Cargando...

Secciones

Publicidad

El edificio del museo Tate Modern, y su mirador desde el décimo piso, a orillas del Támesis, en Londres. REUTERS/Peter Nicholls

El joven que empujó a un niño de 6 años desde lo alto de la Tate Modern se niega a declarar ante el juez

Publicidad

Su defensa pedirá un análisis psiquiátrico para evaluar si está en condiciones de declarar. Lleva detenido desde el domingo acusado de tentativa de asesinato. El juicio podría celebrarse en febrero de 2020.

Sociedad

Cuatro días después de que ocurrieran los hechos, este jueves era el momento de escuchar la versión joven de 17 años que el pasado domingo empujó a un niño de 6 años desde un mirador de la Tate Modern de Londres.

Publicidad

Pero ante el magistrado de la sala 6 de los juzgados de Old Bailey, en el centro de Londres, el agresor, que llevaba detenido desde el domingo acusado de un delito de intento de asesinato, se ha limitado a confirmar su nombre, edad y nacionalidad británica.

Únete a nosotros

Su abogado ha indicado que va a pedir un informe psiquiátrico para evaluar si su defendido se encuentra en condiciones de poder declarar. Mientras tanto seguirá detenido en un centro de menores a la espera de juicio.

El proceso, que está previsto que comience el 3 de febrero de 2020, se prolongaría durante dos semanas. Aunque antes habrá una nueva vista en el mes de noviembre cuando se espera que declare el acusado.

Hasta ahora sólo había comparecido en un tribunal de menores el pasado martes ante el que se limitó a hacer lo mismo: confirmar su nombre (que no se puede hacer público), edad, dirección, fecha de nacimiento y su nacionalidad británica.

La víctima, un niño de 6 años de nacionalidad francesa que se encontraba de vacaciones en Londres con su familia, continúa recuperándose de una hemorragia en el cerebro y fracturas en la columna vertebral, piernas y brazos. Lo médicos han confirmado que permanece en estado crítico pero estable.

Scotland Yard dice que se trata de un "trágico" suceso “sin un motivo claro aparente”

Todo ocurrió en torno a las 14:30 horas del domingo, mientras ambos se encontraban en uno de los miradores del museo, en una décima planta desde donde el agresor empujó la víctima, que se precipitó hasta otra plataforma en el quinto piso y tuvo que ser evacuado en helicóptero.

Publicidad

Scotland Yard, que a través de sus redes sociales ha pedido la colaboración a todos aquellos que estuvieran allí, ha definido desde el primer momento lo ocurrido como “un incidente realmente trágico” que está siendo tratado de forma aislada como un suceso “sin un motivo claro aparente”.

Esa es la pieza que falta: saber qué puedo llevar al adolescente, que no conocía de nada a la víctima, a empujarlo. En la vista del pasado martes el letrado Sian Morgan dijo ante el tribunal que el joven de 17 años agarró al niño cuando estaba a solo unos metros de sus padres y lo arrojó con un movimiento "muy rápido”. Algunos testigos habrían contado además que vieron al acusado comportándose de manera nerviosa antes de lo ocurrido.

Publicidad

Esto encajaría con la petición del inspector jefe de la Policía Metropolitana, John Massey, que ha solicitado la colaboración de cualquiera que viera "a un hombre cuyo comportamiento pareciera fuera de lugar, sospechoso o preocupante cerca del museo en las horas previas al incidente”.

Nancy Barnfield, otra testigo que se encontraba en la misma plataforma desde la que fue arrojado el niño aseguró que había visto al detenido “mirando a la gente como asustado” pero que cuando después de lo ocurrido fue retenido por otras personas hasta que llegó la policía, “estaba bastante tranquilo”.

Publicidad

La noticia, que se ha seguido con mucho interés en Reino Unido ha llevado incluso a una mujer, Vicky Diplacto, a poner en marcha una iniciativa con el fin de recaudar fondos  para ayudar a la familia de la víctima a hacer frente a los gastos médicos de su recuperación. Su objetivo es lograr 20.000 euros y en un sólo día ya ha conseguido donaciones por más de 16.000 euros.

Publicidad

Publicidad