Cargando...

Secciones

Publicidad

Boceto de la planta logística de Villaverde (PALM-40). | Pavasal

Amazon Polígono de Villaverde: los vecinos vuelven a la carga porque siguen las obras y el Ayuntamiento incumple sus promesas

Publicidad

La Plataforma Vecinal Usera-Villaverde y la FRAVM convocan para este miércoles una manifestación para reclamar la paralización de las obras de construcción del Parque Logístico Madrid M-40 (PALM-40), que será el más grande de la capital.

Sociedad

“Por mucho que Amazon quiera, que es la empresa que maneja el cotarro en este momento y la que más dinero tiene en el mundo, no puede ser que nos traguemos con patatas lo que quieren hacer en el polígono logístico de Villaverde”.

Publicidad

Son palabras de Javier Cuenca, de la asociación de vecinos La Incolora, de Villaverde Alto, quien de esta forma expresa su indignación porque continúan unas obras que tendrían que estar paralizadas, en cumplimiento de una decisión adoptada por un pleno municipal celebrado el pasado 27 de marzo.

En aquella ocasión, todos los grupos políticos votaron a favor de una proposición del PSOE que instaba al Área de Desarrollo Urbano Sostenible a “proceder a la paralización inmediata, con carácter temporal, de las obras en marcha, en tanto no se aclaren todas las circunstancias relacionadas con este proyecto, en lo relativo al cumplimiento de la Normativa del Plan General y la legislación sectorial de referencia”.

Según la proposición del pleno, el consistorio tenía que emitir una licencia urbanística adecuada para las obras, no sin antes aprobar un Plan Especial de Control Urbanístico Ambiental de Usos que “habilite a desarrollar las medidas necesarias para minimizar los impactos y afecciones medioambientales a los vecinos del entorno”.

Publicidad

Denuncian que se siguen construyendo zanjas y que se están talando árboles de gran porte

La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) asegura que nada de esto se ha cumplido y que las obras continúan a buen ritmo, con el consiguiente trasiego de camiones de gran tonelaje y, en los últimos días, con la tala de diversos árboles de gran porte que se encontraban en la parcela.

“El Ayuntamiento”, remacha Javier Cuenca, “ha incumplido los acuerdos que tenía con las asociaciones vecinales de paralizar las obras y de elaborar un estudio medioambiental. Todo eso ha quedado en agua de borrajas, lo que parece demostrar aquello de ‘poderoso caballero es don dinero’”.

Publicidad

La parcela, situada en la calle Eduardo Barreiros, tiene más de 90.000 metros cuadrados y en ella está previsto que se instalen grandes empresas de venta por internet, como Amazon.

Situada a 8 kilómetros de la Puerta del Sol y a 19 kilómetros del aeropuerto de Barajas, está muy bien conectada con la M-40, la carretera de Madrid-Toledo (A-42) y la carretera de Andalucía. Igualmente, por sus proximidades discurren varias líneas de autobuses de la EMT y cuenta con paradas de Metro y de Cercanías de Renfe.

Recreación del proyecto de plataforma logística PALM40, en el barrio madrileño de Villaverde.

30.000 personas afectadas

Desde que comenzaron hace más de un año las obras de construcción del macropolígono logístico, los vecinos han alertado sobre los problemas de contaminación acústica y atmosférica que su puesta en funcionamiento acarreará en un entorno en el que viven unas 30.000 personas.

Publicidad

Los vecinos han propuesto la construcción de un enlace directo entre la planta y la M-40, para aliviar el exceso de tráfico, pero la medida no cuenta en un principio con el visto bueno del Ministerio de Fomento.

“En este tiempo”, recuerda Cuenca, “y después del pleno municipal, nos hemos estado reuniendo los vecinos y el DUS (Área de Desarrollo Urbano Sostenible), y siempre nos han dicho que se iban a atender nuestras demandas, que se iba a hacer el estudio de impacto medioambiental, pero el resultado es que se nos ha mentido”.

Los vecinos consideran un “desatino” que sigan las obras pese a la decisión del pleno de paralizarlas

“Todo esto es un desatino, pero nosotros no vamos a parar. Si vemos que desde la administración se desatienden nuestras demandas y se continúa trabajando al margen, el único recurso que nos queda al movimiento vecinal es seguir con las movilizaciones”, indica Cuenca.

Respecto al nuevo equipo municipal que se forme tras la constitución de los ayuntamientos y ante la posibilidad de que pueda ser o no más sensible a sus peticiones, Cuenca señaló que los únicos que han acompañado a los vecinos en sus movilizaciones contra el polígono han sido el PSOE, Ciudadanos y Más Madrid, aunque esta última formación de manera más tibia.

“Con Vox no tenemos contacto ni queremos tenerlo. Lo que es un hecho innegable, gobierne quien gobierne, es que se trata de un problema de índole vecinal, porque se va a construir una plataforma cuya actividad repercutirá negativamente en los distritos de Usera y Villaverde, y lo que debe imperar es la lógica”, recalca

Publicidad

Publicidad