Cargando...

Secciones

Publicidad

Quitar los restos de medusa sin frotar y lavar con abundante agua salada son algunas de las recomendaciones básicas que se incluyen en la guía. Pixabay

Medusas El CSIC alerta del aumento de medusas en España, incluidas las especies invasoras

Publicidad

Ante esta proliferación, el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona-CSIC ha publicado un protocolo para saber qué hacer en caso de picadura de una medusa. La guía ofrece tanto las pautas generales aplicables a todas las medusas como una serie de protocolos específicos para ciertas especies.

Sociedad

El Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) de Barcelona ha advertido del crecimiento un año más de la presencia de medusas en las playas españolas, incluidas algunas especies invasoras, como la carabela portuguesa (Physalia physalis).

Publicidad

Ante esta proliferación, el ICM-CSIC ha publicado un protocolo para saber qué hacer en caso de picadura de una medusa.

Quitar los restos de medusa sin frotar y lavar con abundante agua salada son algunas de las recomendaciones básicas que se incluyen en la guía, que también identifica algunas de las especies más comunes que se pueden encontrar en el litoral español.

Publicidad

La guía hace énfasis en evitar algunas prácticas como no aplicar agua dulce, amoniaco o alcohol

La guía, que forma parte del Proyecto MEDUSA del ICM-CSIC, se puede consultar en la página web del propio centro de investigación y ofrece tanto las pautas generales aplicables a todas las medusas como una serie de protocolos específicos para ciertas especies, como la Pelagia noctiluca, la Rhizostoma pulmo o la Cotylorhiza tuberculata, entre otras.

Únete a nosotros

Entre las recomendaciones básicas comunes a todas las especies se encuentra quitar los restos de medusa sin frotar, lavar la zona afectada con abundante agua de mar, aplicar agua con bicarbonato, aplicar hielo seco a intervalos y, si persiste el dolor, consultar con un médico.

"El tratamiento frente a la picadura de medusas busca atenuar los efectos del veneno, prevenir envenenamiento posterior de trozos residuales de medusas en la piel y minimizar las complicaciones derivadas del uso de productos no probados", ha explicado el investigador del CSIC Josep María Gili, experto en medusas y uno de los autores de los protocolos.

Publicidad

La guía hace énfasis en evitar algunas prácticas que, lejos de ayudar, pueden empeorar la condición de la persona afectada por la picadura, como por ejemplo que no hay que aplicar agua dulce, ni amoniaco, ni alcohol, no hay que frotar la zona afectada, ni aplicar vendajes a presión y, excepto en casos muy específicos, tampoco hay que aplicar vinagre.

La proliferación de medusas afecta a la salud de las personas

La página del Proyecto MEDUSA incluye también materiales para aprender a identificar las medusas más comunes del Mediterráneo, como la medusa luminiscente (Pelagia noctiluca), la medusa huevo frito (Cotylorhiza tuberculata) o la vela púrpura (Velella velella), y otras especies invasoras que empiezan a aparecer en las costas, como la carabela portuguesa (Physalia physalis).

Publicidad

"Este verano, como ha venido sucediendo en los últimos años, volverá a ser habitual, y posiblemente se incremente, la presencia de medusas en las playas. En general, se ha detectado un aumento del número y la frecuencia de medusas y también han empezado a aparecer cada vez con más asiduidad especies poco habituales, como la cubomedusa Carybdea marsupialis", ha advertido el investigador del ICM-CSIC.

El biólogo marino ha reconocido que la proliferación de medusas, en aumento en los últimos 50 años, tiene impacto en la salud de las personas, el medio ambiente marino, la pesca y el turismo.

En los últimos años, en Catalunya las picaduras de medusas se han incrementado hasta representar entre el 40% y el 80% de las incidencias totales en las playas.

El número de afectados por picadura de medusa en Catalunya oscila entre los 15.000 y los 20.000 en los meses de verano, según los datos de los servicios de socorrismo de las playas.

Un número que podría ser superior si se contabilizasen las personas que acuden directamente a centros hospitalarios.

Publicidad

Publicidad