El aumento de ventas de coches todocamino eleva las emisiones contaminantes de CO2

Publicidad

Casi uno de cada dos vehículos vendidos en España son SUV o Crossover. El peso de estos coches provoca que los motores sean menos eficientes y emitan más gramos de CO₂ por cada kilómetro recorrido.

Sociedad

El mercado del automóvil está en proceso de cambio. Desde que en 2015 saliera a la luz el escándalo de emisiones modificadas intencionadamente por el grupo Volkswagen en sus vehículos diésel, la incertidumbre parece haberse apoderado de la industria. Así, la crisis del gasóleo, junto con la aparición de un escenario de movilidad alternativa, ha provocado que las ventas de vehículos particulares se hayan visto afectadas. Tanto, que el sector encadena nueve meses de caída sostenida en España, según los datos de la patronal del automóvil (ANFAC).

Publicidad

En este escenario, ha aparecido un nuevo elemento a tener en cuenta: la irrupción de los SUV o todocamino, la versión moderna de los clásicos todoterreno. En España, el aumento de las ventas de este tipo de vehículos se ha disparado y ya suponen casi el 45% del total de los coches privados vendidos en lo que llevamos de año, según las cifras de Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (ANIACAM).

Los SUV, que parecen haber desbancado a las berlinas, se han convertido en la elección predilecta de los consumidores. Sin embargo, este tipo de carrocerías pesadas y grandes son uno de los factores principales que explican el aumento de las emisiones de CO₂ en los nuevos coches matriculados, según denuncia el último informe de Ecologistas en Acción, SUV contra el clima.

Publicidad

En 2017 se produjo un aumento de 1 gramo de CO₂ por cada Kilómetro recorrido

Desde 2008 la tendencia apuntaba a una disminución de las emisiones de CO₂ en el conjunto de los vehículos nuevos que se vendían. Sin embargo, en 2016, poco después del estallido del dieselgate, esa realidad se revierte y las cifras medias de contaminación en los vehículos nuevos comienzan a ascender. "En 2017 se produjo un aumento de 1 gramo de CO₂ por cada Kilómetro recorrido (g CO₂/km) respecto al año anterior. En 2018 de 4g CO₂/km respecto a 2016", explica la publicación de la organización ecologista, que apunta a que la media actual estaría ya en los 120g CO₂/km. 

Únete a nosotros

El informe señala precisamente a los SUV o Crossover como principales causantes del aumento de las emisiones en el escenario español. Las características de estos coches, que se presentan mucho más pesados y grandes, lastran la eficiencia de los motores, que terminan "consumiendo más combustible y emitiendo más CO₂" para circular. De hecho, las cifras de contaminación medias de los emergentes todocamino se sitúan en los 132g CO₂/km, mientras que las de los utilitarios de tamaño medio están en los 118g CO₂/km, según los datos de Transport&Environment

El estudio de Ecologistas en Acción aporta los datos de emisiones de los modelos más vendidos en España que ofrece la Agencia Tributaria. En ese sentido, la realidad muestra cómo la mayoría de ellos sobrepasan los 120g de CO₂ por kilómetro recorrido. El Nissan Qashqai –que además es el coche más vendido en todo el Estado– llegaría a los 138 gramos de CO₂, mientras que el Peugeot 3008, el segundo en la lista de ventas, rondaría los 131 gramos de CO₂. En la lista ofrecida por la organización medioambientalista, la mayoría de los modelos sobrepasan la media de emisiones de los 120g de CO₂ por Km recorrido. La única excepción, el SEAT Arona, se explica por sus cualidades físicas, que lo definen como un coche más pequeño y ligero que el resto. 

Publicidad

Aumento de la cilindrada y declive del diésel

El estudio analiza también los posibles cambios en la cilindrada de los vehículos y en la reducción de las ventas de los automóviles diésel como otros posibles factores que expliquen el incremento de las emisiones de los nuevos vehículos. Se trata de dos realidades que fueron mencionadas por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y que en ocasiones son utilizadas por los fabricantes como argumento de defensa.

Un mismo modelo de automóvil tiende a generar más emisiones de CO₂ en la versión diésel que en la gasolina

Sin embargo, los datos recogidos por Ecologistas en Acción no muestran cambios sustanciales. En cuanto a la cilindrada, la evolución de los vehículos nuevos matriculados no muestra cambios notables desde 2016 –año en el que la media de emisiones comienzan a incrementar– y los automóviles con menos centímetros cúbicos de potencia representan la mayor proporción de las ventas en los últimos tres años.

Publicidad

Por lo que se refiere al diésel, las restricciones y las limitaciones no terminan de explicar el aumento de las emisiones en los coches nuevos. Tanto es así, que los nuevos vehículos diésel, pese a ser menos, han incrementando en cinco gramos las emisiones medias de CO₂ durante los últimos tres años, mientras que los automóviles gasolina lo han hecho en dos gramos. Esto, para Ecologistas en Acción, confirma que el declive del gasóleo está justificado ambientalmente. 

Además, el informe señala a los datos del ICCT (International Council on Clean Transportation) que muestran cómo un mismo modelo de automóvil tiende a generar más emisiones de CO₂ en la versión diésel que en la gasolina. 

Impuestos contra los SUV

Para Nuria Blázquez, autora del estudio y responsable de Transportes de Ecologistas en Acción, el camino para revertir esta situación pasa por un cambio en el modelo de impuesto de matriculación, que, a su juicio, va "a la contra" de lo que pide el planeta. En ese sentido, la experta propone un sistema en el que se pague por cada gramo de CO₂ que se emita en cada Kilómetro. De esta forma, los SUV y el resto de vehículos pesados y contaminantes tendrán que pagar una mayor tasa impositiva, lo cual podría generar un cambio en el mercado y revertir el crecimiento de los todocamino.

Por otra parte, la experta propone que la exención de impuestos solo afecte a los vehículos cero emisiones. Esto, además de incentivar la aparición de los eléctricos, excluiría del epígrafe de los automóviles limpios a los híbridos –mezcla de motores eléctricos y motores gasolina– y a los propulsados por GLP (gas licuado del petróleo) o GNC (gas natural comprimido), ya que también son "combustibles fósiles" y emiten gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Publicidad

Publicidad